Estrenando horno de leña

5

Cocción de cerámica en horno de leña

Estrenar un nuevo horno siempre es excitante, puedes sentir, una vez más, la emoción de las primeras veces; es posible que más adelante la comunión sea total pero todavía hay muchos secretos que descubrir

 “Presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad”

Wladimir Vivas

Y sí, estoy hablando de hornos de cerámica, aunque, por qué no decirlo, la sensación es similar a otros inicios de relacion. También hay que asumir la inexperiencia de los primeros encuentros, extasiarse con las sorpresas y dejar que los sentimientos y la intuición tomen en ocasiones el mando.

Esto, si hablamos de un horno eléctrico puede parecer una exageración, y quizá lo sea. Si el nuevo horno es de gas, habrá necesidad de experimentar más hasta conocerlo. Pero si el horno es de leña y, más aún si es un diseño no probado antes, la sensación de estar iniciando una aventura se mezcla con el nerviosismo: ¿funcionará?, ¿alcanzará la temperatura deseada? ¿igualará la temperatura en todo el horno? ¿será docil o ingobernable? ¿consumira mucho o poco?

El momento de dar respuesta a esas preguntas generalmente suele ser el final de un largo viaje, de mucho trabajo e ilusiones. En este caso, cuando empecé, hace más de un año, a pensar en construir un horno anagama, tenía muy presente que el diseño tradicional de este tipo de hornos no sería muy práctico para mí. Al construir un horno anagama tienes dos posibilidades: o lo haces lo suficientemente grande como para meterte dentro con comodidad para cargar y descargar o, si decides hacerlo más pequeño, te puedes encontrar con que esa carga y descarga sea extremadamente incómoda.

Para mí, un horno grande, de más de un metro cúbico, resultaría poco práctico, por lo que debía tratar de encontrar un diseño más pequeño y cómodo. Mi solución ha sido hacer un horno, de tipo anagama, pero muy estrecho y largo, y que me ofrezca la posibilidad de quitar la”tapa” superior para cargar y descargar más facilmente. Para llegar a esta conclusión hubo un hecho decisivo: que ya contaba con placas de refractario que me servirían de tapa extraible del horno. Si no las hubiera tenido quizá el diseño habría sido otro. Pero es que esta es otra de las claves cuando diseñas hornos de este tipo: tratar de aprovechar los materiales a los que tienes acceso, ya sea de segunda mano o restos de otros hornos.

Diseñar un horno de leña no suele hacerse con cálculos de ingeniería, normalmente nos basamos en la experiencia y en la lógica, las proporciones deben tener sentido y, si es posible, hay que montar el horno en “modo prueba”, de tal forma que si no funciona correctamente puedas hacer las correcciones precisas. Este horno todavía lo considero en pruebas (si os fijais en la foto veréis que no tiene todavía una armadura de hierro, de hecho, no hay ni un solo ladrillo pegado con cemento).

Sin embargo, en las tres cocciones que hemos hecho los resultados han sido cada vez mejores, no hay problema en alcanzar los 1.300 °C y la temperatura está igualada en los tres metros de longitud del horno, también se puede observar que, debido a la forma, tan estrecha y larga, la ceniza viaja sin problemas desde la cámara de combustión hasta todos los rincones del horno. También otros detalles más técnicos y sin duda importantes: es fácil controlar la atmósfera, modulando la reducción como necesitemos, no es demasiado humeante y, si es necesario, se puede mantener la temperatura durante horas, con un mínimo gasto de combustible.

Ha llegado pues el momento de hacer la versión definitiva. Después habrá todavía un periodo en el que aprender los secretos del horno. Pero sin duda es un gran comienzo ver que todo, o casi todo, funciona como debe.

Es ahora cuando se puede empezar a pensar que este es el comienzo de una larga amistad.


Cocción de cerámica en horno de leña

Sacando “testigos” al final de la cocción.

Cocción de cerámica en horno de leña

Prinicpio de la cocción

Cocción de cerámica en horno de leña

Trabajando durante toda la noche

Cocción de cerámica en horno de leña

A mediados de la cocción se puede observar como las cenizas van cubriendo las piezas

Cocción de cerámica en horno de leña

y, por fin, ¡los resultados!

Cocción de cerámica en horno de leña

Piezas de César Torres, Ícaro Maiterena y Wladimir Vivas

Cerámica de Wladimir Vivas

Wladimir Vivas. Gres y cenizas naturales de la cocción.

Cerámica de Wladimir Vivas

Wladimir Vivas. Gres sin esmalte y cenizas naturales de la cocción.

Cerámica de Wladimir Vivas

Wladimir Vivas.

Cerámica de Wladimir Vivas

Wladimir Vivas. Gres esmaltado solo en el interior con esmalte de cenizas.

Cerámica de Wladimir Vivas

Wladimir Vivas. Gres sin esmalte y cenizas naturales de la cocción.

Cerámica de Wladimir Vivas

Wladimir Vivas. Gres y engobe de porcelana con esmalte “Nuka” en el interior.

Cerámica de Wladimir Vivas

Wladimir Vivas. “Guinomi”, gres y esmalte shino en el interior.

Cerámica de Wladimir Vivas

Wladimir Vivas. Gres sin esmalte.

Cerámica de Wladimir Vivas

Wladimir Vivas. Gres y esmalte “Shino”


 Queda prohibida la reproducción total o parcial de este artículos por cualquier medio electrónico o mecánico sin autorización por escrito de la empresa editorial


Mensaje de Wladimir Vivas:

Si estás leyendo Infoceramica es gracias a que hay socias y socios que pagan una cuota anual. Piensa que por solo 25 euros al año puedes contribuir a que sea posible tener la única publicación digital que te ofrece diariamente noticias en castellano sobre el mundo de la cerámica artística.

Llama ahora al teléfono 639 22 23 40 y te atenderé personalmente.

Wladimir Vivas
Director de Infocerámica

 Si quieres seguir leyendo artículos como este, apóyanos haciéndote socio de Infocerámica 


 

Print Friendly, PDF & Email
Share.

5 comentarios

  1. Carlos Ovando on

    Hola hermoso horno. Que medidas tiene ese horno?
    Saludos y felicitaciones
    Desde San Carlos. Mendoza. Argentina

  2. Angel M. Ramos on

    Hola Vladimir.Leo con mucho interes tu articulo sobre los hornos de leña.Ya conoces mi pasión por la tecnologia en todos sus aspectos.Pero NO,no va por ahí.Creo que donde has puesto el dedo en el horno(perdón,en la llaga) es cuando lo abordas como EXPERIENCIA,como experiencia personal,UNICA y “transferible” que te engranda como individuo,individuo que eres quieras o no y desde ahí,compartir con los demás,pues sinó tienes o tienes poco,poco puedes compartir.A mi parecer,ahí queda un bonito camino abierto y tú lo decides.Gracias..Angel Ramos

    • Infocerámica on

      Hola Juan, en otoño esperamos poder hacer cocciones “en abierto” y otras modalidadwes para que pueda participar quien lo desee. Gracias por tu interés.

Reply To Angel M. Ramos Cancel Reply