Uniones de piezas en seco

by Infocerámica

Pieza de cerámica de Mark Gordon

En la escultura cerámica y en el modelado, las uniones deben ser normalmente con piezas que tengan un nivel de humedad similar; sin embargo, a veces es difícil determinar dónde se encuentran los límites cuando se trabaja con barro.

Información enviada por la organización:

Aquí mostramos cómo se pueden unir y ensamblar partes de barro seco con otro barro seco, para demostrar las posibilidades de la técnica. La inspiración inicial para probar esta técnica me vino al observar a los alfareros tradicionales que hacen ladrillos en la orilla del Nilo, cerca de Aswan, en Egipto.

He ido adaptando esta técnica con el paso de los años, sobre todo cuando tengo entregas inmediatas o compromisos que se echan encima, y también dado que en ocasiones tengo la oportunidad de participar en cursos o eventos internacionales, donde a menudo hay que improvisar. A través de estas experiencias he desarrollado un cuerpo de obra cerámica que utiliza en ocasiones esta peculiar técnica de unión entre piezas cerámicas con la dureza de hueso, que me permite hacer cerámicas con más agilidad en estas situaciones de temporalidad, donde los tiempos y las técnicas tradicionales no funcionarían.

Por simplicidad y para ayudar a un secado uniforme y una contracción en la cocción coherente, uso un barro o barbotina, que actúa de mortero y contiene barro desmenuzado y absorbente de la misma pasta de la pieza, para unir, fijar y cubrir. Para crear un cierto contraste de color entre el barro que actúa de mortero y el barro original, a menudo añado un óxido colorante o un pigmento cerámico como óxido de hierro, dióxido de manganeso o el pigmento negro de Mason.

Mezcla de barro y mortero

Para hacer el mortero de barro para ensamblar piezas secas sin bizcochar, se empieza por arcilla desmenuzada con polvo de barro y añadiendo algún otro material adicional como agregado.
La escultura y las piezas se deben hacer en gres, la arcilla refractaria del gres ayuda a hacer la estructura más resistente; además, el uso de una pasta cerámica de alta temperatura amplía las posibilidades posteriores de esmaltado.

El agregado es el material clave para el efecto mortero. Uso grandes cantidades de material no plástico, como serrín mezclado o perlita, en una proporción de hasta dos partes de material agregado por una parte de barro húmedo.

En primer lugar se prepara barbotina con la misma pasta que se quiere unir, añadiendo agua según sea necesario hasta alcanzar una consistencia entre un engobe y un barro húmedo. Se puede usar un mezclador de barro o pintura para cantidades grandes o una cubeta para mortero para cantidades pequeñas.
Si la escala de las obras es considerable se puede añadir un puñado de fibra de nailon por cada 27 kilos del barro para mejorar la dureza en seco.

El siguiente paso es mezclar el agregado, el serrín es mi favorito: barato y fácil de conseguir. Añado una pequeña cantidad de perlita por su textura, dureza y consistencia. La mezcla de mortero tiene una consistencia muy similar a la que usan los alfareros marroquíes que hacen ladrillos, aunque no es tan húmeda como el engobe, sigue siendo demasiado húmeda para amasar. Debido a la mayor presencia de materiales poco plásticos y absorbentes, la mezcla del mortero tiende a secar rápido, aunque se puede dejar la mezcla al aire libre porque la capa superficial que se seca rápidamente puede ser mezclada en el mortero en un momento. Básicamente no es un barro que dé problemas.

Mark Gordon

Uniones

La técnica de unir piezas funciona mejor cuando las partes a unir están secas, básicamente en la dureza de hueso. El proceso funciona porque el mortero tiene especiales cualidades para unir las partes.

  • La arcilla tiene muchos poros y texturas que actúan como aglutinantes naturales.
  • Las fibras de nailon en la mezcla producen un efecto velcro.
  • El barro húmedo en el mortero provoca que el barro seco en los componentes separados absorba agua y afecte a los bordes.
  • Grandes cantidades de agregado minimizan el encogimiento de húmedo a seco.

Para trabajar con el mortero, meter la pieza en la mezcla (foto 2); para después presionar bien sobre la estructura o la forma (foto 3); alisar las uniones y apretar el mortero de barro en las juntas (foto 4); para una unión más integrada, pintar una capa de mortero de barro en las piezas unidas (foto 5). Después de cocer a casi cualquier temperatura, la mezcla permanece mecánicamente porosa. La unión entre secciones se basa en una construcción entrelazada, una especie de unión “silicica-orgánica” con el mortero sujetando las piezas en su sitio.

El bizcochado

Dada la naturaleza abierta y porosa del mortero de barro, la cocción se puede hacer razonablemente rápida sin temer las poco probables explosiones del barro dentro del horno. Inclusive las piezas grandes aguantan bien, he cocido personalmente con éxito piezas o esculturas de tamaños considerables y pesados, de tamaños aproximados de 99 × 48 × 91 cm. El proceso de evaporación del agua en la cocción (sobre 82 – 104 °C) se produce sin problemas aparentes. Sobre los 232 °C el serrín comienza a quemarse, provocando una aceleración en el proceso de cocción dentro de la pieza. Si se quiere, la cocción se puede acortar bastante, aprovechando la curva ascendente y ajustando los quemadores para conseguir una subida continuada, ya que la temperatura tiende a descender después de un punto álgido de efecto exotérmico.
Dada la gran cantidad de material orgánico, la fase de quema del carbono a 300 – 700 °C debe hacerse más lentamente para que el carbono no quede atrapado bajo la superficie y provoque marcas negras o inclusive provoque roturas.
Si la cocción se hace en un horno eléctrico, se debe dar suficiente ventilación para evacuar el humo y no afectar a las resistencias del horno.

________________________________________________________________________________________________

Mark Gordon Mark Gordon Mark Gordon Mark Gordon

________________________________________________________________________________________________

Mark Gordon es profesor en el Burton College de Wilson, Carolina del Norte, Estados Unidos.

________________________________________________________________________________________________

Infocerámica agradece a Mark Gordon el permiso para la publicación de este artículo, que fue anteriormente publicado en Revista Cerámica (Núm. 120). Fotos de Ron Sowers, Steven Steward y Max Gordon.

 

You may also like

Leave a Comment

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumimos que estás de acuerdo con esto, pero puedes desactivarlas si quieres. Acepto Más información

Política de cookies