Cerámica en tiempos de confinamiento

0

 Cerámica en tiempos de confinamiento

Quizá estos extraños tiempos nos permitan apreciar más el valor de algunas pequeñas cosas que forman nuestro día a día, también como ceramistas es posible que comprobemos la grandeza de algo tan humilde como trabajar el barro

En estos días de confinamiento hay pequeños actos que, aunque habitualmente pasemos por alto, en las extrañas circunstancias actuales se convierten en alegrías codiciadas: pasear al perro, caminar hasta la panadería o notar el calor del sol en la espalda. Esto es, pasear; sin prisa y sin rumbo.

“Declaro que una mañana, ya no sé exactamente a qué hora, como me vino en gana dar un paseo, me planté el sombrero en la cabeza, abandoné el cuarto de los escritos o de los espíritus, y bajé la escalera para salir a buen paso a la calle”. (*)

Esto escribía Robert Walser en el comienzo de su libro “El paseo”. Toda una declaración de principios, de los principios en los que basó su literatura, y hasta su vida. Un paseo en el que declara su amor por lo pequeño, por las pequeñas alegrías, los pequeños amores o las pequeñas discusiones. Un grito, aunque en voz baja, para no molestar, que declare que su poesía no necesita de grandes palabras ni retórica.

Todo esto lo pienso mientras amaso una escasa pella de barro en la mesa de la cocina; una pella que, además, cuido y reservo porque no me resultará fácil conseguir más arcilla. Y es que esta forma de hacer cerámica, pequeños platos con planchas y cuencos a pellizco, me devuelven en cierto modo algo que (al menos yo) parece que a menudo olvidamos, y es que hacer cerámica empieza de una forma tan sencilla como es dirigir la pasión y la concentración a algo tan humilde como el borde de una taza quede liso, que nos parezca que mañana nos resultará agradable apoyar los labios y beber.

Por supuesto también está el arte, los conceptos, las grandes obras. Las grandes palabras. Pero ¿por qué no disfrutar, aunque sea momentáneamente, del placer de hacer pequeñas piezas de cerámica, sin mayor sentido ni intención? 

O, volviendo una vez más a Robert Walser: “Silencio / No hablemos de grandeza / Uno se equivoca cada vez que usa palabras altisonantes.”

(*) Traducción de Carlos Fortea para Siruela, 1996.

________________________________________________________________________________________________

Mensaje de Wladimir Vivas:

Si estás leyendo Infoceramica es gracias a que hay socias y socios que pagan una cuota anual. Piensa que por solo 25 euros al año puedes contribuir a que sea posible tener la única publicación digital que te ofrece diariamente noticias en castellano sobre el mundo de la cerámica artística.

Llama ahora al teléfono 639 22 23 40 y te atenderé personalmente.

Wladimir Vivas
Director de Infocerámica

Si quieres seguir leyendo artículos como este, apóyanos haciéndote socio de Infocerámica 

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder