CERAMIBA 2019 - Feria-Concurso Internacional de Cerámica Artística

Exposición de Ángel Garraza

0

La Fundación Santa María de Albarracín (Teruel) presenta la exposición “Causas interiores”,del escultor  ceramista Ángel Garraza, que se puede visitar en el Museo de Albarracín desde el pasado 18 de julio hasta el prósimo 27 de septiembre. Orecemos a continuación el texto completo de presentación de la exposición ofrecido por la Fundación.

Ángel Garraza es un escultor cuyo medio es la cerámica. Esta vocación tan clara resulta un factor diferencial. También lo es que su trabajo haya trascendido los circuitos propios de la cerámica. Sus exposiciones se han visto en galerías y centros de arte no específicos, abriendo caminos que otros podrán aprovechar tras él. Es relevante su contribución al arte público, con dos hitos tan significativos como “Sitios y Lugares”, su escultura monumental en el Paseo de Abandoibarra de Bilbao, y su intervención en la Biblioteca del País Vasco. La suya es una exigente trayectoria de cuatro décadas. De esa experiencia él mismo es el primero en aprender. Sus dos últimas series, “Interiores Iluminados” (2005-2013) y “Cosas y Causas” (2008 2013), poseen un carácter reflexivo, pudiendo interpretarse como investigaciones sobre el propio medio, pero suponiendo, además, su puesta en práctica, la demostración de las cualidades del mismo para comunicar. La primera de estas series materializa en sus formulaciones plásticas el hecho de la comunicación, con esos interiores parcialmente accesibles, permeables; y la segunda serie decide configurarse en términos lingüísticos, con un mínimo de intervención que, gracias a reiteraciones y variaciones, hace un código de la sustancia muda. Ángel Garraza parece asumir los límites y posibilidades reales de la escultura y la cerámica. Por ello, su trabajo posee una sinceridad que se materializa en formas y métodos. El que no añada a su materia otro color que aquel que procede de ella misma o de su cocción, del humo que la ennegrece, o el que minimice los efectos epidérmicos, son hechos significativos. Esta austeridad es la aliada de una complejidad semántica. Característica muy evidente en estas dos series últimas es el manejo de la dualidad. Dos caras, dos colores. Interior y exterior. Molde y figura recortada. Sus formas nunca son autónomas: aparecen infestadas de símbolos e interactúan en instalaciones que el espectador (visitante o explorador, más bien) debe recorrer y leer

La escultura tiene una relación peculiar con el tiempo y la mirada. Su esencia puede estar en el hecho, algo tozudo, de seguir estando allí incluso cuando no miramos. En una conversación con Gerardo Elorriaga, Ángel Garraza le recuerda que “la escultura aparentemente dice poco, pero aguanta muchas miradas”. Le hace ver también que la escultura es “algo así como un exvoto, te regala cierta magia”. El medio elegido por el artista, la cerámica, tiene una tradición tan larga que casi es coincidente con la historia del lenguaje. La creación de exvotos es la primera tentación del ceramista como mago, ya no como artesano. La cerámica, asegura Ángel Garraza, “tiene un enfoque muy afín a mi manera de estructurar el pensamiento”.

¿Cómo se materializa este pensamiento? “Interiores Iluminados” (2005-2013) se fue desarrollando como a tientas. En su origen están las piezas que tituló “Los frutos del humo”. Una forma repetitiva, que recuerda una hoja o concha (un recipiente natural en cualquier caso) que sirve también como señalización inestable, y que en los murales de 2006 configura un campo de fuerza, expresado en oscuridad y claridad alternativas. Estas formas elementales optan, en cierto momento, por abrirse y dejar que se muestre el interior. La siguiente fase, una vez aligerados los volúmenes, una vez violados, consiste en hacerlos habitar por la luz, invirtiendo la comunicación. En su configuración última (en el proyecto para la Biblioteca del campus de Leioa) sus esculturas han crecido como árboles y terminan por convertirse en faros. La forma que las remata es un cerebro luminoso.

El cerebro o la cabeza vienen a representar al hombre entero, es algo en que culturas muy diversas coinciden. Incluso pueden llegar a representar un mundo. Este de la cabeza es uno de los arquetipos que maneja Ángel Garraza. Su alfabeto de formas incluye también otras muy significativas, como la pisada y la bota. La cabeza se hace faro. La bota se convierte en linterna. El pensamiento es también peregrinaje o tránsito. Estos códigos aparecen en “Interiores Iluminados”, y ya habían aparecido en series anteriores. Pero tal vez sea en la última de sus series, en “Cosas y Causas”, donde su protagonismo resulta más llamativo.

Esta serie la inaugura un mural de 36 piezas, datado en 2008, donde cada icono se presenta como personaje o tipo (tipo en el sentido tipográfico), ocupando, a su vez un blasón, contenedor de formato igualmente simbólico donde se alternan tres modelos: la casa, el cráneo y el reloj de arena. La dualidad que Ángel Garraza presenta aquí (cosas y causas) sabe a antiguo problema filosófico, y parece exigir una solución dinámica. La causa no es necesariamente un punto único. Las causas son multiplicadoras. Representarían el modo en que unas cosas transmiten sus propiedades a otras cosas. La técnica que utiliza el artista es significativa en sí misma. La forma extraída de otra forma, sometida a un proceso de cocción diferente, se devuelve a su sitio con toda la fuerza del símbolo. La cerámica aprende aquí de las técnicas del grabado y la tipografía: al significado y la representación se llega por la diferenciación. Trasladado el procedimiento del plano (del mural) a las figuras de bulto, encontramos, por ejemplo, esa fascinante instalación compuesta por cabezas pendientes, recubiertas de emblemas. Y en una de sus últimas formulaciones, de 2015, elementos a modo de lápidas, que a diferencia de esas cabezas, se aferran ahora al suelo, y alzan desde el mismo unas señales dialogantes y contradictorias.

——————————————————————————————————————————————————–

Fundación Santa María de Albarracín
Plaza del Palacio s/n
44100 Albarracín (Teruel)

Tel. 978 710093

Email: fsmalbarracin@aragon.es

Web: www.fundacionsantamariadealbarracin.com

——————————————————————————————————————————————————–

—————————————————————————————————————————————————-—-

Se prohíbe el uso de texto y las imágenes de este artículo, que se publican en Infoceramica exclusivamente para la promoción de la exposición, queda prohibida su reproducción sin permiso expreso. Infoceramica agradece a la Fundación Santa María de Albarracín el permiso para reproducir el texto y las fotografías.
Fotos: “archivo fotográfico de la Fundación Santa María de Albarracín”.

——————————————————————————————————————————————————–

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder