Cursos de cerámica - Formación Infocerámica 2019
CERAMIBA 2019 - Feria-Concurso Internacional de Cerámica Artística

Elena Colmeiro. Maestros de la cerámica y sus escuelas”

0

Pieza de cerámica de Elena Colmeiro

El pasado viernes 14 de junio se inauguró en la Escuela-Taller de Cerámica de Muel (Zaragoza) la exposición dedicada a Elena Colmeiro, tercera de la serie titulada los “Maestros de la cerámica y sus escuelas”, en la que también se expone la obra de María Oriza, Miguel Vázquez, Gregorio Peño, Sara Biassu, El Tinglão y Xavier Toubes . Esta muestra podrá visitarse hasta el 3 de noviembre.

Buscando donde no se ve
Alberto Andrés

Esta es la actitud de Elena Comeiro (Silleda, Pontevedra, 1932). Anectoda tras anécdota en conversaciones trufadas de nombres como Artigas, Oteiza, Celaya…, se adivina un nexo común en ellas, un modo de intuir y de descubrir. “Me interesa más lo que no se ve que lo que se ve”, su primer auto aprendizaje fue en la Escuela de Nacional de Cerámica de Buenos Aires, donde las largas horas de práctica en el torno le hicieron descubrir en el interior de sus propias piezas, como reacción a la perfección que se le imponía, texturas, huellas y surcos que, olvidados del perfeccionismo, conseguían más emoción que el exterior. Ese juego del surco, de la pieza abierta, desgarrada, le acompañará en su obra a lo largo del tiempo. En ocasiones con forma circular, pero en otros momentos ese descubrimiento interior es llevado a cabo con ladrillos de construcción frescos mostrando otra lectura o con elementos industriales.

Buscando en lo que no se ve, Elena ha trabajado impulsivamente con y en desechos de fábricas de cerámica, como Norton, de ladrillos o en fábricas de fundición de vidrio. El artista  traslada su lenguaje hasta adaptarlo a un material con el que se siente cómodo y unido, en el caso de Colmeiro esa comunión se produce antes, ya que es con el propio material de desecho en forma de ladrillo húmedo deformado, elementos de carburo silicio, etc, con el que Colmeiro dialoga, lo deja reposar, en ocasiones durante años, con lo que consigue no forzar ni el material ni  la capacidad de comunicación de la obra.

En el caso de Colmeiro, no es unicamente el material el que crea un vínculo con la autora. Inasible para los demás, es también la geografía física y social donde desarrolla su trabajo la que influye en su obra. De tal manera que en los últimos años su producción madrileña abarca elementos como la cerámica, el hierro y la fotografía y, sin embargo, cuando crea en Galicia, donde mantiene un estudio en Silleda, su aldea natal, su expresión artística pasa a utilizar la madera como medio plástico, un ejemplo claro de una artista que se deja influir por el diálogo con los agentes externos.

Una actitud abierta, la experimentación y la capacidad de sorpresa es lo que llevó a Colmeiro a ver en un esmalte burbujeado, que el maestro Artigas daba por fallido, la posibilidad de avanzar, de atrapar nuevos registros en texturas y materiales, es lo que le lleva a introducirse a la escultura desde la cerámica, acompañada siempre de la pintura a modo de apuntes y bocetos que, finalmente, se convierten en capturas del gesto intuitivo del mismo momento de la creación de una obra. De nuevo en el dibujo, un trabajo que ha realizado de una forma secundaria, solo como proceso de elaboración de una obra mayor, adquiere la importancia de lo que no se ve, creados como una necesidad expresiva en el momento de la creación y realización de la obra.

A la hora de conformar  el grupo de autores que acompañan al maestro, en las tres anteriores exposiciones de Maestros de la cerámica y sus escuelas dedicadas a Enric Mestre, al tristemente desaparecido Arcadio Blasco, y a Ángel Garraza,  los enfoques que han aportaron estos fueron claramente diferenciados. En el caso de Mestre nos encontrábamos ante una amplia nómina de alumnos de la Escuela de Artes y Oficios de Valencia, donde impartió clase; con Garraza se apostó por aquellos autores que incorporaban nuevos lenguajes en su trabajo, y Blasco compuso un listado de artistas consolidados en el tiempo y en su obra con los que compartió momentos vitales. Fiel a su vitalidad y entusiasmo, Elena Colmeiro ha buscado para esta exposición compañeros de viaje, compañeros con los que integrar su obra, compartir y agradecer.

Los seis autores que acompañan a Colmeiro representan distintas generaciones dentro de la cerámica. Por un lado Xavier Toubes, con una basta obra y experiencia internacional, el cual podría formar parte de una hipotética segunda parte de este proyecto expositivo; Miguel Vázquez, cuya obra totalmente libre ha transcurrido también por caminos como la instalación y la videocreación; El Tinglao, formado por Jorge Pérez y Emilia Guimerans, (que, junto a Vázquez, son uno de los pilares dinamizadores la cerámica en Galicia), unen cerámica y fotografía en un discurso donde el soporte adquiere tanta importancia como la imagen; María Oriza mezcla la ilusión de un material rígido con formas flexibles, a la vez que un juego de simetrías y efectos ópticos leídos desde una visión escultórica. Por otro lado, aunque con lenguajes totalmente diferenciados, a Sara Biassu y Gregorio Peño  podríamos verlos como los artistas, a los que por su juventud, Elena Colmeiro tiende la mano en una apuesta por una obra seria y madurada, en el primer caso conceptual y más matérica en el trabajo de Peño.

El intenso recorrido vital y artístico de Elena Colmeiro, rodeado de referentes culturales y la emoción que incesantemente busca, queda reflejado en su obra y en esta exposición y que muy acertadamente ella resume con “la vida son burbujitas”, burbujas que alimentan su vitalidad e inquietud incansable.

——————————————————————————————————————————————————–

Elena Colmeiro nació en 1932 en la localidad pontevedresa de Silleda. Hija del pintor Manuel Colmeiro, creció en un ambiente artístico. En 1941 se desplazó a Argentina junto a su familia, donde se reencontraría con su padre y estudiaría en la Escuela Nacional de Cerámica de Buenos Aires desde 1948 hasta 1953. En 1955 regresó a España y, al cabo de unos años de trabajo, en 1966 le fue otorgado el Primer Premio en la “Bienal de Arte de Uruguay”, seguido de la Medalla de Oro Exposición Internacional de Cerámica de Faenza, Italia. Durante su carrera artística ha expuesto en multitudo de las mejores galerías de España y el resto del mundo, y ha tenido la oportunidad de pasar temporadas de trabajo en Holanda, Estados Unidos o Polonia.  .

——————————————————————————————————————————————————–

——————————————————————————————————————————————————–

——————————————————————————————————————————————————–

 

Escuela Taller de Cerámica de Muel
Carretera de Valencia, 468
50450 Muel, Zaragoza

Tel. 976 14 52 25

Página web del Taller Escuela de Cerámica

Infoceramica agradece la colaboración prestada por la Escuela Taller de Cerámica de Muel para la realización de este artículo, especialmente al comisario de la misma, Alberto Andrés.

Las fotografías y textos están extraídas de la información ofrecida por la organización y se utilizan exclusivamente para la promoción de esta exposición.

 

 Texto biográfico: Wladimir Vivas

 

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder