¡Hola Cerámica 2020
Terracotta Biennal - La Bisbal d'Emporda 2020

Meissen. Locuras de porcelana

0

Cerámica de Meissen

Meissen – Locuras de porcelan. «Carlin assis», circa 1745. Porcelana. Alto, 10,8 cm. Colección privada. (Foto: Hugues Dubois.)Mil años después que en China, el primer objeto creado a partir de este material precioso vio la luz del día en Meissen (Alemania), a principios del siglo XVIII, después de muchos acontecimientos a veces increíbles y ciertamente dramáticos

«Meissen. Folies de Porcelaine – Tesoros escondidos de las colecciones suizas»

Hasta el mes de septiembre se puede visitar en el Museo Ariana, de Ginebra esta exposición que muestra los tesoros ocultos de las colecciones privadas del museo, además de un conjunto de grabados del Gabinete de artes gráficas de Ginebra.

La atención se centra en los inicios de la fábrica y sus principales protagonistas, como Böttger, Höroldt y Kändler. Veremos cómo, por pasión, avaricia u oportunismo, investigadores, artistas y nobles se embarcaron en la búsqueda de este grial: el descubrimiento del «oro blanco» de la porcelana, a riesgo de perder su fortuna y, a veces, incluso su cordura.

Las ocho colecciones suizas reunidas en esta exposición presentan la historia de la porcelana de Meissen. Aunque las selecciones y los puntos de vista pueden diferir radicalmente en ocasiones, siempre están respaldados por un requisito de calidad estética y científica. Esto es cierto aquí para todos y, especialmente, para Pierre Darier († 2018), quien demostró su profundo interés en el mundo de Meissen a través de la adquisición de piezas notables del Servicio «Cisne».

Este proyecto no solo se ha beneficiado del apoyo de coleccionistas privados, sino también del de dos museos suizos. El Historische Museum Basel y el Bernisches Historisches Museum, custodios de colecciones muy importantes.

Meissen, una pequeña ciudad fortificada a orillas del río Elba, fue el escenario de una de las mayores aventuras artísticas de Occidente: el descubrimiento de la porcelana. Deseada ardientemente por los gobernantes de la época y codiciada por toda la nobleza, la porcelana china fue el foco de un intenso interés. A pesar de su alto costo, la élite europea estaba desesperada por obtenerla.

Un deseo apremiante de resolver el misterio de su producción se hizo sentir cada vez más en nuestro continente, especialmente en Alemania. A principios del siglo XVIII, mil años después de China, los europeos finalmente lograron descubrir el secreto de este material precioso, translúcido, inmaculado, resistente al rayado por el acero y que posee un aura incomparable.

Augusto II, conocido como Augusto el Fuerte (1670-1733), Elector de Sajonia y Rey de Polonia, reinó sobre una de las tierras más desarrolladas artística y económicamente: El Sacro Imperio Romano. En 1700 comenzó a coleccionar porcelana oriental y soñó con producir este «oro blanco» dentro de su propio territorio. Deseaba calmar su propia «locura», aumentar su prestigio personal y también por razones comerciales, con la intención de atraer inversiones al corazón mismo de su reino.

El alquimista Johann Friedrich Böttger (1682-1719) afirmó haber encontrado el secreto de la piedra filosofal (para convertir los metales básicos en oro). Fue perseguido por dos soberanos conscientes del evidente potencial financiero, Federico I de Prusia y Augusto el Fuerte. Finalmente fue capturado por este último, quien lo mantuvo confinado. El problema fue cuando, lógicamente, se mostró incapaz de encontrar la legendaria fórmula. Solo sobrevivió debido a la intercesión de Walter von Tschirnhaus (1651-1708), erudito y asesor del Elector, quien tuvo la ingeniosa idea de redirigir la investigación del alquimista hacia el descubrimiento de la la porcelana, ese material tan querido por el soberano. Böttger trabajó durante años, en difíciles condiciones, tanto en Dresde como en Meissen. En 1708 logró imitar el gres rojo chino, para descubrir finalmente el codiciado secreto. En enero de 1710, Augusto el Fuerte anunció la creación, en Meissen, de la primera fábrica de porcelana.

La llegada de Johann Gregorius Höroldt (1696-1775) en 1720 marcó un punto de inflexión en la historia de la fábrica. Como pintor trabajó en Estrasburgo y en Viena, y puede ser considerado como el creador de la decoración pintada de la porcelana de Meissen. A los primeros diseños, influenciados por modelos orientales, siguieron otros de su propia invención, las famosas «Chinoiseries» («Chinerías») Inspiradas en una visión idealizada de China, estas tuvieron un gran éxito, y se utilizaron tanto en artículos de mesa como decorativos. Posteriormente surgieron motivos propiamente europeos en forma de paisajes, caza y temas pastoriles, paisajes marinos o escenas de galantería a la manera del pintor francés Jean-Antoine Watteau (1684-1721).

Johann Joachim Kändler (1706-1775) fue designado como el principal modelista de la fábrica en 1731. Escultor de formación, con un rico y vasto conocimiento cultural y un gran interés en la naturaleza, fue la figura clave en el desarrollo de las figuras de Meissen. En sus manos, todo un fabuloso universo surgió. A través de él, el espíritu del barroco, teatral, inventivo y lujoso, reinó en la fábrica.

Extracto del texto proporcionado por el Museo Ariana


Cerámica de Meissen

«Terrine» (Servicio del cisne), circa 1765‐1770. Porcelana, 54 × 33 cm. Colección Pierre y Deniz Darier. (Foto: Christian Mitko.)

Cerámica de Meissen

Tazón y plato, circa 1723-24. Porcelana, esmalte policromado y oro. Hans – Rudolf Christen – Colección Züst, Basilea. Historisches Museum Basel. (Foto: © Maurice Aeschimann.)

Cerámica de Meissen

Reloj con elefante, circa 1745. Porcelana de Meissen y bronce, 46 x 33,5 cm. Colección privada. (Foto: Christian Mitko, Munich.)

Cerámica de Meissen

Tazón y plato, circa 1735. Porcelana, esmaltes policromados, hilo dorado. Hans – Rudolf Christen. Colección Züst, Basilea. Historisches Museum Basel. (Foto: © Maurice Aeschimann.)

Cerámica de Meissen

Cafetera, circa 1735. Porcelana, esmaltes policromados. Hans – Rudolf Christen. Colección Züst, Basilea. Historisches Museum Basel. (Foto: © Maurice Aeschimann.)

Cerámica de Meissen

Bandeja (Servicio de cisnes), circa 1742-1743. Porcelana, 22 x 32,5 cm. Colección Pierre y Deniz Darier. (Foto: Christian Mitko.)

Cerámica de Meissen

Botella, circa 1725. Porcelana, Alto, 10,8 cm. Colección privada. (Foto: Maurice Aeschimann.)

Cerámica de Meissen

Jarrón, circa 1727. Porcelana. Alto, 38 cm. Colección Albert Kocher, Berna. Museo de historia de Berna. (Foto: Stefan Rebsamen.)

Cerámica de Meissen

Tetera, circa 1722-23. Porcelana. Alto, 11,8 cm. Hans – Rudolf Christen – Colección Züst, Basilea. Historisches Museum Basel. (Foto: Philipp Emmel, Basilea, Museo Historisches.)



Mensaje de Wladimir Vivas:

Si estás leyendo Infoceramica es gracias a que hay socias y socios que pagan una cuota anual. Piensa que por solo 25 euros al año puedes contribuir a que sea posible tener la única publicación digital que te ofrece diariamente noticias en castellano sobre el mundo de la cerámica artística.

Llama ahora al teléfono 639 22 23 40 y te atenderé personalmente.

Wladimir Vivas
Director de Infocerámica

Si quieres seguir leyendo artículos como este, apóyanos haciéndote socio de Infocerámica 

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder