Terracotta Biennal - La Bisbal d'Emporda 2020

Jesse Magee, “Mutterboden”

0

Cerámica de Jesse Magee

En 2015 el artista alemán Jesse Magee realizó en la iglesia de Sankt Peter, un espacio artístico de la ciudad alemana de Colonia, la exposición titulada “Mutterboden”, que técnicamente se puede entender como cerámica aunque va más allá de la técnica

 Jesse Magee, el suelo como esencia de la “Madre Tierra”

Extracto del texto de Jens Gussek para la exposición “Mutterboden”

La idea de la Tierra como nuestro planeta azul probablemente solo existe desde la década de 1960 cuando los primeros cosmonautas (de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) y los primeros astronautas (de los Estados Unidos de América) rodearon la Tierra en sus naves espaciales. Antes de eso, el color de la tierra, si era relevante, dependía de dónde viviera. El espectro era limitado y probablemente fluctuaba entre tonos marrones y verdes.

El idioma alemán no discrimina entre la Tierra como planeta y la tierra sobre la que caminamos. El artista Jesse Magee si lo diferencia, nombrando su obra “Mutterboden” (en castellano sería algo como “Madre suelo”) y no “Muttererde” (en castellano: “Madre Tierra”). El significado puede ser el mismo y, sin embargo, “Mutterboden” es claramente más duro y pesado. La diferenciación radica en el término “Boden” que, cuando se habla de conflictos, se menciona repetida y fácilmente como empapado en sangre. El término “Mutterboden” se destaca principalmente por ser algo fértil. Hace referencia a la “Madre”, la criadora, la Madre Tierra, una deidad femenina antigua pero presente en muchas culturas. La vida humana fue hecha de arcilla, por lo que parece que el suelo es una metáfora de la humanidad misma.

El termino “Heimat” también hace referencia a “tierra madre”, pero su significado es más complicado: ha sido mal utilizado, tanto en el pasado como en el presente, para proteger, delimitar o incluso recuperar territorio. En cualquier caso, aquello sobre lo que caminamos es discutible: a veces está hormigonado y asfaltado, y se nos niega la sensación de la tierra; o es un patio de recreo o un campo, incluso alguna vez pudo ser el cráter de una bomba o una trinchera.

Este trabajo de Jesse Magee se centra en temas existenciales. La capa superficial del suelo es sinónimo de vida, ya que es un hábitat para innumerables organismos que trabajan juntos para crear algo nuevo. Jesse Magee toma esta tierra fértil y la cuece a 1.200 grados centígrados. La vida se vaporiza, dejando atrás una tierra terriblemente fascinante, que ya no se puede llamar así. Se ha creado algo que podría ser de cerámica o una representación del apocalipsis. Así se vería nuestro mundo si un par de personas presionan los botones apropiados. Ni siquiera habría tiempo suficiente para llamar a la madre. Ninguna sangre se hundiría en el suelo, y nadie, ya sea Astronauta o Cosmonauta, se referiría ya al planeta como “azul”.

“Mutterboden” es una llamada intelectual y estética al mundo, una llamada con los medios disponibles para los artistas. Aquí hay alguien que está preocupado. Aquí hay temores que preferimos suprimir, miedos que todavía están particularmente presentes en la ubicación de la exposición de Colonia, Alemania (*). Aparte de eso hay, una vez más, campos de batalla activos en Europa.

Jesse Magee vive y enseña en Höhr-Grenzhausen, una ciudad conformada más que ninguna otra en Alemania por una historia de 500 años de cerámica. Con estos cubos, esencialmente ha creado obras de cerámica que, ya sea intencionalmente o no, pueden interpretarse como un reconocimiento a esa cerámica histórica local.

La obra “Mutterboden” tiene una carga conceptual, pero es, ante todo, una escultura extraordinaria. Una obra de pensamiento material que cautiva por su simplicidad formal. No cita el minimalismo, pero en consecuencia descarta toda forma innecesaria. La superficie está flanqueada por superficies suaves y planas que parecen cortadas, como si se hubiera tomado una muestra geológica. La superficie podría representar un metro cuadrado de suelo y, al mismo tiempo, sugiere la vista de un amplio paisaje. Es un paisaje que parece un extracto. Aparentemente deshabitado, sigue siendo un paisaje espiritual lleno de amor, emoción y sentimientos cálidos para el mundo.

(*) Colonia fue una de las ciudades más afectadas por los bombardeos aliados durante la segunda Guerra Mundial, quedando totalmente arrasada después de recibir 34.711 toneladas de bombas en 262 bombardeos. (N. del T.)

Página web de Jesse Magee


El propio artista nos dice: “He hecho un total de ocho piezas grandes (aproximadamente 85 x 100 x 100 cm) y varias piezas algo más pequeñas en esta serie. Cada pieza grande está compuesta de aprox. 1,1 toneladas métricas de tierra vegetal (tierra, en alemán “Mutterboden”). No se agregaron otros materiales. La tierra se introdujo en un contenedor resistente al calor y se coció a 1.200 ˚C. El proceso de cocción duró 9 días por bloque (7 días de calentamiento, 2 días de enfriamiento). Durante la cocción, la tierra misma se fundió en parte.”

“Las primeras seis grandes obras fueron creadas en 2016 para una exposición en la Kunststation St. Peter Köln. Se crearon otras dos piezas grandes en 2018. Las piezas de 2018 se seleccionaron para el Premio Westerwald 2019, y las ocho piezas grandes se mostraron juntas en la exposición que acompañó al Premio.”


Cerámica de Jesse Magee Cerámica de Jesse Magee Cerámica de Jesse Magee Cerámica de Jesse Magee Cerámica de Jesse Magee Cerámica de Jesse Magee Cerámica de Jesse Magee Cerámica de Jesse Magee Cerámica de Jesse Magee Cerámica de Jesse Magee

Fotos: © Helge Articus 2019 y © J.J.Franken 2016. Las fotos son de las exposiciones en el Kunstraum am Limes, Hillscheid, Alemania y “Mutterboden”, en la Kunststation St. Peter, Cologne, Alemania.


Mensaje de Wladimir Vivas:

Si estás leyendo Infoceramica es gracias a que hay socias y socios que pagan una cuota anual. Piensa que por solo 25 euros al año puedes contribuir a que sea posible tener la única publicación digital que te ofrece diariamente noticias en castellano sobre el mundo de la cerámica artística.

Llama ahora al teléfono 639 22 23 40 y te atenderé personalmente.

Wladimir Vivas
Director de Infocerámica

 Si quieres seguir leyendo artículos como este, apóyanos haciéndote socio de Infocerámica 

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder