Exposición “Haitzaren Gibeletik”, de Zigor García

0
Cerámica de Zigor García

Instalación “Erentzin”

Hasta el 13 de diciembre se podrá visitar en la Fundación Cristina Enea, de San Sebastián, la exposición “Haitzaren Gibeletik”, del artista vasco Zigor Garcia. Además, esta muestra se puede visitar también de forma virtual

“Compartiendo bocado”

Texto de Ismael Manterola Ispizua

Aunque las vanguardias de principios del siglo XX plantearon diferentes actitudes artísticas que se alejaban de la tradición, no tuvieron tiempo para profundizar en ellas. A partir de la década de los años 60 del mismo siglo, algunos artistas tomaron el relevo de las vanguardias y exploraron las posibilidades experimentales del arte para sorpresa, y en ocasiones escándalo, de su entorno. Algunos artistas de los 60 dieron gran importancia al espacio y al tiempo, y entre las iniciativas innovadoras estaría el arte a través de la experiencia, como complemento al objeto obtenido por medio de un trabajo físico e intelectual. El arte no es, ocurre, fue el lema de muchos artistas. Entre estas experiencias innovadoras, algunos artistas quisieron unirse a la naturaleza y para ello recuperaron el método clásico del recorrido para profundizar en el conocimiento del medio y, sobre todo, equilibrar la modernidad urbana con las enseñanzas de la naturaleza. A algunas tendencias influidas por todo ello se las llamó Land art, aunque haya tantas experiencias y actitudes distintas como artistas. Integrar el arte en la naturaleza, unirse a la naturaleza o sacar las obras de arte de la sala de exposiciones a la naturaleza, fueron algunas de las intenciones de aquellos artistas. Para ello, realizar itinerarios, es decir, una experiencia directa con la naturaleza, fue uno de los ejercicios más utilizados. Además, el Land Art coincidió con el despertar de la conciencia ecologista de aquellos años.

Cerámica de Zigor García

Sala 1 de la exposición

El ecologismo tuvo gran fuerza en Euskal Herria en la década de los 70, sobre todo en relación con el movimiento antinuclear; el logotipo antinuclear diseñado por Chillida y las poxpolinas pintadas por Ameztoi en un cuadro con la central de Lemoiz al fondo, demuestran la influencia del movimiento ecologista en el arte de aquella época. Sin embargo, y sorprendentemente, los procedimientos utilizados por el Land art han sido raramente utilizados en el arte del País Vasco, aunque entre nosotros han existido condiciones propicias para ello. Por un lado, la gran afición al montañismo que ha vivido el País Vasco ha sido más fuerte que en cualquier otro lugar, basta con dar una vuelta por el monte para encontramos con gente equipada para subir al Everest. Por otro lado, en los últimos años la conciencia ecológica ha resurgido con motivo de la emergencia climática, aunque las posturas contrarias a las grandes infraestructuras no han sido muy multitudinarias. Por último, se puede decir que las brasas del arte comprometido, que provenía de los años 70, no se habían extinguido por completo.

Cerámica de Zigor García

Instalación “Turruya”

Todos estos ingredientes parecen haberse fusionado en el trabajo de Zigor García. La curiosidad surgida de una preocupación ecológica ha impulsado al artista a conocer un lugar que se encontraba en peligro. El pasaitarra que no se consideraba artista decidió acercarse la ladera del monte Jaizkibel donde se proyectó un salvaje y descabellado puerto exterior de Pasajes, antes de que desapareciera un ecosistema singular y poco conocido. Pero, el joven no tan joven que estudió sin demasiada convicción Bellas Artes y que durante tantos años miró con desconfianza el mundo del arte contemporáneo, decidió que el arte era una vía adecuada para expresar y compartir sus inquietudes, desasosiego y rabia ante la brutal amenaza.

Cerámica de Zigor García

Instalación “Ibilbideak”

Así, emprendió unos itinerarios por las calas de Jaizkibel para conocer de primera mano lo que estaba en peligro. El arte no sólo es acción, sino también una vivencia. Aparte de mirar, hay que pisar la naturaleza, atravesarla, olerla, saborearla, tocarla, sudarla, mojarla y reflexionar. Todos sabemos que en el arte tradicional dominaba la interpretación visual de la realidad, pero el siglo XX propuso otras posibilidades para el conocimiento, de las que Zigor García se ha servido.

Cerámica de Zigor García

Instalación “Gaztarrotz”

Gaztarrotz, Erentzin, Turruya, Gran Canto, etc. son lugares que seguramente han sido recorridos por mucha gente, pero que Zigor García quería atrapar por medio un conjunto de ejercicios artísticos para poder asimilarlos y compartir con nosotros esa experiencia: a través de los frottages ha registrado los agujeros producidos por la caricia del viento y del mar en la arenisca, mediante esmaltes coloridos nos ha traído a la sala de exposiciones el universo de los pozos llenos de agua y vida de las rocas, ha representado los declives del camino en placas cerámicas o recipientes con forma de cabeza donde dibuja el mapa de sus recorridos.

Cerámica de Zigor García

Instalación “Gran Canto”

Precisamente el autor parece considerar la cerámica como el recurso más adecuado para capturar la experiencia vivida en sus paseos. Zigor García es una persona que conoce bien las técnicas de la cerámica, pero sus reiteradas visitas al lugar han dado vida a ese conocimiento técnico. Puesto que el componente de la cerámica es el barro, quizá sea el material más adecuado para hablar del paisaje. Además, considerando que en la técnica de la cerámica la mano tiene gran importancia, puede ser lo más apropiada para entender lo que se ha visto. El hacer -que a menudo ha sido rechazado por el arte basado en el concepto- puede ser una manera de reflexionar en el camino hacia el conocimiento. Como la realidad está compuesta de formas (y no solo de imágenes), el creador crea formas para recomponer, reconstruir, representar la experiencia recogida en el paisaje. El trozo de arcilla colocado sobre el torno no toma forma hasta que se ponen las manos encima. La habilidad de la mano y la rueda que le da vueltas, son capaces de convertir el bloque de arcilla informe, en forma. Como ocurrió en los procesos geológicos de hace mil millones de años, el fuego del horno convertirá la arcilla en piedra y será el inicio de una evolución ininterrumpida para el cambio en el paisaje; más tarde vendrán el agua y el viento a darle forma. Estos ejercicios de manos y fuego nos hacen comprender mejor la información recogida en nuestras rutas montañeras, nos hacen comprender la experiencia tridimensional de lo vivido; en ese momento el artista comprende el lugar que le rodea y que casi no ha hecho más que ver, y así es capaz de asimilar la naturaleza. Esto le dará una ventaja enorme para opinar sobre el entorno y hacer frente a proyectos extraños que suponen una amenaza, y al mismo tiempo, para transmitirnos perfectamente la experiencia que ha vivido y por qué es tan importante conservar esos lugares lo mejor posible.

Cerámica de Zigor García

Instalación “Erentzin”

De la misma manera que el proceso de transformación ha convertido la arcilla en cerámica -la materia en obra de arte- el artista percibirá la vivencia del lugar, y cuando el artista haya llevado a la sala de exposiciones la transformación que ha vivido en el proceso, más que ofrecer al espectador su experiencia, le ofrecerá la experiencia de la naturaleza o del lugar para ser compartida, como se comparte la comida llevada por cada excursionista en las rutas de montaña.

Texto en euskera  Ir a exposición virtual

 


Más información: Zigor García en Infocerámica

________________________________________________________________________________________________

Cristina Enea Fundazioa
Mandasko Dukearen pasealekua, 66
20012 Donostia / San Sebastián (Guipúzcoa)

 Tel. 943 453 526
Email:  cristinaenea@donostia.eus
Web:
 www.cristinaenea.eus

________________________________________________________________________________________________

Se prohíbe el uso de texto y las imágenes de este artículo, que se publican en Infoceramica exclusivamente para la promoción de la exposición, queda prohibida su reproducción sin permiso expreso. Infoceramica agradece a Zigor García por la ayuda para la realización de este reportaje.

Mensaje de Wladimir Vivas:

Si estás leyendo Infoceramica es gracias a que hay socias y socios que pagan una cuota anual. Piensa que por solo 25 euros al año puedes contribuir a que sea posible tener la única publicación digital que te ofrece diariamente noticias en castellano sobre el mundo de la cerámica artística.

Llama ahora al teléfono 639 22 23 40 y te atenderé personalmente.

Wladimir Vivas
Director de Infocerámica

 

 

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder