Residencias artísticas en Cogorderos - León

Joey Quiñones

by Infocerámica

“Dorotea”, 2021. Terracota, pintura, conchas de cauri, flores de seda. 91,5 × 61 × 22,9 cm. (Crédito de la foto: Destini Ross.)

La autora nos introduce en primera persona en su propia realidad como artista comprometida con la memoria y la historia que configuran la realidad actual de las personas, especialmente en un mundo en el que la multiculturalidad empieza a ser la norma 

Joey Quiñones: raza, clase, género y sexualidad

Joey Quiñones

“Me interesaba crear formas híbridas que fueran a la vez familiares y extrañas”

Creo esculturas figurativas, a menudo a gran escala, como forma de explorar cuestiones de raza, clase, género y sexualidad.  Mi trabajo pone de relieve cómo nuestro compromiso con estos conceptos está muy ritualizado y a menudo no se examina. Al yuxtaponer objetos para el hogar con investigaciones históricas de archivo, pido a los espectadores que piensen en cómo las narrativas de lo doméstico, la familia y la feminidad se ven complicadas por una historia de esclavitud, trabajo robado y racismo, especialmente en Estados Unidos y el Caribe. Trabajo con muchos materiales, pero considero que las fibras y la cerámica son fundamentales para mi proceso y mi pensamiento debido a su larga historia y tradiciones estéticas en lugares como África Occidental, España y América.

Topsy Turvy

Debido a mis antecedentes en la cultura material estadounidense, me obsesioné con la muñeca Topsy Turvy. Una creación del siglo XIX y llamada así por la niña negra de La cabaña del tío Tom. La muñeca consistía en una cabeza y un torso negros conectados a una cabeza y un torso blancos. Normalmente, había que darle la vuelta a la muñeca y colocar la falda sobre la cabeza de uno de los lados para descubrir el otro. La muñeca Topsy turvy como forma me llenó de preguntas: ¿representan estas muñecas el miedo y la realidad de la mezcla racial y los cuerpos mestizos? ¿Apuntan a la interconexión y codependencia de las mujeres negras y blancas o ponen de relieve las estructuras de poder que limitan a ambas? La muñeca topsy Turvy como figura mostraba la ansiedad racial de una sociedad dividida por razas y, sin embargo, dependiente de la cooperación racial en Estados Unidos.

Me interesaba crear formas híbridas que fueran a la vez familiares y extrañas. Fundamentalmente, lo inquietante, o la sensación de inquietud, tiene que ver con “una ansiedad sobre la estabilidad de aquellas personas, lugares y cosas en las que hemos depositado nuestra más profunda confianza, y nuestro propio sentido de identidad y pertenencia” (“Master’s Review” ). “Sugar Baby” es una muñeca de porcelana moldeada con cabeza y brazos blancos y dos brazos negros en lugar de las piernas de la figura. La muñeca está rellena y lleva un gorro y un vestido de algodón. La muñeca está tumbada en una cuna llena de azúcar. La pose de la figura se basa en fotografías post mortem del siglo XIX. La figura pide al espectador que considere la relación entre una infancia blanca idealizada y nostálgica sostenida por el trabajo negro. ¿Quién puede ser niño o tener una infancia en una sociedad moldeada por la esclavitud? Después de un tiempo me di cuenta de que cada vez sentía más curiosidad por saber cómo sería la forma de la muñeca si fuera a reflejar una identidad como la mía. Esta pieza, “De Colores”, funciona como una muñeca Topsy Turvy autobiográfica. En “De Colores”, seis cabezas de muñeca están moldeadas en porcelana y dispuestas en línea de piel clara a piel oscura, con la muñeca más clara mirando primero hacia delante y las siguientes hacia atrás. A las figuras se les asigna un término puertorriqueño para el color de la piel: Blanca, Morena, India, Trigueña, Prieta y Negra. La pieza se llama “De Colores” por una canción popular en español que celebra todos los “colores” de la naturaleza y la sociedad. Aunque la canción representa un ideal latinoamericano, la realidad es que no todos los colores se celebran por igual ni de la misma manera. En mi familia existía una jerarquía racial, en la que se alababa la blancura y los rasgos casi blancos, y los rasgos negros eran, en el mejor de los casos, motivo de vergüenza o un problema que podía resolverse alisándose el pelo, con cremas blanqueadoras de la piel o evitando por completo el sol. Sin embargo, cuando se trata de raza, el contexto lo es todo. Dentro de mi círculo familiar, se me consideraba Trigueña o Prieta, y Negra para otras personas de mi barrio que no eran tan “educadas” como los miembros de mi familia. Para mi ex suegra dominicana yo era una india con “buen” pelo, y para muchos de mis amigos afroamericanos, era una chica negra de piel clara. En algún momento me han llamado de todos los tonos de marrón, pero en última instancia todo el sistema de clasificación del color se basa en ideas supremacistas blancas.

Para mi tesis de maestría, volví a la figura de la muñeca Topsy Turvy como forma de explorar las contradicciones internas de una identidad queer y afro-latinx. Quería crear una obra que cuestionara la historia de lo que significa ser ambas cosas y ninguna, en términos de raza, clase, género y sexualidad.  En cuanto al proceso, la fabricación de moldes se convirtió en una expresión del deseo de rellenar los espacios en blanco de mi historia. Un molde crea una copia y un original. Y, en última instancia, un molde se hace cuando se vierte un líquido en una cavidad y se deja endurecer. El resultado es un objeto sólido en la superficie y hueco en el interior, una metáfora adecuada de la búsqueda imposible de la identidad.

La fabricación de moldes también permite una repetición aparentemente infinita de la forma.  Hice moldes, luego moldes de las partes del cuerpo de diferentes individuos y luego los volví a montar, de la misma forma que los fabricantes de muñecas enviaban piernas, manos y cabezas de muñecas fundidas por todo el mundo para facilitar la producción en masa de muñecas. La figura se compone de tres partes del cuerpo de diferentes individuos combinadas

www.joeyquinones.com


Escultura cerámica de Joey Quiñones

La artista en frente de la obra “Vejigante Mestizo”.

Escultura cerámica de Joey Quiñones

“These Hands Do Not Work Here”, 2019. Terracota, madera, cal, acrílico, cinta. 208 ×48,2 × 15,3 cm. Seis paneles, uno por cada niño fallecido bajo custodia de la Patrulla Fronteriza estadounidense.

Escultura cerámica de Joey Quiñones

“Toussaint of Ward Avenue”, 2019. Osnaburgo, lino, muselina teñida de café, impresiones a la cera holandesa, organza impresa digitalmente, gola, añil, porcelana, terracota, dorado y perlas. 213,4 × 122 × 122 cm.

Escultura cerámica de Joey Quiñones

“Vejigante: Papa”, 2020. Terracota, terra sigillata, dorado, pintura.45,8 × 45,8 × 20,3 cm.

Escultura cerámica de Joey Quiñones

“De Colores. Blanca, Morena, India, Trigueña, Prieta, Negra”, 2018. Porcelana, azulejo y acrílico. 28 × 71 × 38 cm.

Escultura cerámica de Joey Quiñones

“El mito del regreso” (The myth of the return), 2019. Porcelana, terracota, toile, seda, algodón. 365,8 × 183 × 122 cm.

Escultura cerámica de Joey Quiñones

“Exilio / Exile”, 2019. Cabello de Marley, porcelana, anuncios en periódicos, madera. 152,3 × 61 × 25,3 cm.

Escultura cerámica de Joey Quiñones

“Lucia”, 2021. Terracota, pelo retorcido de Nubia, anuncios, adornos con volantes, resina, pintura en aerosol, madera. 81,3 × 61 × 5,2 cm.

Escultura cerámica de Joey Quiñones

“Vejigante: Mestizo I”, 2020. Terracota, terra sig, dorado, pintura. 45,7 × 45,7 × 20,3 cm.

Escultura cerámica de Joey Quiñones

“Vejigante: Nuyorican I”, 2023. Dibujo “Critical Beat” de Malcolm Mobutu Smith, Terracota, colores bajocubierta, esmalte y pintura. 45,7 × 45,7 × 45,7 cm.


Todas las fotos: Infocerámica agradece a Joey Quiñones la ayuda prestada para la realización de este artículo


Si quieres seguir leyendo artículos como este, apóyanos haciéndote socio de Infocerámica  


Quizás también te interese

Envía un comentario

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumimos que estás de acuerdo con esto, pero puedes desactivarlas si quieres. Acepto Más información

Política de cookies