Rakú con alambre de cobre

by Infocerámica

Cerámica de Mark Gordon

El ceramista norteamericano Mark Gordon presenta un nuevo artículo técnico, en esta ocasión dedicado a la incorporación de alambres de cobre en las cocciones de rakú.

Inicialmente las piezas son de torno, formas en expansión donde las fuerzas centrífugas y centrípetas se equilibran. El tratamiento de la superficie de las piezas cerámicas con alambre de cobre, envolviendo la forma en todas direcciones, tiene varias fuentes de inspiración, a saber: el atado de los toldos de camiones; el empaquetado japonés, tan bien ilustrado en el libro Cómo envolver cinco huevos, y la pasión de mi mujer por el “crochet”. La interacción entre el cobre fundido y el esmalte, también fundido, influida por la reducción en paja o serrín posterior a la cocción, da a las piezas esa calidad impredecible.

Pastas cerámicas. Cualquier pasta cerámica que sirva para cocer rakú puede funcionar con esta técnica. Cuando la pasta cerámica tiene la consistencia para tornear, añado amasando una mezcla de chamotas de la malla 40 hasta la malla 12. Esto le da cuerpo cuando se estira en el torno y sirve de estructura para poder abombar la pieza. El agregado de chamota no se pesa, las cantidades se calculan a mano y viendo la textura que queda cuando se corta la pasta cerámica con un alambre.

Formas. Las piezas que funcionan mejor son las que se alisan las superficies en el torno. Las marcas de torno, si son profundas, pueden afectar al contorno, además las formas sin alisar producen peores resultados con esta técnica. Más allá de las formas torneadas hay enormes posibilidades de expresión.

Preparación de superficies. Después de retornear, cubro las piezas con una gruesa capa de engobe (ver recetas) para permitir un contraste cromático y un color vibrante.

Cualquier superficie cerámica responderá a los efectos especiales del alambre. La capa de engobe funcionará bien siempre que se adapte bien a la pasta cerámica. El alambre de cobre fundido añadirá tensión superficial, por lo que es importante tener en cuenta los coeficientes de dilatación de la pasta y el engobe para que tengan una unión perfecta.

Alambres. El mejor alambre suele ser el de cobre puro, del grosor que se aprecia en la foto. En 1988 aproveché una oferta de alambre de cobre al precio de dos dólares, estos rollos de alambre me han permitido hacer todos los experimentos necesarios para desarrollar esta técnica de cerámica rakú.

Antes de encontrar esta oferta, usaba cable de cobre del que se usa para conectar los altavoces, eliminando la cubierta de plástico, una ardua tarea que consume bastante tiempo, quemarlo no es muy aceptable a nivel medioambiental por los humos que produce. Una fuente de alambre puede ser el que se usa en orfebrería o el alambre de motores eléctricos de desguace.

Técnicas de envolver. En este proceso se construye una estructura de malla con alambre de cobre que envuelve la pieza y se funde con el esmalte, con las líneas que deja el cobre al fundirse se realiza el diseño que decora la cerámica.

Al elegir la longitud del alambre de cobre hay que encontrar un equilibrio entre la facilidad para envolver la pieza y la necesidad de no producir muchas interrupciones del alambre, una longitud adecuada puede ser de seis a ocho metros. Las longitudes menores son más fáciles de manejar, pero requieren más conexiones, las más largas tienden a hacerse una maraña nada fácil de manejar. Algunas piezas se realizan con cuatro alambres de siete metros, con piezas más grandes se pueden usar longitudes de alambre de hasta doce metros.

Para pasar el alambre por debajo de la malla de alambres ya existentes se usa un cuchillo o un “cúter”. Los segmentos de alambre se pueden anudar para dar continuidad al entramado de alambre. Los alambres se deben cruzar o situar unos encima de otros para tensarlos bien. Los alambres flojos pueden tener un aspecto agradable, aunque en la mayoría de los casos el alambre acaba cayéndose sobre las piezas o sobre la placa refractaria.

Cerca de la base de la pieza, la colocación del alambre debe ser menor para evitar que se funda cerca del pie; por el contrario, en la parte superior se puede colocar más alambre. Igual que se tensa un toldo sobre un camión para que aguante el viento, en el proceso de cubrir la pieza con alambre hay que mantener las distancias equidistantes entre alambres y el sentido direccional del alambre, la perpendicularidad añade más fuerza al atado del alambre.

El alambre se puede aflojar en las curvas más pronunciadas durante el proceso de cubrir la forma, si esto ocurre se deben usar alambres cortos para atarlo y estirarlo mejor, con cada nudo se estira más y se evita una estructura de alambre floja. Para una forma de cuello alto se envuelve sobre el alambre ya existente en el cuello una cantidad adicional de alambre, el alambre extra se funde y desciende sobre la forma produciendo efectos decorativos muy atractivos.

Para envolver formas abiertas el alambre se usa con generosidad cubriendo la boca de la pieza; por otro lado, el alambre transversal dentro de la forma abierta se puede cubrir con esmalte para que se funda y caiga en el interior de la pieza. En las piezas donde el cuello se mete hacia dentro, se puede envolver, añadiendo más alambre de cobre para ajustarlo más a la forma.

El alambre tiende a hacerse una maraña, en ocasiones es mejor cortarlo para deshacerla. Cuando un alambre se rompe, lo mejor es encontrar una parte del alambre libre de ocho centímetros para poder volver a atarlo y continuar el proceso. Si se necesita transportar una pieza sin cocer, será necesario envolverla adecuadamente para que el esmalte y el alambre no se muevan. Con unos alicates pequeños se debe cortar cualquier alambre que sobresalga antes de esmaltar la pieza.

Esmaltado. Se usa un esmalte grueso aplicado con pincel, alisando los trazos del esmaltado. Además se debe aplicar una capa más gruesa de esmalte sobre el alambre de cobre, principalmente en los nudos y uniones del alambre. El esmalte debe aplicarse más fino en la parte inferior para evitar su escurrimiento.
Si el alambre se afloja debajo del esmalte antes de cocer, se puede fijar con una mezcla de tres partes de esmalte y una parte de cola blanca de carpintero, esta mezcla también se puede usar como capa previa o para fijar el esmalte; una vez seca la capa de esta mezcla se pueden aplicar más capas de esmalte.

Recetas. Estas recetas son variaciones de las recetas de Bernard Leach y las fórmulas de los cursos de Paul Soldner.

 

Engobe blanco
Feldespato o pegmatita 25
Bentonita Ball Clay OM4 25
Sílice malla 200 25
Caolín EPK 25

 

Esmalte blanco (cono 09 Orton)
Gerstley Borate 80
Nefelina sienita 20
Caolín EPK 10
Zircopax 10

 

Esmalte de cobre (cono 09)
Gerstley Borate 80
Nefelina sienita 20
Carbonato de cobre 10

 

Esmalte amarillo (cono 09)
Gerstley Borate 80
Nefelina sienita 20
Pigmento amarillo Mason 20

 

Esmalte azul (cono 09)
Gerstley Borate 80
Nefelina sienita 20
Carbonato de cobalto 4

 

Cocciones. El horno se cuece a cono Orton 09 (922 ºC). Se debe tener en cuenta que cada pasta cerámica, cada esmalte y las diferentes clases de alambre requerirán diferentes temperaturas de cocción.

Un final de cocción lento ayuda al fundido de los componentes y evita un cierta volatilidad del alambre de cobre. Cuando cae el cono 010 dejo una meseta de cocción de dos horas para propiciar un fundido del esmalte lo más igualado posible, asegurándome que el cobre se ha integrado completamente en la superficie del esmalte. Para evitar un goteo accidental del esmalte, las piezas se pueden cocer sobre la base de un ladrillo refractario poroso, de esta forma, si hay escurrimiento es fácil de quitar.

Reducción después de la cocción. Para conseguir diferentes efectos superficiales utilizo en la reducción poscocción paja o papel de periódico cortado en tiras como combustible reductor. Estos materiales enriquecen la textura del efecto visual del alambre de cobre. Suelo reducir en cubos metalicos con tapa, donde coloco la cantidad suficiente de serrín en forma de nido, en el que se coloca la pieza al rojo candente, cubriéndola después con un poco de serrín echado en forma de abanico y finalmente tapando el cubo con la tapa metálica. Las piezas envueltas en alambre las dejo reduciéndo hasta que se enfrían.

A menudo el alambre de cobre fundido impregna el esmalte e influye en los efectos especiales que esta técnica produce en el proceso de reducción poscocción, aumentando las texturas de la pieza.

Debido a las multiples variables que pueden producirse en este proceso, la cerámica rakú cubierta con alambre puede producir resultados impredecibles. Al completar unas cuarenta piezas con este método durante un año tuve unas pérdidas del 25 por 100.

Técnicas alternativas. Bizcochando tubo de cobre o alambre a 815 ºC se consigue un cobre especial, mediante una molienda, para eliminar las partes externas calcinadas, a continuación se añade a cualquier esmalte de rakú; el tamizado puede determinar los efectos que se deseen por medio del gránulo de cobre, este mismo granulo de cobre produce efectos muy interesantes en los esmaltes de alta temperatura, especialmente en el interior de los cuencos.

Dado el alto contenido de cobre que tiene el alambre de latón, puede ofrecer resultados parecidos al alambre de cobre en los esmaltes de rakú.

El alambre de hierro puede dejar un efecto de sombreado o líneas oscuras a las temperaturas que se dan en el rakú, su efecto es menor que el alambre de cobre y normalmente no se funde en el esmalte, como el cobre.
El alambre o las escamas de aluminio tienden a fundirse y el color que queda es un gris un poco apagado.

Cerámica de Mark Gordon Cerámica de Mark Gordon Cerámica de Mark GordonCerámica de Mark GordonCerámica de Mark Gordon

________________________________________________________________________________________________

Mark Gordon es profesor en el Burton College de Wilson, Carolina del Norte, Estados Unidos.

________________________________________________________________________________________________

Infocerámica agradece a Mark Gordon el permiso para la publicación de este artículo, que fue anteriormente publicado en Revista Cerámica. Anteriormente un artículo similar se publicó en la revista Pottery Making Illustrated (The American Ceramic Society). Fotos de Ron Sowers, Steven Steward y Max Gordon.

 

You may also like

Leave a Comment

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumimos que estás de acuerdo con esto, pero puedes desactivarlas si quieres. Acepto Más información

Política de cookies