Open to art - Ceramics Award - 3rd edition - 2018
Escuela Nacional de Cerámica México - Talleres 2018

Entrevista a Martha Pachón

0

Martha Pachón

La ceramista Edel Rzepka, residente actualmente en Talavera de la Reina (Toledo), charló con la ceramista colombiana (y residente en Faenza, Italia) sobre cerámica, educación y su concepción de la cerámica

Entrevista de Edel Rzepka.

Edel: Querida Martha, una de las cosas que llamó mi atención al leer tu nombre por primera vez, y tu lugar de residencia fue: Italiana no es ¿o lo es y su origen es Latinoamericano?  Quiero que me cuentes donde naciste, tus orígenes.

Martha:  Nací en Bogotá, la capital de Colombia, viví poco tiempo en esta ciudad porque mis padres viajaban por el país así que también he vivido en otras zonas como Barranquilla, en la costa Atlántica, con una cultura diferente a la del centro, que es una región andina, y luego terminé viviendo en el sur de Colombia, en donde la cultura es placida, más lenta y, en este lugar, fue donde desarrollé mi trabajo con la cerámica.

¿Qué estás haciendo en Italia?  (risas) ¿porque Italia y no otro país como puede ser Estados Unidos, China o Japón?  (estos últimos por la tradición cerámica)

Italia fue un viaje por casualidad, estaba preparando mis documentos para pedir un año sabático para viajar a Estados Unidos a la universidad de la Florida a estudiar cerámica y joyería, pero un amigo que había estudiado escultura en Bologna me dijo ‑Vete a Italia es más romántica que Estados unidos, tienen más cultura, arte y tradición en cerámica‑.  Y decidí irme a estudiar a Faenza, que en ese momento no sabía que existía esta ciudad, ni la escuela de allí (Balardini). Una vez que terminaba mis estudios, el plan era regresar a Colombia o ir hacia Francia a estudiar.  Me quedé en Italia por varias razones: por cultura, propuesta de matrimonio, clima, y porque estaba conectada a toda Europa, y los movimientos a nivel cultural que hay aquí son mayores, y porque me gustaba mucho.

Cerámica de Martha Pachón

Previamente a este viaje, y a estos estudios, ya tenías una base de preparación en Colombia, ¿Qué tipo?

En Colombia estudié una carrera de educación, con una especialidad en Educación para niños, luego estudie Bellas Artes, luego trabaje como Profesora de Educación artística unos 10 años en un Liceo (esc. De educación superior) donde realice el taller de cerámica porque tenía toda la infraestructura pero no tenían profesores, los últimos 5 años, además, trabaje en la Universidad en la Catedra de Cerámica Básica y Escultura, y también en la facultad de Moda, donde impartía las clases de Teoría del color y Diseño para telas.  Después, pedí el sabático.

Cerámica de Martha Pachón

Pasó un tiempo desde que estudiaste hasta que realizaste tu formación en Faenza. Con tu experiencia como profesora y como alumna,  ¿qué diferencia has notado entre la formación en Colombia con la de Italia?

La formación en Colombia la realicé en una de las facultades más importantes de la zona, la de Educación, entonces yo tuve formación Pedagógica. Al tener este tipo de formación para el arte, porque mi carrera era Bellas Artes, pero estaba enfocada a la parte educativa y tuve la suerte que tenía profesores de otros países (México, Japón, EE.UU), cuando llegué a Faenza con una buena preparación como profesora que ya había adquirido, lo único que necesitaba era la formación en gres y porcelana.  El mundo de la cerámica se amplió porque conocí mucha gente, la ventaja de haber estudiado en el Balardini (Faenza) era que allí conocías a gente de otros países, “El Balardini” era el centro de todo el movimiento cerámico de Italia, y los artistas que hacían residencias las realizaban allí, como también instalaciones y exposiciones, ya que allí tenían toda la infraestructura y los medios para hacerlas, era el centro de todo. Entonces, no solo conocías la cultura italiana, había mucha gente de Corea, de España, de México muchos argentinos o chilenos, y conocías como trabajaban, era muy buena.

Pero todo esto lo estas comentando en pasado…

Sí, porque lamentablemente la escuela Balardini cerró, con las políticas de Berlusconi. Con los problemas financieros han cerrado muchas escuelas de Italia con algún tipo de especialización profesional, como por ejemplo las de vidrio, mosaico o madera, la de Carrara creo que también.

Cerámica de Martha Pachón

Entonces, ¿Cuánto hace que cerro la escuela?

No estoy segura, creo que hace unos 6 años, creo que cerró en el 2004 o 2005, así que hace más tiempo…

Volviendo a tu carrera, ¿Por qué decidiste quedarte en el mundo de la cerámica?

Porque en realidad no pude hacer lo que yo quería: bailar. Tenía problemas físicos y no podía bailar, mi cuerpo no era el indicado para la danza clásica. Entre otras cosas, tuve una rotura de tobillo y ahí quedó todo. Pero, antes de hacer danza, de niña hice cursos de cerámica y siempre me gustó.  De pequeña me regalaban plastilina o cualquier material que fuera para construir. Pero que fuera la cerámica fue algo casual, porque ofrece más posibilidades, aunque es compleja, se pueden hacer más cosas que con otros materiales más rígidos como la fotografía o la pintura.

Cerámica de Martha Pachón

Además de elegir la cerámica, elegiste un material complicado como la porcelana, o la pregunta sería ¿Quién escogió a quién: tú a la porcelana o la porcelana te escogió a ti?

Yo creo que la porcelana me eligió a mí, o llegó sin que yo la buscara, porque nunca había pensado en este material, ya que lo veía muy frio, demasiado “nor-europeo”, demasiado asiático; con mis raíces culturales, por un lado mis raíces colombianas, las españolas maternas y las raíces libanesas paternas, la porcelana no entraba en mis proyectos. Pero al terminar un trabajo en gres, una amiga francesa me dijo: – El trabajo está muy bueno, pero se vería mejor en porcelana, y me regaló cuatro “panes” de porcelana. Comencé a practicar algunas cosas que había aprendido en la escuela.  Luego, comencé a frecuentar a amigos suizos, franceses, belgas, pasaba periodos en Francia o en Bélgica y con ellos trabajaba, y tuve la suerte de tener amigos generosos que me enseñaron muchas cosas. Luego, vinieron los periodos en China o en Asia, donde aprendí muchas cosas también.

Cuéntanos una cosa: tú primera venta, ese primer momento en el cual vas a vender tu primera pieza, o tu primer encargo ¿Qué recuerdas de esa experiencia?

La primer venta todavía estaba estudiando Bellas Artes, fue en los años 90, y en Colombia había un movimiento cultural alto, y había gente con dinero, y por suerte, invertían en arte.  En la universidad había un profesor francés que me encargó un mural para el patio de la casa. La preocupación grande era saber “cómo lo hacía”, cómo lo realizaba técnicamente, no cuánto cobraría.  Me preocupaba quedar bien, con un buen trabajo no cuanto pedía.

Quizás esa parte venia después, una vez que tenías “cocinada” la primera fase…  (risas)

La preocupación era la dimensión, y cuanto voy a gastar, cuanto esto otro… Y al final, fue el profesor el que estableció el precio, que en un principio me pareció alto.   Luego saqué las cuentas de materiales, de tiempo, y así aprendí a obtener los verdaderos costes que tenía este tipo de trabajo, entonces, aproveche las clases de economía para preguntar cómo se debía sacar las cuentas de cosas imperceptibles como la fama del autor, su trayectoria, curriculum, etc; fue un ejercicio escolar.

Cerámica de Martha Pachón

Claro, al estar estudiando esto te sirvió de ejercicio preparatorio…

Si claro, fue en una época buena en lo económico, lamentablemente era la época de la mafia dura en Colombia, invertían mucho dinero en arte, en pintura, escultura o fotografía, compraban lo que fuera, cualquier cosa que se ponía a la venta lo compraban para lavar dinero.  Ahora las cosas cambiaron y ya no hay mafia como antes, pero en aquella época vendimos muchísimo, y así muchos artistas pudieron crecer, viajar a otros países o crear más o mejores obras.   Indirectamente, algo que no es bueno para el país, benefició a los artistas, especialmente a los que terminamos ese año la facultad, pudimos vender mucho y así, nos fuimos del país.

Hablemos de diseños: ¿Qué te motiva para crear tus diseños: salir a pasear, ver una película, leer un libro? ¿Surgen de manera espontánea, eres consciente del momento?

Son como corrientes, en una época estás con la corriente erótica, y todo lo que ves te parece erótico y te salen todas las ideas, desde cualquier cosa que ves, tú lo ves con otros ojos, lo descompones y lo ensamblas con tu visión.  Una mañana te levantas y te llegan todas las ideas para una serie, y necesitas tener un cuaderno a mano para diseñar.  Luego, estas en una época en el que piensas en los objetos desde el punto de vista de la decoración, y ya no te centras en el concepto, piensas en cómo va quedar, el color, es como otro periodo.  A los artistas, les ocurren estas cosas, Picasso tuvo el periodo rosa, el azul. La creatividad es espontanea, no se tiene que forzar, cualquier libro, revista, o mirando cualquier objeto, una hoja, o mirando la obra de otro artista.  Si tienes esa fortuna, entonces, tienes la mitad del trabajo solucionado.

De tus diseños ¿hay alguno de ellos que es tu preferido, de alguno estas especialmente enamorada o todos te apasionan por igual?

Creo que me gustan las formas voluptuosas en general, con curvas, con puntas, un intermedio entre la naturaleza humana y animal, mezclas entre formas orgánicas con algo erótico. Y estas formas se repiten en los diferentes trabajos: en las esculturas, en las instalaciones o en la joyería, se repiten.  Ahora estoy pensando en cambiar  parte del sistema del trabajo, y en parte de la obra, estoy mirando los bocetos antiguos de inicio del 2000, y son similares, van cambiando.

Instalación erámica de Martha Pachón

Tienes una base en la que se centra tu trabajo, con algunas variables, que a su vez va cambiando contigo, durante tu vida, al igual que cambia tu vida.

Si

Eres una mujer que ha viajado mucho, has visto la cerámica del resto del mundo, recientemente viajaste en Japón durante dos meses. ¿Cuál es tu visión de la cerámica en el mundo?

La cerámica es un mundo grande y pequeño a la vez. Grande porque los que estamos aquí (en Europa) no tenemos ni idea de lo que están haciendo en otros países. Por ejemplo, las dimensiones en Asia son colosales, en Europa trabajamos con dimensiones reducidas, al tener menos infraestructuras y materiales, esto nos reduce las ideas.  Quizás tenemos ideas grandes, pero como no las podemos realizar, nos reducimos en todo, en creatividad, sobre todo. En Asia, sucede todo lo contrario, tienen menos ideas, pero pueden realizarlas en dimensiones gigantes, con los materiales que quieran.  Los hornos son enormes, son habitaciones enteras.  Tienes todo el material que quieras. La mentalidad en otros países es diferente, es trabajo especializado que emplea mucho tiempo y mucha paciencia.  Un artista emplea tres meses en realizar un trabajo, y en cambio en Europa empleamos tres meses en realizar 300 piezas,  tenemos la mentalidad de hacer más cantidad y menos calidad.

Parece entonces que estamos haciendo el trabajo de los chinos.

Eso parece, y no nos damos cuenta.  En otras naciones, en Estados Unidos, es un “bussines” todo gira alrededor del signo dólar, es otra mentalidad, la vida más rápido, los artistas alcanzan cotizaciones elevadas, y todo es más rápido que en Europa.

¿Dónde te sientes más valorada como ceramista?  imagino que en los países asiáticos que visitaste, pero en Italia o en Colombia ¿te sientes valorada? ¿Dónde sentiste que ser ceramista es un honor y algo importante?

El problema es que el europeo no quiere aceptar que es ceramista, quiere decir que es artista, porque piensa que al decir “ceramista” los demás piensan que está atado al torno y es un artesano.  En cambio en Asia, nadie se plantea si eres artista o ceramista, pero la visión es distinta allí.  Mi curriculum en Asia es el de un gran maestro que ya tuviera una gran pensión del gobierno, y que ya tuviera todo solucionado.  Aquí eso no ocurre, porque no tenemos la misma mentalidad ni las mismas posibilidades económicas, no me preocupa el reconocimiento, sino el trabajo bien hecho.

En Europa quizás tienes que decir que eres artista y luego mostrar tu trabajo, el cual está desarrollado con cerámica porque de otra forma, no se abren las puertas de la misma manera.

Sí, eso me sucedió en Sudamérica. En Colombia, recién se están abriendo a estos materiales las galerías de arte.   En Colombia no puedo decir que soy ceramista porque no me entenderían, digo que es arte y muestro mi obra.

Cerámica de Martha Pachón

¿Cómo ves el futuro de la cerámica? ¿Cómo lo ves en Asia, o en Europa? ¿Crees que en Europa estamos avanzando o estamos retrocediendo? ¿Podemos competir con Asia?

Yo creo que en Europa están sucediendo dos cosas: uno, el viejo artista que produce piezas de gran calidad, pero que no tiene visión de futuro.  Con la técnica que ya domina no piensa en que puede hacer otras cosas mejores, repite las mismas piezas una y otra vez, porque le da seguridad, y hacer otras piezas le da miedo, entonces se queda en lo que ya conoce. Y dos: El recién llegado artista, que no domina ninguna técnica y hace cosas rápidas y ya se siente artista.  El público lo aplaude porque no hay otra cosa. Es un fenómeno muy triste que ocurran estas cosas. Porque uno no tiene la técnica y el otro la visión. En cambio en Canadá o Estados Unidos están dando pasos veloces, dan pasos gigantes.  En Japón  cuidan mucho la técnica y tienen visión de futuro, inventan técnicas nuevas que nosotros desconocemos en Europa, con cantidad de aparatos, laser o 3D. En Sudamérica comienzan a abrir los ojos a la cerámica, se están organizando los primeros simposios en Sao Pablo o en La Habana. Otro país que tenía bienales era Venezuela hasta que comenzaron los problemas políticos. Otros países como México o Colombia están haciendo trabajos artísticos, o Chile, y Argentina, pero tienen que dominar más la parte técnica, tienen muy buenas ideas pero falta lo otro.

¿Crees que podría ser por la escasa infraestructura y los elevados costes en inversión?

Sí, imagino que quizás esto se solucione, porque están saliendo artistas buenos de estos países, llegará un momento en que se encontrará una solución. Sí se ha llegado a solucionar en otros países aquí también, será cuando nosotras seamos viejitas entonces, no vamos a estar en la jugada.

A alguien que se está iniciando ahora en la cerámica, ¿Qué le recomendarías?

Que trabajé mucho.  Que tenga en cuenta que la cerámica es muy costosa, entonces, lo mejor será que la emplee bien, que trabaje limpio y técnicamente muy bien. No puedes pagar 50 euros por un pan (pella) de porcelana y luego hacer cosas banales. Debes viajar y ver que están haciendo otros, no te puedes quedar como la rana en el pozo, se evoluciona trabajando y viendo que pasa en el exterior.

Muchas gracias por esta charla y por compartir tu experiencia y tu sabiduría.

Cerámica de Martha Pachón

Fotos: Piezas de Martha Pachón, de diferentes épocas y series.

________________________________________________________________________________________________

Más información: Martha Pachón

________________________________________________________________________________________________

Se prohíbe el uso o reproducción del texto y las fotos. Infocerámica agradece a Martha Pachón, por su ayuda en la realización y edición de la entrevista. Las fotografías se publican con el permiso de su autor y queda prohibida su reproducción sin el permiso expreso del mismo.

________________________________________________________________________________________________

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder