Diseño de un sencillo sedimentador para aguas usadas en el taller cerámico

0

Decantador para productos cerámicos

Maite Larena nos ofrece un artículo práctico en el que aprenderemos cómo fabricar un sencillo decantador casero con el que rebajaremos el vertido de partículas sólidas de nuestros talleres de cerámica

Texto: Maite Larena
Ceramista y profesora de Materiales y Tecnología Cerámica.

El agua juega un papel fundamental en todas las etapas del ciclo productivo de la cerámica, con distintas funciones: materia prima, agente de lavado, agente de refrigeración de algunos equipos, etc.

El origen mayoritario de las aguas usadas o residuales del taller cerámico procede de operaciones de lavado: palanganas, pinceles, contenedores, todo tipo de recipientes de uso, herramientas, maquinaria, etc. Si se vierten directamente en el alcantarillado creará problemas de diversa naturaleza, entre otros:

  1. Medioambientales, ya que si bien la mayoría de las partículas que arrastra este agua son partículas de pastas, arcillas y demás materiales que podemos considerar inertes, también pueden arrastrar partículas de lavado de recipientes, pinceles, equipos, etc., que pueden proceder de esmaltes, colorantes u óxidos naturales, aunque sea en pequeñas proporciones.
  2. Atascos o retenciones en las tuberías de desagüe.

En este artículo no vamos a detallar la composición media de estas aguas residuales, ni la naturaleza química de las partículas sólidas decantables, sólidas en suspensión, coloides, o partículas solubles que puedan arrastrar o contener, ni tampoco vamos a tratar la depuración completa de estas aguas. En principio, intentaremos rebajar al máximo la carga en partículas sólidas de nuestros vertidos, con equipos sencillos y bastante eficaces para este fin que podemos construir nosotros mismos.

En los pequeños talleres cerámicos podemos evitar en gran manera el vertido de partículas sólidas arrastradas por el agua usada, utilizando un sencillo decantador debajo de las pilas donde se sedimentarán las partículas gruesas.

Definimos como sedimentación al proceso natural por el cual las partículas más pesadas que el agua, que se encuentran en su seno en suspensión, son separadas hacia el fondo del sedimentador por la acción de la gravedad.

Los sedimentadores que funcionan por acción de las fuerzas de gravedad hacen que las partículas sólidas sedimenten cuando se encuentren en el seno de un líquido en régimen laminar. Esto quiere decir que el movimiento del agua en el interior del sedimentador es  ordenado, estratificado, suave.

El agua residual bruta contiene partículas que sedimentarán en el fondo si la velocidad del agua llega a ser suficiente baja en el interior del sedimentador.

Los tanques de sedimentación (decantadores) disminuyen la velocidad de las aguas residuales para que se produzca la sedimentación.

Decantador para productos cerámicos

En la sedimentación de partículas influyen muchos parámetros entre los cuales podemos destacar: la velocidad del fluido, en este caso el agua; el tamaño de las partículas, su forma, su densidad, la forma de los sedimentadores, etc.,

La propuesta que presentamos en este pequeño artículo se basa en la construcción de una pequeña balsa decantadora en la cual caerá por su parte superior el agua que saldrá de la pila. La balsa la construiremos con un contenedor plástico, (de los utilizados para guardar ropa, juguetes, etc.) con ruedas inferiores para facilitar su limpieza, y de unas dimensiones aproximadas de 42 de alto x 55 x 37 cm, si bien es verdad que dependerá de la limitación del espacio disponible. No se recomienda que el sedimentador sea demasiado pequeño, ya que la eficacia será mucho menor.  

Decantador para productos cerámicos

A este contenedor se le practica un orificio en una de sus paredes laterales más estrechas a la altura calculada de desagüe, y se colocará un tubo pasador metálico con roscas y tuercas de ajuste a ambos lados de su ajuste al contenedor. Este elemento lo compraremos en suministros de fontanería.

Para las conexiones, debemos cortar el sifón de la pila, dejando el desagüe de la pila libre y con una longitud que nos permita pegar a él una hoja de acetato plástico, parcialmente cortado a tiras para que cuando el agua caiga por él, se reparta de modo que no provoque perturbaciones en el agua de la balsa y permita la máxima sedimentación.

Decantador para productos cerámicos Decantador para productos cerámicos Decantador para productos cerámicos

Se conectará un tubo flexible a la salida de este «desagüe» que colocaremos directamente en la tubería.

Decantador para productos cerámicos Decantador para productos cerámicos

Este tubo debe hacer las funciones de sifón, es decir, tener la longitud que permita la conexión y que tenga un poco más de recorrido para que quede siempre un poco de agua en él.

Todos los grifos tienen una pequeña llave de paso, delante del latiguillo que permite la entrada de agua y si no la tiene, nos interesará instalarla. Esta llave nos permitirá regular el caudal máximo salida de agua por el grifo, para que sea igual al caudal de desagüe. De este modo la balsa sedimentadora mantendrá siempre su nivel, sin rebosar en ningún momento.

Decantador para productos cerámicos

La balsa decantadora que se presenta lleva funcionando unos doce años en el aula de la EA+SC Manises, donde imparto clase. Lo llevé a cabo con un grupo de alumnos de una asignatura optativa sobre Impacto Medioambiental de la Actividad Cerámica y como se observa, el color y aspecto de los sedimentos varía según el uso que se le haya dado al agua. Aproximadamente cada dos cursos lo sacamos y extraemos los lodos que se han depositado, nunca dejando que el nivel de los mismos llegue a más de dos tercios del volumen total útil del contenedor, para que no se remuevan los mismos y puedan ser expulsados por la tubería.

Para la limpieza de la balsa, aprovechamos periodos de poca actividad, y se extrae el agua superior para que los lodos estén lo más densos posibles y facilitar su manejo. Se sacan y se colocan en otro depósito para homogeneizarlos, ya que en la balsa de decantación están formando estratos de diferente color, composición, etc.

Los lodos extraídos son homogenizados con una batidora tipo taladro con una hélice larga. Los guardamos en depósitos cerrados y realizamos pruebas con ellos para su reutilización como engobes, vidriados, etc. Pero este último tema tiene suficiente extensión como para dedicarle un posterior artículo.

Print Friendly, PDF & Email
Share.

Leave A Reply