XIV Curso Internacional de Cerámica de Pontevedra

0

XIV Curso Internacional de Cerámica de Pontevedra

En el último número de Revista Cerámica, que salió a finales de septiembre de 2012, se publicó el siguiente reportaje de Wladimir Vivas sobre la decimocuarta edición del «Curso Internacional de Cerámica de Pontevedra», que se celebró en el Pazo de Cultura de esta ciudad.

En ocasiones, un evento se convierte en un punto de inflexión o de influencia en un colectivo, este evento puede ser puntual, como una exposición o una feria, o ser una cita, en este caso un curso, que se mantiene en el tiempo. El Curso de Cerámica de Pontevedra lleva más de veinte años siendo una fecha esperada y deseada en el calendario cerámico, y esto es ya un logro poco habitual que habla de trabajo continuo y perseverante, de ilusión y confianza en lo que se propone y, sobre todo, de «vocación de servicio» a la cultura y a la cerámica. Este logro hay que agradecérselo principalmente a Xela Area, que ha organizado ya catorce ediciones de este curso, así como las personas, muchas, que han colaborado y colaboran.

El mayor valor que tiene este curso es su propia historia, los nombres que vemos en el listado de participantes, entre los que encontramos algunos de los más grandes ceramistas del siglo xx, como son Val Cushing, Adrian Saxe o Ken Ferguson, de Estados Unidos; Setsuko Nagasawa, de Japón; Antón Reijdners, de Holanda, o Jacques Kauffman, de Suiza, entre otros muchos. Pero sin duda, fue la posibilidad de tener en dos ocasiones a Paul Soldner lo que da a este curso un carácter histórico en la cerámica europea.

Como es de esperar, también han pasado por Pontevedra los más importantes ceramistas de nuestro entorno, como Arcadi Blasco (Alicante), Enric Mestre (Valencia), Elena Colmeiro (Galicia), Xavier Toubes (Galicia), Ángel Garraza (Pais Vasco), Hisae Yanase (Japón), Rafa Pérez (La Rioja), Rosa Amorós (Cataluña), Alberto Hernández (Castilla y León) o Caxigueiro (Galicia), entre muchos otros del mismo nivel, realmente son tantos que lo mejor es dirigirse a la página web del curso para poder hacerse a la idea de la calidad de los participantes (www.ceramicnova.es)

Es esa variedad de miradas lo que hace importante a este curso, así como ser uno de los primeros espacios que ofrecieron a los ceramistas la oportunidad de entrar en contacto de forma directa, conviviendo durante unos días y compartiendo taller, con grandes figuras de la cerámica internacional, porque esa es la esencia de este evento, que más que un curso se constituye como un espacio de trabajo en común en el que aprender de los grandes maestros.

Este año, los invitados fueron el chino Bai Ming, una de las personalidades más influyentes de la cerámica del gigante asiático. Bai Ming, además de ser un respetado ceramista y pintor, es también editor, divulgador y profesor de cerámica en la Universidad de Tsinghua (Beijing) que acumula honores tanto dentro como fuera de China. Junto a él pudimos disfrutar de las clases magistrales de Txaro Marañón, que desde Vitoria-Gasteiz trajó la frescura de su propuesta de intervención artística junto a la realización de esculturas a las que se incorporaron elementos ajenos a la cerámica, como el plástico.

Además de los talleres de trabajo, a diario se podía asistir a conferencias y presentaciones, en las que los mismos alumnos, como hicieron Antonio Portela o Cristina Guzmán, presentaron sus obras y sus proyectos, tambien la participación del portugués José Ramos, que compartió sus últimos experimentos con lo que el llama «raku de farinha»; Caxigueiro, que ofreció una panorámica de su trabajo, la presentación del proyecto Infoceramica.com o Alberto Andrés, que compartió su trayectoria y últimas obras.

Mención especial merece la conferencia en homenaje a Isaac Díaz Pardo, cuyo recuerdo parecía flotar en el ambiente. Andrés Varela, Director del Seminario de Estudios de Sargadelos; José Ramón Fandiño, colaborador de Díaz Pardo en el IGI (Instituto Galego da Información), y Camilo Díaz, hijo de Isaac Díaz Pardo, dejaron claro por qué la herencia ética y moral que nos dejó este ilustre gallego es un patrimonio de la historia de Galicia, de la cerámica y de todos los hombres y mujeres de bien.

Txaro Marañón forma parte del colectivo Ceramistas Vascos Contemporáneos (EKG), con el que lleva años promocionando la cerámica como forma de expresión artística. para este curso, realmente un taller en el que se trabaja en común, propuso que cada participante realizara una obra siguiendo los parámetros plásticos y conceptuales de su obra actual, titulada genéricamente «Tumores amigables»; esto es, incorporando a la cerámica elementos como el plástico que, como ella misma dijo «(…) Los considero inertes, en contraposición con la vida que tiene el material que usamos los ceramistas, la arcilla».

Por su parte, Bai Ming comenzó su curso con una conferencia en la que ofreció una historia de la cerámica contemporánea en China en los últimos treinta años, que sirvió para contextualizar su propio trabajo, especialmente la forma en la que Ming pasa de lo tradicional a lo experimental. Esto pudo comprobarse ya el primer día, cuando hizo una demostración de técnicas de pintura cerámica sobre azulejo, para pasar a continuación a enseñar su técnica de hacer esculturas a partir de una pella maciza de porcelana, horadando pacientemente el bloque. También hizo demostraciones de pintura sobre porcelana, explicando la simbología tradicional y contestando a las numerosas preguntas que lanzaban los participantes, con la suavidad de la música china de fondo.

Un curso como este se caracteriza por hacer algo más que impartir conocimientos: se crea un ambiente de intercambio, los participantes elijen lo que prefieren hacer, unos trabajan al torno, otros se centran en el trabajo escultórico, los más hacen un poco de todo; se aprende de los compañeros y se crean contactos y amistades. Se habla de cerámica y de arte en los talleres, en la cafetería, en comidas y cenas, se convive en el albergue y en la terraza sobre la ría.

Cuando se cierran las puertas del magnífico Pazo da Cultura, empieza la segunda parte del curso, las excursiones a lugares de interés, las cenas y las visitas a talleres (como el realmente estupendo de Mar Barral), y así hasta llegar a la fiesta del final del curso, con músicos vascos y gallegos incluidos, donde hasta altas horas de la noche se canto, se comió y se bebió, por supuesto al lado de los hornos a pleno rendimiento, como corresponde a una reunión de ceramistas. Sólo queda ya esperar a nuevos cursos que continúen con lo que ya es una tradición en los veranos de Pontevedra.

 

XIV Curso Internacional de Cerámica de Pontevedra

 

Nuestro agradecimiento a Xela Area y al resto del equipo de organización de curso por la ayuda prestada para la elaboración de este artículo.

Igualmente agradecer las fotografías de Julio Montero y Cristina Guzmán.

Página web: www.ceramicnova.es

Este artículo salió publicado en Revista Cerámica, núm. 126, pág. 78.

Descargar en formato original (pdf)

 

 

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder