Ana Maria Asan. La dimensión sonora

0
Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. “Intrusion”, 2013, La Part du Feu Gallery, Bruselas, 2013. Detalle de la instalación. Porcelana, hilos de nylon. Dimensiones variables.

La ceramista de origen rumano Ana Maria Asan nos envía un largo e interesante artículo en el que, en primera persona, comparte sus proyectos de arte sonoro realizados con elementos cerámicos

 El proyecto “Sonores” en su décimo aniversario

Texto y fotos: Ana Maria Asan

Vivir un encuentro imprescindible con uno mismo a través de la experiencia sonora

Vivimos en un mundo lleno de sonido; el silencio absoluto no existe. Imaginado o real, el sonido es una constante en mi trabajo.

En un mundo abrumado por imágenes de todo tipo, la experiencia sonora puede traer, en mi opinión, introspección y asombro, incluso un encuentro imprescindible con uno mismo. Si durante el siglo XX la frontera entre sonido y ruido se ha abolido con la aparición de la musique concrete, todavía nos preguntamos dónde acaba exactamente la molestia del ruido, el ruido como malestar, y dónde empieza realmente la música. Por supuesto, deberíamos (re)definir qué es la música para cada generación. Desde hace ya ocho décadas, artistas de todo tipo han multiplicado las experiencias sonoras para dar a las personas la posibilidad de “abrir más los oídos”. Como artista, pertenezco a esta familia observadora y heterogénea, injustamente desconocida por personas ajenas a una determinada comunidad artística. Abrazando una u otra teoría, queda un hecho evidente: no somos iguales en cuanto a audición y escucha, ya se trate de aspectos relacionados con la salud (la morfología y fisiología del sistema auditivo) o de los relacionados con la educación, la cultura y los antecedentes históricos, la intención, la atención, las vivencias estéticas previas, el tiempo de escucha activa, la disponibilidad o la curiosidad; la lista podría ser aún más larga. Pero primero, debo situar la forma en que estamos considerando principalmente nuestra existencia: a nivel material, intelectual o espiritual. Como artista, me doy cuenta de lo difícil que es trabajar en el medio sonoro, porque nunca sé quién será exactamente “mi oyente”. Aunque en principio se pueda decir lo mismo de la imagen (la imagen en 2D, lo que comúnmente llamamos imagen, independientemente de su aspecto cinético); la educación que recibimos con el creciente bombardeo visual actual, nos impone la primacía de la vista. No significa que todos tengamos la misma cultura visual, incluso perteneciendo a la cultura europea, pero al menos las mismas referencias visuales empapadas de mitología grecorromana, tradición judeocristiana y, más recientemente, iconografía estadounidense que nos imponen las películas de cultura de masas y la publicidad. En resumen, en cuanto a la educación sonora y musical, de hecho somos diferentes unos de otros…

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. Proyecto “Sonores”, 2010-2020 (manipulación, grabación, proyecto en desarrollo)

Además de eso, el sonido exige una profunda implicación tanto del artista como del público. Se necesita tiempo para escuchar el sonido, no se puede poner en un pedestal o colgarlo en una pared y cuesta dinero transmitirlo “correctamente”. Una de las razones por las que mis composiciones no se pueden encontrar en la Web tiene que ver con la calidad del dispositivo de sonido que la gente suele tener, otra con la tendencia generalizada real de zapping. Por último, pero no menos importante, busco en mis instalaciones establecer una relación sutil y única entre el público, el espacio de exposición, lo que ve y lo que escucha cada persona. Solo un entorno favorable al pensamiento, donde la visión del artista se respete por completo, permite a las personas experimentar verdaderamente el arte, conocer a través de la obra de arte la mente y el alma del artista y reconocerlo como una persona reflexiva e importante en la sociedad. Tuve la oportunidad de exponer en este tipo de lugares y sigo agradecida a las personas que lo hicieron posible, a veces con poco presupuesto pero mostrando un gran corazón. También experimenté lo contrario y tuve que decir ¡No! Incluso hace muy poco, frente a una oferta para exponer mi arte cerámico en un contexto técnico entre impresiones 3D, instalaciones de video y sonido que inevitablemente lo fagocitarían.

Como artista sonoro y no solo ceramista, quería subrayar estos aspectos. ¡Hablemos ahora de cerámica!

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. Proyecto “Sonores”, 2010-2020 (manipulación, grabación, proyecto en desarrollo)

Nacimiento del proyecto y su “viaje” al mundo cerámico contemporáneo

En 2010 comencé a buscar la dimensión sonora de la cerámica y nacieron los primeros objetos del proyecto SONORES (una metonimia para Céramiques Sonores) en estrecha conexión con lo que realmente soy, como artista y como persona.
Recuerdo esa época como algo genial, porque, recién llegada de Rumanía e instalada en el mismo corazón de Europa, decidí estudiar arte. Empujada por una curiosidad innata y una verdadera sed de conocimiento, lo exploré todo. Gracias a diversos talleres y a la red belga de academias de arte, que permite a las personas estudiar y experimentar con diferentes disciplinas, trabajé duro y entré con éxito en el departamento de Cerámica de la ENSAV de la Cambre. La escuela, inspirada en la Bauhaus, tenía una buena reputación, estaba ubicada en un sitio encantador y ofrecía algunos cursos interesantes (especialmente dibujo de modelos en vivo, color, e historia de la cerámica asiática antigua), pero menos agradable fue descubrir el departamento de Cerámica en sí mismo: viejo, falto de aire y de perspectivas.

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. “Intrusion” (detalle), 2013. Le Studiolo, París, 2014. Porcelana.

La generosidad y la confianza que tuve y la impagable oportunidad de experimentar, gracias a mis profesores en la Universidad de Bucarest, quedó solo como una desiderata en ese nuevo contexto. Fuera del departamento de mi escuela, otros profesores, algunos amigos y la familia más cercana (¡estoy agradecida con todos ellos!) vieron en SONORES —el proyecto de cerámica recién nacido— una profunda implicación y un enfoque artístico personal que merecía ser alentado. Por suerte, su actitud ayudó a compensar las deficiencias pedagógicas y sociales de un pequeño grupo de personas que actuaban como miembros de un club privado, preocupados principalmente por su apariencia y por difundir anacrónicamente una determinada ideología. En esa atmósfera corrosiva, ninguno de mis colegas (¡en 2011, solo quedaban tres!) se quedó en el departamento de cerámica para una maestría. En mi caso, opté por volcarme hacia otros horizontes y cursar un Máster en Imagen Impresa en la Real Academia de Bellas Artes de Bruselas.

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. Proyecto “Sonores”, 2010-2020.  (Manipulación, grabación, proyecto en desarrollo)

Muy pronto, en 2013-2014, diferentes galerías de arte privadas en Bruselas y París quisieron mostrar mi trabajo y CICA (Concurso Internacional de Cerámica de l’Alcora) fue el primer evento internacional de cerámica que seleccionó una de las instalaciones del proyecto SONORES, Intrusión, para ser expuesta en España. ¡Sin duda, ese evento me conectó con España de una manera especial! En 2015, la instalación There Is No White Noise, Only Colorful Sound fue seleccionada y galardonada con una Mención de Honor en GICB, Corea del Sur. Intrusion se mostró en Ljubljana en el Museo Nacional de Eslovenia y el público de la NVK Triennial pudo descubrir la instalación Noisy Family 1 en el CODA Museum Apeldoorn, Países Bajos. Pocos meses después, tuve la inmensa sorpresa de ser uno de los finalistas de la Bienal de Cerámica de Taiwán y de ganar el premio ICMEA Gold FuLe Prize 2016, al pasar a formar parte de la colección FuLe International Museums, en China. Después de Icheon, New Taipei, Fuping y Beijing, el proyecto ha sido seleccionado en otros eventos internacionales en Italia y varias veces en Letonia, donde en 2018 Mark Rothko Art Center me invitó a una residencia de arte. Al final de la 2a Bienal de Cerámica de Letonia (parte de la gran celebración “Letonia 100”) tuvo lugar la inauguración de mis dos instalaciones, realizadas específicamente para esa localización, tituladas Memories From The Future: Exploring The Fortress As A Woman, que creé en relación con Daugavpils Fortaleza y su fascinante historia. Estos dos últimos años, otras instalaciones del proyecto SONORES obtuvieron reconocimiento en Croacia y Portugal y en 2019 concebí una nueva exposición individual en el sur de Francia.

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. “Sin título”, 2013. Gres, dispositivo sonoro. Dimensiones variables.

A quienes vibraron al unísono conmigo, apoyaron parcialmente mi arte o lo hicieron visible durante la última década, quisiera expresar mi más sincero agradecimiento. Esto también incluye a los editores de New Ceramics, La Ceramica Moderna & Antica, The Journal of Australian Ceramics e Infoceramica, quienes generosamente me contactaron para diferentes contribuciones. Como artista de cerámica belga con una fuerte visión de la cerámica contemporánea, deseaba aportar mi contribución a Ceramic Art Andenne 2021 presentando SONORES en su décimo aniversario en Bélgica, pero, incomprensiblemente, el evento adoptó una actitud autista.

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. “Noisy Family 1”, 2014. “Coda”. Museum Apeldoorn, Países Bajos, 2015. Gres, elementos Stoneware, piezas de electrodomésticos, dispositivo sonoso. 95 x 75 x 50 cm, Duración: 5’05’ minutos. Colección del artista.

El enfoque poético

A través de los objetos cerámicos e instalaciones sonoras pertenecientes al proyecto SONORES, intento orientar la mirada hacia un enfoque poético más que hacia uno de los dos polos de la creación cerámica tradicional: el utilitario o el decorativo. Si la forma de los objetos deriva de un vocabulario funcional, no les otorga ninguna utilidad. Los primeros se desviaron del diseño por el mero proceso de su fabricación (costuras visibles, bordes afilados y excrecencias) que los colocan más bien en una zona incierta, de alguna manera híbrida. ¿Orgánico o mecánico? En el caso de otros objetos del período temprano, esta eliminación fue subrayada por cocciones primitivas, que produjeron resultados visuales aleatorios y únicos. Sin embargo, la referencia al diseño sigue siendo obvia durante todos los pasos del proyecto.

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. “There Is No White Noise, Only Colourful Sound”, 2014. Dome Museum, FLICAM, China, 2016. Porcelana, gres, cuerdas, dispositivo sonoro. 160 x 150 x 50 cm. Duración: 6’47 minutos. Técnica mixta, mezcla de sonidos. Colección de FuLe international Ceramics Art Museum collection, Fuping, China.

La exploración sonora profunda e intuitiva de la cerámica asociada a la investigación de diferentes arcillas y formas constituyó el hilo conductor de todos estos años. Parcialmente tomadas del diseño, parcialmente de la naturaleza, pero siempre aerodinámicas, estas formas muestran una relación entre los objetos y el cuerpo: brazos, boca, manos … Pero no se conciben como instrumentos musicales (soy yo quien decide manejarlos frente al micrófono o, raramente, es el público, en el caso de algunas instalaciones específicas). A través de su sensualidad, mis cerámicas conducen a otra dimensión, la introspección, incluso la contemplación. Su potencial sonoro nos recuerda al alma humana. Lo tenga en cuenta o no, existe de todos modos. Inextricablemente ligado a la vida, el arte da testimonio de quién es el artista: cada sesión de grabación que hago se erige en el tiempo como una radiografía única de un momento preciso. En el proceso creativo, también determino los objetos sonoros que quiero componer, a partir de esta creciente biblioteca de sonidos de cerámica. El resultado no tiene nada que ver con la aleatoriedad, ¡tan querida por el discurso artístico actual! Al mismo tiempo, está construido e impulsado por la inspiración. Untitled, 2011 y There Is No White Noise Only Colorful Sound, 2015, que se convirtió con el tiempo en una Serie, tienen este enfoque. Untitled, 2013, investiga la relación entre la cerámica como objeto amplificador y Arte versus Diseño. Noisy Family 1, 2014 y Noisy Family 2, 2020 combinan sonidos cerámicos con sonido amplificado resultante del manejo de otros elementos (en estas dos instalaciones los objetos cerámicos se realzan con elementos provenientes de electrodomésticos cotidianos, pero completamente vacíos de su funcionalidad ). Son objetos dadaístas, una alusión al absurdo de los elementos que invaden cada día más nuestro espacio vital. Si el resultado visual puede hacer sonreír, la sorpresa llega a través de los auriculares porque la composición sonora revela la riqueza inesperada de los sonidos llevándonos hacia una zona poética más profunda. Como mencioné antes, la relación entre lo que se ve y lo que se oye ocupa un lugar central en mi arte porque opera de una manera sutil y única para cada persona. Por último, pero no menos importante, el camino seguido por Resonances, 2018, una instalación especial en realizada para una localización específica, que pertenece a mi exposición individual Memories From The Future: Exploring The Fortress As A Woman que creé para Nicolas Gate, en la fortaleza Daugavpils en Letonia, es algo diferente: la exploración de la relación entre los objetos cerámicos y la arquitectura, especialmente su acústica, así como la captura del deseo natural del público de tocar, de interactuar con los objetos de arte, incluso con el riesgo de dañarlos.

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. “There Is No White Noise, Only Colourful Sound”, 2014. Porcelana, gres, cuerdas, dispositivo sonoro. 160 x 150 x 50 cm. Duración: 6’47 minutos. Técnica mixta, mezcla de sonidos. Colección de FuLe international Ceramics Art Museum collection, Fuping, China.

En menos de diez años, el proyecto se convirtió en un edificio complejo con diferentes niveles intrínsecamente vinculados. Todos sabemos que las diferentes culturas del mundo crearon instrumentos musicales de cerámica. Algunos estudiantes y, sorprendentemente, algunos ceramistas que descubrieron el poder y el potencial del proyecto SONORES a través de catálogos de arte o en eventos internacionales, intentaron seguir mis pasos estos últimos años, pero nunca fueron más allá de la fabricación o ejecución de instrumentos musicales artesanales de arcilla. Como se mencionó anteriormente, los objetos SONORES no son instrumentos musicales. ¡Son inútiles! Buscar la dimensión sonora de las arcillas cocidas está en conexión con lo que realmente soy: desde hace mucho tiempo, ver con los ojos físicos no me basta para aprehender el mundo. Es fundamental mencionar que el proyecto SONORES comenzó en un momento clave de mi vida (2010-2011) que asocio con una forma de vida espiritual más profunda. En este contexto, la cerámica y su sonido no pueden ser una tendencia; la evidente materialidad de la arcilla y la aparente inmaterialidad del sonido me intrigan. Todos estos años, a través de muchos experimentos y el trabajo con software específico, me di cuenta de que el sonido tiene su propia materialidad, lo que los compositores de música concretos han explorado durante décadas. Si el sonido es tan material, entonces la arcilla que utilizo podría volverse cada vez más “etérea”. Esto podría explicar parcialmente la fragilidad que caracteriza a algunas de mis cerámicas.

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. “Respiro”, 2016. Porcelana, parcialmente esmaltada. 65 x 70 x 55 mm.

Todo el proyecto fue concebido como una obra en evolución, abierta a nuevas posibilidades, en un proceso perpetuo de cuestionarme a mí misma y al público. Sin querer usar palabras altisonantes, es una forma de autoconocimiento. Desde mi primera exposición, el resultado fue fantástico: la gente empezó a hablar de forma espontánea sobre sus recuerdos, sus sentimientos, su imaginación mientras escuchaba las “composiciones”. Algunos incluso volvieron a ver y escuchar una y otra vez … Esto consolidó mi convicción de que el sonido tiene el mismo papel desencadenante que la magdalena de Marcel Proust. A partir de esta amplia experiencia nacieron mi primer cortometraje —Lo que ves no es lo que ves, sino lo que eres— y las conferencias sobre cerámica y sonido, percepción y memoria. Esta exploración viva e ininterrumpida de la cerámica y su dimensión sonora sitúa mi trabajo en el campo del arte contemporáneo tanto como arte sonoro (música acústica experimental) como cerámica contemporánea (instalación y escultura).

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. “Twisted Ceramics”, 2011. Double Hôtel De Bodt, Bruselas, 2011. Instalación (detalle). Gres, dimensiones variables.

Para cerrar este artículo, me gustaría presentarles a los lectores de Infoceramica algunos otros proyectos de arte desarrollados durante estos últimos años: Respiro, mi taza de expreso, presentada en Italia desde 2016 hasta ahora por el curador Rolando Giovannini bajo el título Espresso and Cappuccino Cups, una colección de tazas de café diseñadas por artistas, arquitectos y diseñadores internacionales; Twisted Ceramics, un proyecto compuesto por varias instalaciones cerámicas y video, creado en conexión con la arquitectura del Double Hôtel de Bodt en Bruselas; Precaire Serie, esculturas de vidrio expuestas como instalación en Bruselas también en la Galería y Restauración de Arte Jean-Philippe Braam en 2013; La fragilidad insoportable del Sueño, un objeto de vidrio seleccionado y presentado por Miniartextil en Como, Italia, Montrouge y París, Francia, en 2016-2017; Silent Seed, una instalación de cerámica y sonido expuesta en 2019 en la Office de Tourisme du Massif des Costes en Pélissanne, Francia, o Sin título, de Torride, un proyecto fotográfico y efímero de land art, realizado en el sur de Francia a finales del verano de 2019.

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. “L’insoutenable fragilité du Rêve”, 2016. Le Beffroi, Montrouge, Francia, 2017 (vista de la exposición). Cristal, 18 x 12 x 12 cm.

Como mi trabajo siempre encontró aprecio y entusiasmo, sería genial trabajar en el futuro con colaboradores artísticos españoles, tanto en relación con este décimo aniversario como con otros motivos. En cualquier caso, conocer una nueva audiencia en el mundo sigue siendo esencial para mí.

Cerámica de Ana Maria Asan

Ana Maria Asan. “Sin título” (de “Torride”, proyecto fotográfico y efímero de land art), 2019. Sur de Francia.



www.sonores.be

Contacto: www.sonores.be/contact.html


 © de los textos y fotos, Ana Maria Asan, 2020

Reservados todos los derechos. No se permite la reproducción total o parcial de esta obra, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio (electrónico, mecánico, fotocopia, grabación u otros) sin autorización previa y por escrito de los titulares del copyright. La infracción de dichos derechos puede constituir un delito contra la propiedad intelectual. 


Mensaje de Wladimir Vivas:

Si estás leyendo Infoceramica es gracias a que hay socias y socios que pagan una cuota anual. Piensa que por solo 25 euros al año puedes contribuir a que sea posible tener la única publicación digital que te ofrece diariamente noticias en castellano sobre el mundo de la cerámica artística.

Llama ahora al teléfono 639 22 23 40 y te atenderé personalmente.

Wladimir Vivas
Director de Infocerámica

 Si quieres seguir leyendo artículos como este, apóyanos haciéndote socio de Infocerámica 

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder