Su-pi Hsu.“El viaje y el encuentro”

2

Escultura cerámica de Su-pi Hsu

Desde el pasado 21 de noviembre se puede visitar la exposición de la ceramista Su-pi Hsu en la Casa de Cultura y Juventud de Manises (Valencia), que permanecerá abierta hasta el 19 de enero de 2014. Gracias a la colaboración de la propia artista ofrecemos el texto que la crítica de arte Rosa Ulpiano escribió como presentación de la muestra.

——————————————————————————————————————————————————–

Su-pi Hsu.”El viaje y el encuentro”

Por  Rosa Ulpiano

Un viaje de miles de kilómetros empieza con un pequeño paso.
Lao Tse

Cuando se le anunció al filósofo griego Zenón el naufragio en que perdió todo lo suyo, dijo: “la fortuna me manda filosofar más expeditamente”.  Sabías palabras, que conforman la guía existencial que encontramos también a lo largo de toda la historia de la cultura oriental: cuídate de ti mismo, para poder hacerlo de los demás, señalaría Confucio o el más contemporáneo Lin Yutang. Bases éticas que nos marcan el inicio de un viaje hacia el conocimiento, hacía la más íntima  introspección para poder emprender un viaje sin naufragio. Siglos después, tras muchos debates hemos llegado a comprender el paralelismo existente entre los diversos pensamientos. En este sentido, encontramos también en el arte contemporáneo, tan  tendente en la actualidad a divergir el pensamiento sobre la forma, idénticas preocupaciones, ensayos y fórmulas que durante siglos han desarrollado los pensadores y artistas orientales.  Efectivamente, hallamos en la abstracción, el minimalismo, el suprematismo o ciertas corrientes contemporáneas, inherentes planteamientos filosóficos y plásticos de la historia de oriente.

Descubrimos, por tanto, que el sujeto como ser nunca termina de estar constituido, es un constante proceso de aprendizaje y es aquí donde la artista taiwanesa Su-pi Hsu establece las bases de su obra. Y en éste cruce de culturas, emprende su personal itinerario vital a través de la obra de Arte. “El viaje y el encuentro”  señala la necesidad de un dinamismo por el cual, como pensaba Foucault, el sujeto se construya a sí mismo como una “obra de arte”. Signos inmateriales que revelan la esencia de la obra de arte, una esencia que es diferencia, la última y absoluta. Esta diferencia en estado puro es lo que la artista a través de la experiencia artística constituirá en una espiritualización de la materia. El trabajo sobre un elemento de expresión plástica, la cerámica.

Una obra en la que a través de la imagen figurativa analiza la subjetividad del espacio que la enmarca o la envuelve.  Alegorías que hablan de la lucha que antecede a una posible transformación espiritual.  Es la marcha del buscador hacia su propio interior mediante la sublimidad del Arte, capaz de  hacer visible lo que no lo es, lo inmaterial, lo invisible. Hacer inteligible la sensación. En este trayecto encontramos personajes aislados, meditativos, sumergidos entre geométricas, enigmáticas y silenciosas arquitecturas, que muchas veces nos sugieren las atmósferas metafísicas de Giorgio de Chirico,   personajes  acompañados alrededor de una mesa, o abrazándose,  pero que al unísono  trascienden por la meditación orientalista del viaje por la vida, del encuentro final.  Títulos como “La luna habita en mi casa”,  “En otro lugar”, “…en el fondo”, o “Escenario” recogen esa peculiar poética realizada con sutiles piezas que conexionan con gran elegancia, geometría y figuración.

El concepto de vacío propio de oriente, influye en el modo de presentar la visión del mundo. Creando espacios cargados de espiritualidad, lugares sobrios, donde atrapa el vacío a través de construcciones o metáforas que emergen del interior del pensamiento desvelando la esencia, la idea contenida en cada obra. Claro ejemplo, lo tenemos  en la instalación “Entre la realidad y el sueño”, compuesta de un bosque y un móvil estableciendo un dialogo trascendental de formas volumétricas, tenues, silenciosas, místicas, que parecen arrastrar el vacío infinito de la existencia. La artista tematiza en cada obra, de manera individual o conjunta,  un recorrido iniciático —a medio camino entre lo físico y lo espiritual— bien simbólicamente a través de un navío, transfigurada en un pájaro, o ascendiendo una gran escalera hacía el propio recogimiento espiritual.

En conjunto, Su-Pi Hsu desarrolla un trabajo de gran minuciosidad y excelencia técnica, impregnando a las piezas de un cierto animismo conceptual, desarrollando mediante la maleabilidad de la cerámica un complejo y meticuloso proceso técnico. Este aspecto constructivo y estético lleva a su intervención escultórica, a un espacio de transformación constante, en el que la obra se vincula directamente a la poética de la vida. Sutil proceso alquímico, de visiones existenciales que revelan la esencia del arte como diferencia pura,  como la ensoñación de un poeta que un día emprenderá el camino, se  irá, y será otro, sin hogar, sin árbol verde, sin pozo blanco, bajo un cielo azul y plácido… quedarán los pájaros cantando en el camino.

——————————————————————————————————————————————————–

Su-pi Hsu

——————————————————————————————————————————————————–

Información:

Casa de Cultura y Juventud de Manises
C/ Mayor, 91
96940 Manises (Valencia)

——————————————————————————————————————————————————–

Rosa Ulpiano (Crítica de Arte, comisario independiente y comunicación Cultural) Estudió Geografía e Historia en la Universidad de Valencia. Escribe semanalmente, desde 1999, en El Posdata, suplemento  cultural de El Levante-emv, en cuyas páginas ha publicado cerca de 500 artículos. Ha dirigido y coordinado galerías de arte, publicado artículos en las más importantes revistas de arte, ejercido de jurado en múltiples premios, comisariado exposiciones y es fundadora y miembro de varias asociaciones, entre otras muchas actividades.

Infoceramica agradece la colaboración de Su-pi Hsu y Rosa Ulpiano para la realización de este artículo.

——————————————————————————————————————————————————–

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica: