Esmaltes Shino

by Infocerámica

Cuenco con esmalte Shino de Encarna Soler

Los esmaltes Shino son uno de esos tipos de esmalte que, teniendo un origen tan lejano como el Japón del siglo XVI, por unas u otras razones, se revitalizan hasta el punto de tener una nueva vida en la cerámica actual. Este artículo, además de conocer sus orígenes y generalidades, aporta la experiencia de Encarna Soler, cuyo trabajo refleja una especial sensibilidad que va más allá de la simple experimentación técnica.

Los esmaltes Shino, que por extensión (sobre todo en Japón) han dado lugar a la denominada genéricamente “cerámica shino”, se enmarcan entre los más utilizados tradicionalmente para la realización de piezas destinadas a la ceremonia del té. Junto a otros estilos clásicos de Japón, como el Oribe, Seto amarillo o Seto negro, son originarios de Mino y Seto, en la actual prefectura de Gifu, en el centro de Japón; la estética y la técnica se fueron desarrollando durante el periodo Momoyama (1573-1599), cuando los maestros de la ceremonia del té, con el gran maestro Sen no Rikyu como máximo exponente, comenzaron a valorar las cerámicas que tenían en la simplicidad y la rusticidad su valor más marcado, frente a la sofisticación de la cerámica china y coreana que hasta entonces se utilizaba. El lugar donde se comenzaron a desarrollar no es tampoco casual, ya que los hornos de Mino y Seto tenían ya una tradición de producción de cerámica esmaltada, así como una gran influencia de la cerámica coreana. A finales del siglo XVI los grandes hornos anagama se fueron sustituyendo por noborigamas, por lo que el shino fue, en cierto modo, desplazado por el Oribe, que se adaptaba mejor al nuevo tipo de hornos. Desde entonces se mantuvo en un segundo plano, con cortos episodios de florecimiento y largos periodos de oscuridad y desconocimiento.

El origen del Shino en Mino y Seto, que ahora se tiene como cierto, no estaba del todo seguro hasta los años treinta del siglo XX, cuando Toyozo Arakawa descubrió las ruinas de un antiguo horno, lo que le llevó a investigar las cerámicas antiguas de la zona; más tarde, él mismo construiría un horno anagama en el que comenzó a cocer las nuevas piezas con esmaltes shino. Con el correr de los años, Arakawa se convertiría en uno de los más conocidos ceramistas japoneses, al que se le concedió la distinción de “Tesoro Nacional Viviente” (o “tesoro intangible”).

El Shino está considerado el primer esmalte blanco utilizado en Japón. Su color va del blanco lechoso al naranja, en función de múltiples variables. El esmalte se compone básicamente de feldespato y barro, y a partir de ahí todas las variantes son posibles, los tipos de feldespato y las infinitas variedades de barros locales. Las recetas “clásicas” se podrían resumir en tres cuartas partes de un feldespato y una de arcilla, con el posible añadido de un porcentaje de sal común (en torno a un 3 por cien) (Revista Cerámica, núm. 123, pág. 85). Posteriormente, durante los años setenta del pasado siglo, se produjo otra vuelta de tuerca, cuando la norteamericana Virginia Wirt desarrolló un fórmula de esmalte que también estaba en la línea de los antiguos shino, aunque con una variación en los componentes (añadió carbonato sódico y espodúmeno) que la hacía diferenciarse de los tradicionales. En poco tiempo, esta versión americana se extendió, debido a la riqueza de matices que aportan las manchas o marcas del carbono atrapado en el esmalte durante la reducción, que puede llegar incluso a provocar un shino de color gris y también en muchas ocasiones mucho más brillante que el tradicional. Uno de los mayores exponentes de este tipo de Shino es el norteamericano Malcolm Davis, que formulaba unos esmaltes brillantes, aplicados en capa fina pero de una gran calidez y textura (Revista Cerámica, núm. 99, pág. 74).

El shino se ha convertido en uno de los esmaltes más populares entre los ceramistas que cuecen en hornos de leña, aunque también se presta a su realización en hornos de gas. Ciertamente se ha extendido lo que se entiende por shino, ya que, al igual que ocurriera con el rakú, se han desarrollado esmaltes que realmente solo mantienen una leve conexión con el espíritu original del Shino. Del mismo modo hay también otra variante de los esmaltes shino, la que podríamos denominar “shino recogido”, que toma su nombre del conocido defecto de los esmaltes. Estos shinos forman una superficie de gotas de esmalte, en ocasiones totalmente separadas unas de otras. No es el único “defecto” que se convierte en virtud, ya que también el burbujeado y los agujeros o poros en el esmalte están entre los atributos clásicos de este esmalte. Las variaciones de color también son importantes y provocadas por diversos motivos (tipo de barro sobre el que se aplica, capa, atmósfera, curva de cocción o superposición de esmaltes).

En definitiva, el Shino es uno de esos esmaltes que, junto a la sencillez de sus componentes, permite una experimentación sin límite en cuanto a las condiciones de aplicación y cocción y que responde admirablemente bien a las variaciones que se hagan. Por esa misma razón, incluso con la receta en la mano, será muy difícil reproducir el maravilloso esmalte que vemos en la foto de un libro, lo que puede ser decepcionante para quien pretenda copiar, pero muy estimulante para el que quiera experimentar.

Wladimir Vivas

——————————————————————————————————————————————————–

“La luna nunca es tan hermosa como cuando está parcialmente oculta por las nubes”.
(Murata Juko, 1422-1502) (1)

Pruebas de taller de Encarna Soler

Encarna nos comenta que hay que tener en cuenta que las variaciones de los esmaltes Shino dependen mucho del tipo de horno y de las circunstancias de la cocción, de la curva que sigamos y de la atmósfera del horno en cada momento. Por ello es complicado reproducir los resultados de los esmaltes que vemos en diferentes artículos o libros. También que es importante hacer muchas pruebas, ya que los materiales son totalmente diferentes, por lo que las recetas que recojamos de otros autores siempre serán simplemente un punto de partida. Por supuesto esto se podría solucionar reformulando las recetas y haciendo un exhaustivo control de la cocción, en cuanto a temperaturas y atmósferas, pero eso, en cierto modo va en contra del espíritu de este impredecible esmalte.

———————————————————————————————————————————————————–

Esmalte Shino 1 (Malcolm Davis)

Prueba de esmalte Shino, número 1Prueba de esmalte Shino 1, sobre pasta roja 

Nefelina Sienita…………… 40,9
Caolín…………………………18,2
Carbonato sódico………… 17,3
Bentonita…………………… 13,8
Feldespato sódico………..   9,8

Receta aparecida en el núm. 99 de Revista Cerámica. Las materias primas de la receta original son difíciles de encontrar, por lo que se ha utilizado caolín inglés y se ha sustituido el ball clay por bentonita. Se debe disolver el carbonato sódico en agua caliente antes de mezclarlo con el resto. A 1.250 ºC sale recogido sobre cualquier pasta si se aplica en capa generosa, de lo contrario saldrá más transparente. Son dos estilos y dos efectos que se consiguen con el mismo esmalte. Malcolm Davis lo utilizaba de forma diferente, con la técnica del carbon trapping, lo que muestra la enorme versatilidad de este esmalte.

———————————————————————————————————————————————————–

Esmalte Shino 2 (Jim Robinson)

Prueba de esmalte Shino 1, sobre pasta rojaPrueba de esmalte Shino 2, sobre pasta roja

Nefelina Sienita…………… 29,2
Alumina…………………….. 29,2
Ceniza…………………………. 8,8
Espodúmeno………………… 9,6
Bentonita…………………….. 4

La diferencia entre el tono rojo y el blanco es debido a la capa.

———————————————————————————————————————————————————–

Esmalte Shino 3 (Jim Robinson)

Prueba de esmalte Shino 3, sobre pasta blancaPrueba de esmalte Shino 3, sobre pasta rojaNefelina Sienita…………… 57,7
Alumina…………………….. 28,8
Espodúmeno………………… 9,6
Bentonita…………………….. 3,8

La diferencia entre el tono rojo y el blanco es debido a la capa.

 

———————————————————————————————————————————————————–

 Esmalte Shino 4 (Janne Hieck)

Prueba de esmalte Shino 4, sobre pasta blancaPrueba de esmalte Shino 4, sobre pasta rojaNefelina Sienita…………… 39,2
Espodúmeno………………. 29,4
Ball Clay…………………….. 16,7
Carbonato sódico…………. 5
Caolín………………………….4,9
Sal………………………………3

Se nota mucho la diferencia entre la pasta blanca y la que tiene más hierro. En la pasta roja se puede reforzar el efecto del cambio de grosor en la capa.

———————————————————————————————————————————————————–

Esmalte Shino 5 (japonés)

Prueba de esmalte Shino 5, sobre pasta blsncaPrueba de esmalte Shino 5, sobre pasta rojaNefelina Sienita…………… 70
Caolín…………………………30
Sal………………………………..3

Es un esmalte muy similar al Nº 3 en cuanto a resultados, no se ven demasiados matices.

 

———————————————————————————————————————————————————–

Esmalte Shino 6 (japonés)

Prueba de esmalte Shino 6, sobre pasta blancaPrueba de esmalte Shino 6, sobre pasta rojaNefelina Sienita…………… 70
Tierra roja…………………..30

Encarna utiliza tierra roja que recoge en la zona en la que tiene su taller. Las características de este esmalte es tan variable como tierras diferentes podemos encontrar.

 

———————————————————————————————————————————————————–

 Esmalte Shino 7 (Virginia Wirt)

Prueba de esmalte Shino 7, sobre pasta blancaPrueba de esmalte Shino 7, sobre pasta rojaNefelina Sienita…………… 37,5
Caolín……………………….. 27,1
Espodúmeno………………. 18,1
Ball Clay…………………….. 12,5
Carbonato sódico………….. 4,8

En este tipo de esmaltes se usa también aplicar una capa de engobe azul (de titanio: Nefelina, 70; loza blanca, 20; titanio, 10) que aflora a través del esmalte, creando zonas azuladas.

——————————————————————————————————————————————————–

Encarna Soler se ha formado como ceramista en múltiples cursos monográficos, centrando su atención en la elaboración de piezas utilitarias de inspiración oriental, desde hace años investiga la utilización de esmaltes y procesos como el rakú, Hikidashi, cocciones reductoras, alta temperatura y esmaltes tradicionales orientales.

[contentbox headline=”Encarna Soler” type=”normal”]

Cuenco con esmalte Shino de Encarna SolerCuenco con esmalte Shino de Encarna SolerCuenco con esmalte Shino de Encarna SolerCuenco con esmalte Shino de Encarna SolerCuenco con esmalte Shino de Encarna SolerCuenco con esmalte Shino de Encarna SolerCuenco con esmalte Shino de Encarna SolerCuenco con esmalte Shino de Encarna SolerCuenco con esmalte Shino de Encarna Soler

[/contentbox]

——————————————————————————————————————————————————–

[tabbedcontent effect=”fade” alignment=”horizontal”]
[tabtitles][tabtitle]Referencias[/tabtitle]
[tabtitle]Agradecimientos[/tabtitle]
[tabtitle]Enlaces[/tabtitle]
[/tabtitles]
[contenttab]Revista CERÁMICA, números 99 y 123

Shino and Oribe Ceramics. Ryoichi Fujioka (Kodansha International Ltd. Tokio,1977).

American Shino. The Glaze of Thoudand Faces. Lester Richter. (Babcock Galleries, Nueva York, 2001)

[/contenttab]
[contenttab]Infoceramica agradece la colaboración de Encarna Soler y Revista Cerámica para la realización de este artículo. Las fotografías han sido escogidas entre las enviadas por la propia autora.[/contenttab]

[contenttab]www.encarnasoler.es
www.revistaceramica.com
http://ceramica.wikia.com/wiki/Shino
Artículo de “Cerámica Ixio” sobre el shino

Shino Glazes (en inglés)
http://shinoglaze.blogspot.com.es/ (en inglés)
Shino carbon trapping (en inglés)
[/contenttab]
[/tabbedcontent]

——————————————————————————————————————————————————–

You may also like

8 comments

Avelino 24 de enero de 2014 - 09:32

Generosa Encarna,,abrazos..

Reply
Cursos de verano sobre esmaltes “Shino” - Infocerámica 27 de marzo de 2014 - 05:49

[…] los interesados en el esmalte shino pueden ver el articulo que publicamos en Infocerámica. […]

Reply
elena nuñez 25 de mayo de 2014 - 18:37

gracias por compartir tu sabiduria

Reply
Alida 8 de mayo de 2016 - 04:03

Gracias, que articulo tan nutrido, sali de muchas días, gracias por los conocimientos y su apoyaré.

Reply
Irene Sanchis 22 de mayo de 2016 - 02:37

A qué temperatura se cuecen las piezas?
Gracias por compartir!

Reply
Infocerámica
Infocerámica 22 de mayo de 2016 - 13:01

Hola Irene, dependiendo de loas materias primas, la temperatura está entre 1.240 y 1.250 °C

Reply
Infocerámica
Infocerámica 22 de mayo de 2016 - 13:04

para poder seguir publicando artículos como este necesitamos vuestra colaboración. Por favor, informaos de las condiciones de las suscripción ¡son solo 24 euros al año!

Reply
Irene Sanchis 22 de mayo de 2016 - 16:46

Mil gracias‼️

Reply

Leave a Comment

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumimos que estás de acuerdo con esto, pero puedes desactivarlas si quieres. Acepto Más información

Política de cookies