CERAMIBA 2019 - Feria-Concurso Internacional de Cerámica Artística

Avital Sheffer

0

Pieza de cerámica de Avital Sheffer

Avital Sheffer es una ceramista residente en el norte de la región australiana de New South Wales. En su trabajo es evidente la tradición y cultura de su país natal: Israel, en donde se mezclan las diferentes caras de las culturas de Oriente Medio.

Avital Sheffer ha ganado la beca “Skills and Arts Development”, que atorga el “Consejo Australiano para las Artes”, y que le permite pasar una estancia de estudio y trabajo en Barcelona durante 2016. El texto que publicamos está basado en el escrito por Claudia Clare con motivo de la exposición Intimate Distance, de Avital Sheffer, en la Galería Stephanie Hoppen, de Londres.

________________________________________________________________________________________________________________________

Texto de Claudia Clare

Avital Sheffer ha establecido su reputación internacional por sus inmaculados y elegantes piezas de cerámica. Generosa en la forma y elocuente en la expresión, podrían ser objetos antiguos, recientemente descubiertos pero perfectamente conservados. Sin embargo, estas obras son totalmente contemporáneas. Son las cualidades inherentes al material, combinadas con la excepcional habilidad de Sheffer para su manipulación, las que consiguen como resultado este brillante trampantojo.

Sheffer realiza sus piezas por hechura manual, utilizando el método de los churros, construyendo la construcción de las formas curvas libremente, pero con asombrosa seguridad. La simetría perfecta es entonces mejorada o, a veces, evitada mediante la adición de líneas en bajo relieve, que crean más espacios y formas dentro de la forma. Sus nuevos trabajos utiliza lo curvilíneo y los arcos ya vistos anteriormente en su obra, aunque añade nuevas investigaciones. Sus formas han adquirido una cualidad fluida, como si danzaran, provocada por el equilibrio asimétrico y acentuada por la decoración de la superficie. Esto es particularmente notable en “Lekitos VI”, en la que se arremolinan los arabescos del diseño decorativo, salpicados con destellos de color rojo, que parecen empujar contra las líneas trazadas planteadas a través de la forma, enfatizando aún más la sensación de movimiento.

Después de que las piezas se han bizcochado son esmaltadas y se incorporan las decoraciones impresas, lo que se consigue en múltiples capas y cocciones. Los patrones y los textos proceden de museos y bibliotecas, transfiriendo la imagen mediante pantallas de seda. Los colores son óxidos, mezclados con los esmaltes propios de Sheffer. La impresión en sí se realiza en papel y transfiere a la superficie vidriada de la pieza, antes de una cocción final. Este proceso es muy preciso y cerebral, y requiere un cuidado especial –ya que los errores no se corrigen fácilmente– y está en claro contraste con la naturaleza más intuitiva y física del proceso de construcción.

En su exposición de 2015, la forma de botella tiene una fuerte presencia, lo que sugiere un alivio de la sensación de sed generada por la superficie seca y lijada del barro cocido. las piezas de Sheffer tienen las cualidades de la piedra del desierto, o las velas cargadas de sal de barcos abandonados. Son testigos –o lo parecen– del paso del tiempo y el movimiento incesante de los pueblos a través del tiempo y de los continentes. La cultura es migratoria: viaja con la gente en forma de habilidades y conocimientos. En consecuencia, los patrones y formas similares se encuentran en lugares muy separados, un proceso que se refleja en el diseño de las piezas de Sheffer.

Sheffer ha alimentado siempre el interés por el lenguaje, en la forma en que cambia y muta con sus usuarios y el contexto. El Judeo-árabe, dialecto hebreo sefardí medieval de España, escrito en su versión arabizada, Aparece en “Lekitos VI” y “V Chalcos”, tomado de tratados filosóficos del siglo XII y XIV. También utiliza textos antiguos, incluidos los primitivos textos Nabateos y Aramaicos del siglo III antes de Cristo, que son tentadoramente familiares y casi legibles para quienes conocen bien en las lenguas de Oriente Medio.

La cerámica de Sheffer parece familiar, pero es sorprendentemente original. Tiene la riqueza y la complejidad de una alfombra persa. Es a la vez apasionada y profundamente intelectual; épica en su alcance, pero íntima en su escala.

________________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________________

Infocerámica agradece a Avital Sheffer por la ayuda para la publicación de este artículo; a Claudia Clare por el permiso para la traducción de su texto, y a la Galería Stephanie Hoppen por su ayuda.

Las fotografías y texto se publican exclusivamente para la promoción de la artista, queda prohibida su reproducción sin permiso de la autora.

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder