Suscripción gratis a Infocerámica 2017

Ai Weiwei – “Pipas de girasol”

2

Este vídeo me ha gustado especialmente. En él se puede ver todo el proceso que siguió el artista chino Ai WeiWi para la realización de la instalación “Sunflower seeds” (Pipas de girasol), que pudo verse en sala de turbinas de la Tate Modern (los primeros días se pudo incluso andar sobre el lecho de pipas de girasol, aunque tuvieron que prohibir pisarlas debido a que el polvo que se levantaba podía ser perjudicial para la salud de los visitantes). Aparte del contenido conceptual de la obra, es interesante comprobar que Ai WeiWei se implica en todo el proceso, desde la extracción del caolín hasta la instalación en la sala.
Para la fabricación de los 100 millones de pipas de girasol de porcelana se han implicado unos 1.600 trabajadores de Jingdezhen (China). En el vídeo se puede ver al artista con los trabajadores, interesándose por los procesos. Nos cuenta que para él tiene gran importancia el efecto que este encargo tiene en la comunidad de ceramistas y decoradores, así como la idea de que la realización de este trabajo utiliza el sistema de realización de cerámica tradicional, en el que cada etapa estaba especializada, siendo las cerámicas el producto de el trabajo en comun de diferentes artesanos.
Por todo esto, viendo el vídeo se llega a la conclusión (al menos a mi me lo parece) que estamos ante una instalación conceptual de claro contenido cerámico. Algunas instalaciones o esculturas que vemos tienen de “cerámica” simplemente el uso del material; en este caso, sin embargo, existe el interés específico de que de que la obra esté compuesta de piezas de cerámica hechas con el estilo de trabajo tradicional, que el artista parece utilizar en un sentido metafórico e incluso político, al estar las pipas de girasol relacionadas con Mao Zedong y la revolución.

 

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

2 comentarios

  1. Pau Valverde on

    Gracias por este enlace.

    Vi la instalación en la Tate el octubre pasado. Hacía pocos días que no permitían caminar sobre las pipas de porcelana, pues la gente se las llevaba! Entonces pusieron un cordón. Personal del museo mostraba en su palma de la mano, algunas pipas e informaban sobre la instalación.
    En la Tate no impresionaba mucho, pues solo de muy cerca se podía apreciar que era, al mimetizarse las pipas con el suelo y paredes de la sala.
    Para mi lo más importante de este trabajo es el proceso en si, que me parece una locura más de nuestro tiempo, un lujo más en una sociedad que no es consciente de su propia fragilidad y dependencia, que consume recursos de todo tipo sin quererse dar cuenta de la enorme deuda que estamos dejando a las siguientes generaciones.

    Salud.

    Pau

  2. Pau, perdona por no haber “autorizado” tu comentario hasta ahora, todavía tengo fallos en la gestión del blog… Coincido contigo, el proceso me parece más importante que el resultado. Cada pipa es el trabajo de una persona, que, como tú dices, queda mimetizada con una “megasala” de exposiciones occidental…, Esperemos que al menos nos haga reflexionar un poco

Responder