Cursos de cerámica - Formación Infocerámica 2019
CERAMIBA 2019 - Feria-Concurso Internacional de Cerámica Artística

Carme Coma: Continuidad y transformación

0

A finales del pasado año se pudo ver la obra de Carme Coma en la sala de exposiciones del Centre Cultural de Gelida (Barcelona), en una muestra que se llenó de imágenes que parecen salidas de la memoria de la artista. Para esta ocasión tenemos el honor de publicar, gracias a la generosidad del autor, la reseña que el gran crítico José Corredor-Matheos escribiera para la ocasión

El arte es siempre autobiográfico, suele decirse. Normalmente esto es a niveles profundos, incluso inconscientes; en otros, sin embargo, esto se hace evidente y el artista utiliza las claves de su memoria o de su cultura para escribir o “acotar” parte de las vivencias o experiencias que forman su identidad. En el caso que nos ocupa encontramos unas referencias literarias claras; ya desde el título de la muestra, “Paradisos perduts” (Paraísos perdidos), nos vemos trasladados al mundo literario, a la pérdida del paraíso de John Milton (1608-1674) o a las múltiples esferas de cielo e infierno de la Divina Comedia de Dante. Esto es particularmente evidente en la “Esferes, voltes y columnes”.

Otro tipo de paraíso perdido, frente a los tremendos de Milton o Dante, es la infancia; y su recuerdo, también literario en cierto modo, lo trae Carme Coma mediante la inclusión de dibujos procedentes de los tebeos (literalmente de TBO en el caso de “La familia Ulises”) que alimentaron la imaginación de varias generaciones; y lo hace dividiendo estos tebeos en tres series, como desgraciadamente se hacía en tiempos no tan lejanos pero que parecen remotos: tebeos para niños, como “El capitán Trueno” o “El guerrero del antifaz”; tebeos para niñas, de hadas y princesas, y tebeos de humor, con personajes como Doña Urraca, las hermanas Gilda, Carpanta o la citada Familia Ulises.

Todos estos recuerdos se integran en piezas de cerámica de diferentes tipologías, elegidas en función de las necesidades: piezas puramente escultóricas, otras que recuerdan estuches de colegio o cuadernos, murales o placas de cerámica presentadas en horizontal, junto a las que se presentan carteles con citas literarias. Todo esto forma un conjunto expositivo de alto contenido narrativo, mediante la interconexión entre literatura, escultura, cerámica y expresión gráfica, esta última tanto por los temas reproducidos como por la técnica utilizada.

Como diría Jaume Sisa: “Qualsevol nit pot sortir el sol”, cualquier noche puede salir el sol; y eso es lo que parece ocurrir en esta exposición, en la que frente a la expulsión del paraíso encontramos el bálsamo del recuerdo. Una vez citada la canción de Sisa, no me resisto a terminar con una estrofa: “Los invitados van llegando y llenando la casa de colores y de perfumes…”

Wladimir Vivas

——————————————————————————————————————————————————–

CARME COMA: CONTINUIDAD Y TRANSFORMACIÓN

por J. Corredor-Matheos

La obra de la ceramista Carme Coma tiene una larga trayectoria. Si nos detenemos en nuestro recorrido por la exposición, y lo vemos todo con atención, podremos apreciar una gran coherencia y fidelidad en sus rasgos fundamentales y en las claves que predominan en su producción. Y esto es muestra de la autenticidad con la que ha sido realizada. La artista ha sabido apropiarse de las aportaciones que se han ido registrando en este arte, haciéndolas suyas, pero de manera que, tanto las de carácter técnico como las de tipo formal, quedan integradas en su sensibilidad y en su concepto del arte.

El mundo es visto en transformación. Por un lado, una serie de libretas parecen fieles a la realidad cotidiana, pero la misma literalidad de su realismo hace de ellas una obra de arte, lo mismo que las pinturas de Richard Estes o las esculturas de Duane Hanson, que parecen tan reales que estallan y parecen irreales. En este sentido ligan con las cerámicas, con unas formas que se encuentran en el límite del mundo real, donde todo se nos vuelve desconocido y fantástico. Los colores corresponden a los objetos y extraños seres que podemos ver. Tanto el claro de muchas cerámicas tradicionales, que respetan el de la tierra una vez cocida, como los rojos y azules de los fragmentarios seres.

En estas últimas obras encontramos unas formas indefinidas, entre orgánicas y muestras de una libertad que ha sido la verdadera aportación del surrealismo, al abrirnos puertas al misterio. Un misterio que siempre ha estado abierto al creador y al espectador interesado, aunque, generalmente, sin la misma fuerza. Una cerámica excelente, la de Carme Coma, muy personal, como lo es el conjunto de la producción de esta artista, y que encontramos encuadrada en las preocupaciones, desasosiegos e inquietudes del arte contemporáneo.

J. CORREDOR-MATHEOS

(Traducción de Carme Coma revisada y autorizada por el autor)

——————————————————————————————————————————————————–

CARME COMA: CONTINUÏTAT I TRANSFORMACIÓ

L’obra de la ceramista Carme Coma té una llarga trajectòria. Si ens aturem, en el nostre recorregut per la exposició, i ho veiem tot amb atenció, podrem apreciar una gran coherència i fidelitat als seus trets fonamentals i a les claus que predominen en la seva producció. I això és mostra de l’autenticitat amb la qual ha estat realitzada. L’artista ha sabut apropiar-se de les aportacions que s’han anat registrant en aquest art, fent-les seves, però, de manera que, tant les de caràcter tècnic com les de tipus formal, queden integrades en la seva sensibilitat i en el seu concepte de l’art.

El món és vist en transformació. Per una banda, una sèrie de llibretes semblen fidels a la realitat quotidiana, però la mateixa literalitat del seu realisme fa d’elles una obra d’art, el mateix que les pintures de Richard Estes o les escultures de Duane Hanson, que semblen tan reals que esclaten i semblen irreals. En aquest sentit, lliguen amb les ceràmiques, amb unes formes que es troben en el límit del món real, on tot se’ns torna desconegut i fantàstic. Els colors corresponen als objectes i estranys éssers que hi podem veure. Tant el clar de moltes ceràmiques tradicionals, que respecten el de la terra un cop cuita, o els vermells i blaus dels fragmentaris éssers.

En aquestes darreres obres, trobem unes formes indefinides, entre orgàniques i mostres d’una llibertat que ha estat la veritable aportació del surrealisme, a l’obrir-nos portes al misteri. Un misteri que sempre ha estat obert al creador i a l’espectador interessat, encara que, generalment, sense la mateixa força. Una ceràmica excel•lent, la de Carme Coma, molt personal, com ho és el conjunt de la producció d’aquesta artista, i que trobem enquadrada en les preocupacions, neguits i inquietuds de l’art contemporani.

J. CORREDOR-MATHEOS


——————————————————————————————————————————————————–

Carme Coma

——————————————————————————————————————————————————–

Se prohíbe el uso de texto y las imágenes de este artículo, que se publican en Infoceramica con permiso tanto de Carme Coma, autora de las obras cerámicas, como de José Corredor-Matheos, autor del texto, exclusivamente para la promoción del trabajo reproducido.

——————————————————————————————————————————————————–

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder