Escola de Cerámica de la Bisbal - Cursos de Verano - Fang Cuit 2019

Exposición de cerámica alemana de entreguerras

0
Cerámica alemana

Plato, manufactura Theodor Paetsch, Frankfurt an der Oder, 1930s. Ø 29.5 cm. Collection N. Mouriquand (Photo : N. Mouriquand)

Del 12 de abril al 8 de septiembre el Museo Ariana, de Ginebra, presenta un aspecto de la historia de la cerámica alemana que todavía no es suficientemente conocido fuera de Alemania. Esta exposición proviene de una colección privada, principalmente recopilada de mercadillos populares en la zona de Ginebra, que contiene piezas de entre 1920 y 1930, la edad de oro de la creatividad en Alemania

A la mesa con el arte Moderno
Cerámica de la República de Weimar (1919-1933)

En el año en que se celebran los centenarios conjuntos de la fundación de la República de Weimar y de la apertura de la Escuela Bauhaus (en 1919) El Museo Ariana aborda un aspecto de la historia de la cerámica alemana que aún no es muy conocido fuera de Alemania. En muchas ocasiones, este tipo de cerámicas eran consideradas poco más que curiosidades encontradas en los mercados de pulgas; ahora, sin embargo, han entrado en las colecciones de numerosos museos y se han elevado a la categoría de antigüedades de colección.

Entre 1919 y 1933, Alemania estuvo bajo un régimen republicano por primera vez en su historia. El mundo vivía entonces un período de excepcional fermento artístico, liderado por las vanguardias. Estos años coincidieron con el auge del arte moderno y la abstracción, desde el suprematismo y el constructivismo rusos hasta el movimiento De Stijl en los Países Bajos o la escuela Bauhaus. Esta escuela de arte, fundada en Weimar por Walter Gropius (1883-1969), adquirió una reputación internacional, especialmente por defender la síntesis de arte, artesanía e industria. Su influencia en la sociedad alemana contemporánea se extendió hasta la producción de cerámica. En todo el país, los fabricantes adoptaron una nueva estética, catapultando objetos diseñados industrialmente en el corazón de las casas más modestas. El resurgimiento de la cerámica en Alemania durante los años de entreguerras se debió a su industria de loza blanca (Steingut). Considerada durante mucho tiempo como un sustituto barato de la porcelana. Su popularidad deriva de sus propias cualidades, adaptadas a los tiempos. Menos costoso, gracias a sus temperaturas de cocción más bajas, que ofrecen la posibilidad de fijar una amplia gama de colores, la loza se convertirá en el medio ideal para la utilización de una nueva herramienta: la pistola de aire comprimido o aerógrafo. En este contexto la porcelana, firmemente asentada en una antigua tradición, fue sustituida por productos de vanguardia de producción masiva.

El aerógrafo fue inventado a finales del siglo XIX. Los historiadores han atribuido sus orígenes a varias personas, entre ellas la ceramista Laura Anne Fry (1857-1943), que diseñó un atomizador alrededor de 1883-1884, y el inventor Charles L. Burdick, quien patentó los aerógrafos en 1892-1893. A principios de siglo, esta técnica comenzó a emplearse en fábricas de porcelana alemanas, y pronto se combinó con el uso de plantillas (esta combinación hizo posible repetir patrones en series que habrían sido costosos pintar a mano). En la década de 1910, la práctica comenzó a tener un uso más generalizado en todo el país, tanto entre los fabricantes de productos de loza como de gres. Sin embargo, la decoración siguió siendo figurativa y muy tradicional: bodegones, representaciones de animales, paisajes, etc. No fue hasta los años 1925-1928 que los primeros diseños geométricos comenzaron a convertirse en verdaderos motivos abstractos vanguardistas. Inspirados en el mundo de la pintura contemporánea, evocan el estilo de las obras de Vassily Kandinsky (1866-1944), László Moholy-Nagy (1895-1946), Kasimir Malevich (1879-1935), Paul Klee (1879-1940), etc. Los diseños aerografiados (Spritzdekor) disfrutaron de una edad de oro, suplantando en gran medida la decoración aplicada con un cepillo o una esponja.
Al mismo tiempo, los fabricantes también estaban revisando las decoraciones tradicionales de las vajillas domésticas, ofreciendo a sus clientes artículos con líneas más complejas. Objetos verdaderamente modernos con formas atrevidas se añadieron a su repertorio de diseños decorativos innovadores.

A finales de la década de 1920, la técnica de decoración con aerógrafo fue aclamada y popularizada por la prensa. La locura por los patrones geométricos hizo que aparecieran en cerámica, pero también en telas, metal, vidrio o papel. Hacia 1930, alrededor de sesenta fabricantes en Alemania producían cerámica decorada con aerógrafo, incluidos los grupos Carstens y Villeroy & Boch, así como las firmas Theodor Paetsch, Grünstadt, Annaburg, Lehmann & Sohn y Max Roesler. En el espacio de diez años, la competencia generó miles de combinaciones diferentes de formas y colores. La democratización del chocolate, por ejemplo, llevó a la creación de una gran variedad de piezas para servir el chocolate caliente (Kakaokannen / Schokoladekannen). En su catálogo de ventas de 1930, Christian Carstens (en Gräfenroda) ofreció 16 modelos diferentes de chocolateras, disponibles en diferentes tamaños y con nada más de setenta diferentes decoraciones.

En 1933, la llegada al poder del Partido Nazi y la llegada del Tercer Reich marcaron un punto de inflexión histórico, no solo político sino también artístico. El objetivo de la Cámara de Cultura del Reich (Reichskulturkammer), establecida ese mismo año, era controlar el mundo del arte e imponerle su (dudoso) gusto oficial, conocido como “arte heroico”. No correspondiendo a este ideal, el arte moderno fue declarado “degenerado”. En el mismo año, la Escuela Bauhaus fue, además, cerrada permanentemente por las autoridades.

En el campo de la cerámica, la originalidad de las formas se atenuó gradualmente. Sin embargo, los patrones decorativos que se inspiraron en la abstracción geométrica continuaron, aunque experimentando una disminución de su producción en masa. Al mismo tiempo, se desarrollaron otros diseños, motivos florales o piezas monocromáticas, que oficialmente se consideraron más “convencionales”. También surgió una variación híbrida, un compromiso que combinaba flores estilizadas y patrones geométricos. Paradójicamente, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial , varias empresas de cerámica ofrecieron bustos de Adolf Hitler junto a vajillas de inspiración vanguardista.

Después de la exposición Entartete Kunst (Arte degenerado), organizada en Munich en 1937 por el régimen nazi para condenar el arte moderno, la ruptura se hizo más pronunciada, lo que condujo a la disminución de la decoración con aerógrafo. En 1940, sin embargo, la firma de Julius Paul & Sohn aún conservaba algunos patrones geométricos abstractos entre su colección de 1.500 plantillas. Los años de guerra finalmente pusieron fin a la producción de estas mercancías. No fue hasta la década de 1950 cuando se hizo evidente un verdadero resurgimiento de la técnica del aerógrafo en la industria cerámica alemana, acompañada de nuevos diseños decorativos.

________________________________________________________________________________________________

Cerámica alemana

Bandejas. Manufactura Max Roesler, Rodach bei Coburg / Manufactura d’Annaburg, Annaburg / Manufactura indeterminada. Alemania, circa 1930. Coleccion N. Mouriquand. (Foto: Jean‐Marc Cherix, © Musée Ariana, Ville de Genève)

Cerámica alemana

Chocolateras. Allemagne, circa 1930. Colección N. Mouriquand. (Photo : Jean‐Marc Cherix, © Musée Ariana, Ville de Genève)

Cerámica alemana

Caja, Manufactura Christian Carstens, Neuhaldensleben / Plato, Manufactura Theodor Paetsch, Frankfurt an der Oder / Chocolatera, Manufactura Oscar Schaller & Co., Kirchenlamitz, circa 1930. Colección N. Mouriquand. (Photo : Jean‐Marc Cherix, © Musée Ariana, Ville de Genève)

Cerámica alemana

Plato, manufactura de Grünstadt, Grünstadt / reloj, manufacture G. Bihl & Co., Ladowitz (Ledvice), circa 1930. Colección N. Mouriquand. (Photo : Jean‐Marc Cherix, © Musée Ariana, Ville de Genève)

Cerámica alemana

Colección de Nathalie Mouriquand, presentada como en una antigua cocina. (foto: Anneliese Hollmann)

Cerámica alemana

Jarras, Manufactura Julius Paul & Sohn (?), Bunzlau, circa 1930. Alto, 16 cm / 11 cm. (Colección N. Mouriquand. Foto : N. Mouriquand)

Cerámica alemana

Reloj, Manufactura G. Bihl & C., Ladowitz (Ledvice), circa 1930. Alto, 23,5 cm. (Colección N. Mouriquand. Foto : N. Mouriquand)

Cerámica alemana

Chocolatera, manufactura Oscar Schaller & Co., Kirchenlamitz, circa 1930. Alto. 19 cm. (Colección N. Mouriquand. Foto: N. Mouriquand)

Cerámica alemana

Caja, manufactura indeterminada, Alemania, circa 1930. Altom 10 cm. (Colección N. Mouriquand. Foto: N. Mouriquand)

________________________________________________________________________________________________

Información:

Musée Ariana
Swiss Museum for Ceramics and Glass
10 Avenue de la Paix
1202 Geneva, Suiza

Tel. +41(0)22 418 54 50
info: www.ariana-geneve.ch

________________________________________________________________________________________________

Se prohíbe el uso de texto y las imágenes de este artículo, que se publican en Infoceramica exclusivamente para la promoción de la exposición, queda prohibida su reproducción sin permiso expreso. Infoceramica agradece al Museo Ariana el permiso para reproducir las fotografías y texto.

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder