Cursos de cerámica - Formación Infocerámica 2019

Cerámica china en el Museo Rietberg

0

Cerámica china de la colección Meiyintang en el Museo Rietberg

El Museo Rietberg, de Zurich (Suiza) cuenta con una impresionante colección de arte chino, que se ha visto ampliado con la cesión a largo plazo de la prestigiosa Colección Meiyintang (“Camino entre los rosales”).

A principios de 2013, el Museo Rietberg reabrió las salas del departamento dedicado a China, que fundamentalmente reúne la prestigiosa Colección Meiyintang, una de las más importantes del mundo en cuanto a cerámica china. Después de esta reforma se muestran más de seiscientas piezas, desde el Neolítico hasta el siglo XVIII.

——————————————————————————————————————————————————–

Cerámica china de la colección Meiyintang en el Museo Rietberg de Zurich

por Wladimir Vivas

Esta colección fue reunida por los hermanos Gilbert y Stephen Zuellig durante más de cinco décadas. Dedicados a los negocios en Oriente, estos dos hermanos de nacionalidad suiza (aunque nacidos en Manila en 1918 y 1917) desarrollaron una pasión y unos profundos conocimientos del arte oriental. A finales de los años cincuenta comenzaron la creación sistemática de esta colección de arte chino. Gilbert Zuellig se encargo de la que era su especialidad: las cerámicas del período Neolítico y las dinastías Han y Tang hasta la Song (desde 5000 a. de C. hasta el siglo XIII), mientras que Stephen se centró en las colecciones de porcelana de las dinastías posteriores (Yuan, Ming y Qing).

Durante años, esta colección se ha mostrado en forma de exposiciones itinerantes en los mejores museos del mundo, para dar paso posteriormente a la creación de la Fundación Meiyintang. Tras la muerte en 2009 de Gilbert Zuellig, sus herederos trataron de garantizar que la colección permanezca unida mediante su donación, en calidad de préstamo a largo plazo, al Museo Rietberg, asumiendo además los costes de la reorganización de las colecciones de arte chino de este prestigioso museo.

Finalmente, estas salas abrieron sus puertas a principios de 2013, siendo la primera vez que se vieron reunidas en exposición permanente más de seiscientas piezas, lo que permite hacerse una idea más global de la riqueza de esta colección, no solo de su importancia como exposición, sino también como objeto de estudio. Esta colección se une a las ya existentes en el Rietberg, Pintura china, de Eduard von der Heydt y Charles A. Drenowatz y la de cloisonné, oro y plata, de Alice y Pierre Uldry, lo que hacen del Rietberg un destino ineludible para aficionados y estudiosos del arte chino.

Lo primero que se percibe al entrar en las salas es que no es una exposición al uso. Dado el volumen de la colección, tratar de realizar un montaje expositivo más estético habría provocado tener que ocupar la totalidad de las salas del museo. Por esta razón, el montaje es una lección de pragmatismo, ya que se ha utilizado el concepto de “almacenes abiertos”, que ya se ve en otros proyectos museísticos. Esto significa que las salas están repletas de vitrinas a su vez llenas de piezas, que no hay un gran despliegue de información, iluminación “dramatizada” ni pantallas con vídeos explicativos. Las piezas están simplemente agrupadas cronológicamente. Este tipo de montaje puede ser un poco “árido” para el visitante ocasional, el turista o la familia con niños; sin embargo, para los interesados en la cerámica es la única forma de ver reunidas, a pocos metros de distancia, centenares de obras que permiten recorrer cerca de siete mil años de historia de la cerámica china, a través de obras maestras, las mejores de cada período, las mejor conservadas y las más representativas.

Este austero montaje tiene, no obstante, algunas ventajas para el visitante entendido. Un ceramista puede pegar la nariz al cristal de la vitrina y observar un celadón de la Dinastía Song a escasos 15 centímetros, algo que la mayoría de las veces no es posible en los montajes expositivos más espectaculares.

Como decía, posiblemente el visitante entendido en cerámica sea quien más aproveche las características especiales de esta forma de exponer la colección, ya que, mientras disfrutas la observación de un tenmokú (con la marca de la hoja incluida), ves en la siguiente vitrina una porcelana de un blanco azulado con un brillo perfecto, al tiempo que quieres volver unas vitrinas atrás para admirar, una vez más, las maravillosas cerámicas negras de “cáscara de huevo” (¿cómo es posible que se hayan conservado durante más de cuatro mil años unas piezas de esa “finura”?). En un paseo, que puede durar horas, días o toda una vida de disfrute, ves los cambios en la cerámica china, la progresiva transformación de las pastas de gres hasta que aparecen las primeras “proto-porcelanas”, y de estas a las inimitables porcelanas Song o a la increíble belleza y profundidad de los esmaltes de la dinastía Jin.

Es de esperar que se publique documentación o catálogos, aunque de momento lo único disponible es una colección de volúmenes de lujo, de un precio absolutamente prohibitivo. En cualquier caso, esta colección merece una visita a Zurich, ya que es posiblemente la mejor exposición de cerámica china de Occidente, con permiso del museo Victoria & Albert, de Londres.

Por último, destacar la correcta política del museo, más aún si se compara con las actuaciones de otros museos de cerámica más cercanos, en los que se ha hecho exactamente lo contrario: crear unas salas en las que enseñar solo algunas de las miles de piezas disponibles, eso sí, con mucho mejor “diseño” y estética (*).

(*) Sí, me refiero al extinto Museo de Cerámica de Barcelona…

——————————————————————————————————————————————————–
Vídeo de cerámica china

——————————————————————————————————————————————————–

——————————————————————————————————————————————————–

Museum Rietberg
Gablerstrasse 15
CH-8002 Zürich (Suiza)

Tel. +41 (0)44 415 31 31
Email: museum.rietberg@zuerich.ch
Web: www.rietberg.ch

——————————————————————————————————————————————————–

Se prohíbe el uso o reproducción del texto y las fotos, que se publican en Infocerámica con permiso del Museo Rietberg, a quien agradecemos su colaboración. © Photo: Rainer Wolfsberger y © Museum Rietberg

——————————————————————————————————————————————————–

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder