Maternasis en la obra de Parvine Curie

0
Escultura cerámica de Parvine Curie

«Mère», 1959. Gres sin esmaltar.

Con el titulo Maternasis, el Museu Nacional d’Art de Cataluña (Barcelona) expuso el pasado año algunas de las últimas adquisiciones relacionadas con el Arte de Postguerra. Se han incluido obras de artistas femeninas: Mari Chordà, Roser Bru, Parvine Curie y Núria Pompeia, quien en 1967 publicó un libro con el nombre mencionado en el titulo de la exposición

Maternasis y Parvine Curie

Carmen Riu de Martín
Asociación de Críticos de Arte

El tema que impera en esta muestra es el relacionado con el embarazo  y el periodo de gestación, además la institución ha tratado de recoger obra de varias artistas que han tenido un escaso reconocimiento y cuyo trabajo repercutió poco en su época, si bien algunas desarrollaron una amplia tarea, como la ilustradora Núria Pompeia.

De las artistas mencionadas, nos interesa la obra de la escultora francesa de orígen iraní Parvine Curie (nacida en Nancy, 1936). Esta vivió en Cataluña en los años 50 y se sintió atraída por el arte románico catalán.  Durante aquel período su nombre era Arlette Martí, pues se hallaba casada con el escultor catalán Marcel Martí y las obras que se podían observar en la muestra se hallan relacionadas con la etapa de la concepción y nacimiento de su hijo en 1960. Sus esculturas se basaban en aspectos biográficos, humanos y también existenciales (un tipo de planteamientos muy propios de la filosofía existencialista y fenomenológica). El tema de la maternidad apareció con frecuencia en su trabajo de los años 50, con formas de carácter primitivista. Algunas de sus piezas se basan en tótems y vírgenes, si bien con una clara alusión a la fertilidad. Entre sus títulos encontramos: Madre ciudadela, Madre Fortaleza, Madre de Sant Pere de Roda, Madre puerta, etc.

Las tres esculturas que se podían observar habían sido realizadas con gres, y algunos ejemplares llevaban una cobertura de esmalte. Recordaban a las diosas y a las madres, destacando la importancia de su papel en la vida y en el arte. Se habían realizado en 1959, durante su periodo de embarazo. En una de ellas se podía observar el cuerpo del niño y unos trazos que recuerdan las esculturas antiguas. Por consiguiente, Parvine creaba una simbiosis entre los caracteres propios del arte primitivo y los rasgos simples que impregnaban las obras de las segundas vanguardias artísticas, con alusiones al repertorio de la Comedia del Arte de los siglos XVIII y XIX.

Sus primeras esculturas son de 1957, momento en el cual estableció un estudio-taller en Barcelona, después de haber visitado España en sucesivas ocasiones. También fue en el Instituto Francés de Barcelona donde realizó su primera exposición individual (1960).

Cabe señalar, que Parvine Curie no solo ha elaborado esculturas con barro, sino con otros materiales como la madera o el metal. A partir de 1970, tuvo un estudio en la Cité Internationale des Arts (Paris).  Su obra ha sido subastada y presentada en diversas exposiciones en Francia, como por ejemplo en el Centre Pompidou de París. A pesar de no ser una autora conocida para el gran público, ha adquirido allí un cierto reconocimiento. Como bien sabemos, todavía en la actualidad las obras escultóricas realizadas por mujeres no gozan de la misma relevancia ni valor, sino que tienden a asociarse a las tareas de manualidades. La carencia de obra femenina en el Museo ha sido compensada con estas nuevas adquisiciones.

Este texto debería haberse publicado en al número 163 de Revista Cerámica.


Escultura cerámica de Parvine Curie

«Déesse», 1959. Gres esmaltado.

Escultura cerámica de Parvine Curie

«Mère (L’attente de l’enfant)», 1959. Gres esmaltado.


Más información:

www.museunacional.cat


Si quieres seguir leyendo artículos como este, apóyanos haciéndote socio de Infocerámica  


Print Friendly, PDF & Email
Share.

Leave A Reply