Suscripción gratis a Infocerámica 2017

Joan Ferrer, el último rajoler de Regencós

0
Cocción de Joan Ferrer

Joan Ferrer en la bocana del horno

En el centro de una minúscula población del Ampurdán catalán, entre las casas de una de sus cuatro calles y a pocos metros del ayuntamiento, nadie diría que se oculta un gigantesco horno de leña, último testimonio de las 23 “rajolerias” que llegó a tener Regencós

Texto y fotos: Caterina Roma

Un horno cuya inicial capacidad de 50 m³ se redujo posteriormente a 25 m³, y que se enciende una vez al año para cocer las más de 15.000 baldosas de adobe (la tradicional “tova catalana”) y tejas que produce manualmente durante todo el año un solo hombre. Joan Ferrer, décima primera generación de alfareros, mantiene viva la tradición familiar, que estableció esta alfarería en 1774.

Cocción de Joan Ferrer

Tejas y tobas

Es el último día de cocción, y una densa humareda negra nos indica el camino unos cuantos kilómetros antes de llegar al pueblo. Parece que ya queda poco para alcanzar los 1.000 ºC tras una semana entera de desvelos: un tempo lento y pausado como el carácter del alfarero que lo hace funcionar, con una curva de cocción controlada y gradual, cuyo calor debe alcanzar hasta el último recoveco de esta mole cargada hasta los topes.  Se puede subir por los pasadizos interiores de la nave -donde se almacenan la arcilla, las piezas terminadas, las piezas en proceso de secado, herramientas y leña- hasta la humeante cubierta del horno: dentro mismo del edificio y cubierta por capas de baldosas rotas a modo de tapadera, no tiene chimenea ni salida de humos, y un simple agujero en el techo aligera la densa niebla. Este lugar es, en esto sí como en todo los hornos, el mejor indicador de cómo evoluciona la cocción.

Vista exterior del horno

Los cuatro pirómetros muestran que la temperatura se estanca, así que Joan decide subir y descubrir un poco la cubierta para facilitar el tiraje. Mientras tanto su hermano Josep, compañero infatigable en las hornadas, trae un tractor cargado de brezo, el combustible ideal para darle el último empujón calórico.

Así, con un duro esfuerzo pero sin grandes sobresaltos, se alcanza la temperatura que lleva el barro rojo local a su punto óptimo de maduración. Las piezas resultantes se venden mayoritariamente para la restauración de antiguas masías que quieran conservar el aspecto original de la edificación con materiales de la mejor calidad: el adobe y la arcilla muestra unos ligeros cambios de tono y una calidez ausente en las piezas cocidas a gas.

Cocción de Joan Ferrer

Brezo a punto para cocer

Una vez acabado el trabajo, las noches sin dormir y las inquietudes de las últimas horas, se prepara una cena al aire libre frente al horno, en medio de la calle, a la que acuden amigos y vecinos del pueblo, siguiendo una tradición secular que pervive en el alma del lugar.

Un mismo procedimiento, un mismo hacer que se perpetua siglo tras siglo dentro de la misma familia. Es de sobras conocido que nadie es profeta en su tierra. Y hablando de alfarería, lo que en Japón sería tesoro nacional viviente, aquí apenas se le reconoce valor, e incluso en la misma localidad todo son complicaciones para ni siquiera conseguir la autorización pertinente para seguir adelante. Ahora que los oficios tradicionales empiezan a tenerse de nuevo en cuenta, tal vez exista aún la posibilidad de que la llama de este horno no se extinga como ha ocurrido con las demás, y el oficio no desaparezca con este último alfarero.  

*Carles Serra i Joan Ferrer publicaron un libro acerca de la tradición del pueblo que es imperativo mencionar: Poble de rajolers. Història de la indústria rajolera a Regencós.

Cocción de Joan Ferrer

Chimenea del horno

Cocción de Joan Ferrer

destapando el horno para mejorar el tiraje

Cocción de Joan Ferrer

Joan Ferrer cargando el horno con fajos de brezo

Joan Ferrer

________________________________________________________________________________________________

 Si quieres seguir leyendo artículos como este, apóyanos haciéndote socio de Infocerámica 

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder