Miquel Barceló

2

Pieza de cerámica de Miquel Barceló

 

Desde el pasado 26 de enero hasta el 27 de marzo se puede visitar en la madrileña galería Elvira González la exposición de de Miquel Barceló, compuesta en su totalidad por cerámicas y técnicas mixtas sobre lienzo. Es muy destacable la implicación de Barceló en la utilización de la cerámica, así como en los procesos, filosofía y estética de este entorno creativo. 

Esta exposición es la primera que Miquel Barceló realiza en este espacio y, además, la vuelta a una galería española después de más de una década sin exponer en nuestro país. Es significativo que este retorno a España y cambio de galería este centrado en el uso de la cerámica, con la que Barceló ha realizado gran parte de su trabajo el pasado año 2012. Las palabras del artista:  «Es el material que mejor recoge los defectos y las imperfecciones», nos remiten a conceptos bien conocidos entre ceramistas, especialmente en Oriente, según los cuales las señales de los procesos o de la cocción forman parte de la expresión creativa. Y es que, como en el resto de su producción artística, Barceló aprovecha las características del barro, su propia esencia maleable, su capacidad de transformación y de significación. Miquel Barceló dice que no ve diferencia entre pintura y cerámica, y es cierto conceptualmente, pero en la pieza final realizada, la diferencia es más clara: la cerámica, también las que vemos en esta exposición, son el significante del «contenedor universal»; del ser humano como contenedor de Arte, del Arte como contenedor de lo humano.

——————————————————————————————————————————————————–

MANIFESTO DE BARRO. Miquel Barceló. Otoño 2012

Escribí una vez que si empecé a trabajar con arcilla es porque en Gogoly-Sangha (Mali) el viento no me dejaba pintar. Seguramente así fue, pero todavía más seguro es que con esta arcilla no hacía otra cosa que seguir pintando.

Como previamente con mis cuadros tuve que empezar de cero: una vieja alfarera de Banani me enseñó donde recoger la mejor tierra y el modo de prepararla. Después de mezclarla con estiércol de camello y asno así como con cascotes machacados de viejas ollas y tinajas (chamota) amasando repetidas veces esta masa (olorosa masa) dejándola fermentar antes de amasarla otra vez se obtiene una arcilla de una cierta plasticidad —nada parecido a cualquier arcilla del comercio blandas y flexibles como plastilina- la suficiente para, al menos poder empezar a modelar algo: una cabeza.

La primera obra en arcilla dogón empezó siendo una calavera a la que pensaba engancharle dos grandes orejas. Ante la fealdad atroz del resultado, sustituí las orejas por una larga nariz puntiaguda, un poco mi nariz pero más larga todavía… Me di cuenta de que era Pinocchio cuando, entre el secado y la cocción (rudimentaria) el tamaño de la cabeza se redujo un quince por ciento. Entonces fue la evidencia misma —así suele ser siempre en todas mis obras, sean del material que sean— que la larga nariz son las mentiras que persisten a la muerte. Me lo dijo una mujer y me acuerdo: yo no suelo buscar explicaciones más allá del título, que por otra parte podría haber sido perfectamente Cap de nin amb nas llarg.

Seguramente fue cuando realizaba la piel cerámica que recubre una capilla de la catedral de Palma cuando ya fue evidente que este material era otro de mis materiales pictóricos, incluso la manera de realizar la obra, solo a puñetazos y manotazos —pero también con brochas y pinceles, drippings y goterones— a giornattas de 4 a 10 metros cuadrados, como Tiepolo, como Giotto, como el pintor de Altamira o de la cueva de la Pileta, metro a metro, día a día. La auténtica y sola medida es nuestra propia vida. Uno se va dando cuenta de estas cosas. Así, la terracota, eso que llamamos cerámica, sería como el genérico de la pintura, como el ácido acetilsalicílico lo es de la Aspirina.

Siempre me acuerdo del búho de Chauvet, trazado con el dedo índice sobre la capa de limo tierno que recubría entonces las paredes de la cueva. 25 segundos, 27 tal vez, calculo que tardó el Maestro del Dedo Meñique Atrofiado (este es su nombre) en trazar la poderosa curva de la cabeza, un poco hundida en las alas cerradas con enérgicas rayas verticales. Las dos orejas enhiestas y los dos puntos que nos miran desde el futuro. Esta gran obra maestra está hecha de arcilla, de barro, limo. Ni siquiera terracota, tierra seca: como Massacio, como todo.

——————————————————————————————————————————————————–

Miquel Barceló. Galería Elvira González

——————————————————————————————————————————————————–

Miquel Barcelo – Galería Elvira González from Galería Elvira González on Vimeo.

——————————————————————————————————————————————————–

Galería Elvira González

c/ General Castaños, 3
28004-Madrid

Tel. 91 319 59 00

www.elviragonzalez.es

www.miquelbarcelo.info

Para ver una selección de cerámica de Barceló Pinche aquí

Infoceramica agradece la colaboración prestada por la galería Elvira González para la realización de este artículo.

Las fotografías y textos están extraídas de la información ofrecida por la galería y se utilizan exclusivamente para la promoción de esta exposición.

 

 Texto: Wladimir Vivas

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica: