Escola de Cerámica de la Bisbal - Cursos de Verano - Fang Cuit 2019

Formas de ofrecer información

0

Hoy en día hay tantos productos en Internet que es difícil definir el modelo de comunicación que necesitamos. Existen las páginas web tradicionales, los blogs, las redes sociales, los directorios o los “wikis”, entre otros; y, además, cada vez están más interrelacionados, de forma que en un sitio web podemos integrar el blog o, por el contrario, podemos montar nuestra web aprovechando la estructura de un blog, o que el botón “Galería” de nuestra página web remita a una galería de fotos de Flikr (por ejemplo).

Es lógico que esto lleve a una cierta confusión, se superpongan las aplicaciones o se utilicen para lo que no están diseñadas. Para tratar de paliar esto, es importante pensar bien qué queremos de Internet y cuál es nuestro perfil. Entre lo que esperamos de Internet puede estar la simple difusión de nuestro trabajo, también puede ser estar en contacto con otros ceramistas, vender a través de la red, tener un medio de expresión, dar a conocer servicios profesionales o cursos.

Aquí es donde hay que meditar bien cuál es nuestro perfil. Sería contraproducente que un ceramista no profesional (entendiendo la profesionalidad no desde el punto de vista de calidad del trabajo, sino simplemente si comercializamos nuestro trabajo) ofrezca varias piezas a la venta: si hay que vender cerámica, hay que implicarse, creando una tienda o, mejor aún, utilizando las tiendas profesionales ya constituidas. Si lo que quieres es simplemente mostrar de forma atractiva el trabajo que tanto cuesta hacer, lo mejor sería montar una página web agradable y sencilla, que haga que se admire lo mejor que sale de tu horno. Si aprecias tu propia obra no es una buena idea pretender difundirla ofreciendo doscientas malas fotos…

Otra posibilidad es que seas un ceramista con intención de participar en exposiciones y con la ilusión de que te fichen en galerías del país o del extranjero, que te seleccionen para ferias, congresos o concursos. Para este uso, además de lo anteriormente dicho tenemos que cuidar al máximo la forma en que ofrecemos la información. Es necesario que esté claro dónde encontrar el curriculum; ofrecer una galería de fotos con todos los datos de cada pieza, incluso con la posibilidad de descargar fotos en alta resolución, que facilitan la publicación en catálogos o revistas, ofrecer un escrito en primera persona sobre tus inquietudes o el desarrollo de tu obra, descargas de los textos que se hayan publicado sobre ti, foto personal y datos de contacto. Esto tan evidente no se cumple en muchos casos; en ocasiones por exceso de diseño puramente visual, en otras por la falta de organización y, cada vez más, por la acumulación de funciones.

Todo esto también debe aplicarse a las actividades y eventos en los que participamos para facilitar la difusión de los mismos a través de los medios de comunicación. En esta redacción es habitual recibir emails, incluso folletos impresos, sobre eventos o exposiciones en los que no aparece una forma de contactar con la organización, el lugar o la fecha en que se realizan.

En la mayoría de las ocasiones, para un ceramista lo ideal es tener un simple “portafolios” digital con nuestros datos, fotos y curriculum, apoyado por un blog personal si queremos ofrecer actualizaciones de nuestra actividades. Eso sí, es importante conseguir que nos incluyan en el mayor número posible de directorios y listados.

Wladimir Vivas (Publicado en Revista Cerámica, Núm. 127, pág. 66)

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder