Ceramistas Polacos (I)

by Infocerámica
Escultura cerámica de Anna Zamorska

Anna Zamorska. “Wolk Doble”. Pasta chamotada y coloreada con con óxidos, altura 45 cm.

La autora, una de las más destacadas ceramistas polacas, nos ofrece una panorámica de la cerámica en Polonia, que iremos publicando en tres capítulos separados

Maestros, estrellas y vanguardistas

Texto: Anna Zamorska

Lo que estoy escribiendo en este momento es la percepción más subjetiva del arte que puedo dar. Todo aquello sobre lo que escribo me ocurrió a MÍ, no a un historiador del arte, historiador cultural o alguien que quisiera juzgar la realidad. Sobre lo que escribo, es decir, sobre la cerámica, y sobre quienes escribo, es decir, sobre los artistas, es mi elección muy egoísta. En Polonia hay unos 1.000 artistas que utilizan la cerámica (arcilla, gres, porcelana) como medio. Elegí a los 15 más cercanos a mí cultural, psicológica e intelectualmente. No todos respondieron a mi propuesta. Dividí a los seleccionados en tres grupos “Los maestros”, “Las estrellas” y “Los vanguardistas”.

Es hora de empezar…

El recuerdo más bonito de mi infancia: Tengo 5 años y estoy sentada en la orilla de un pequeño lago cubierto de juncos. El sol brilla. En mis manos tengo una masa blanda, dorada y maravillosa con la que puedo moldear cualquier cosa que se me ocurra. Arcilla, algo maravilloso que puedo arrancar de la orilla del lago y pegar o modelar; jugar a dar forma a mi mundo. Este recuerdo es de Elbląg, una ciudad del noreste de Polonia, entre las colinas de morrena en las que abunda la hermosa arcilla de color anaranjado y baja temperatura. Desde ese momento supe lo que quería hacer en la vida.


CAPÍTULO I : MAESTROS

EDWARD ROGUSZCZAK fue uno de los ceramistas más importantes de los años 70 cuando, junto con otros artistas de la Academia de Arte de Gdansk, organizaron el Simposio Internacional de Cerámica en la fábrica de ladrillos de Kadyny y la Trienal Internacional de Cerámica en Gdansk y Sopot.
Edward es miembro de la AIC desde 1982, ganador de numerosos premios en concursos internacionales de cerámica, participante en numerosas exposiciones en Polonia y en el extranjero, invitado a Italia y Australia para participar en Simposios, co-organizador de una exposición de cerámica polaca en La Borne (Francia) en 1992.

Edward era un poco despistado, abstraído y reflexivo. Sus obras son la quintaesencia del pensamiento lógico y matemático. Parecería que esos bloques geométricos entremezclados con hebras de materia blanda, casi fluida, son el resultado de cálculos matemáticos. Todo lo que creaba surgía de su imaginación, los sólidos se unían intuitivamente. Un maestro por encima de los maestros. El gran artista surcoreano Seug Ho Yang propuso organizar una exposición de tres “Campeones de la ilusión”: el polaco Edward Roguszczak, el español Enrique Mestre y el alemán Klaus Lehman. Edward y Klaus no vivieron para verlo.

Edward Roguszczak

Edward Roguszczak (1927-1999)

Escultura cerámica de Edward Roguszczak

Edward Roguszczak. “Tierra”, 1995. Arcilla coloreada, 61 × 61 × 13 cm.

Escultura cerámica de Edward Roguszczak

Edward Roguszczak. “Destrucción”, 1990. Arcilla coloreada, cocción reductora. 13 × 75 × 15 cm.


KRYSTYNA CYBIŃSKA, mi profesora en la Academia de Bellas Artes de Wrocław, tenía 17 años cuando comenzó sus estudios. Defendió su título de Máster a los 23 años y empezó a trabajar en su universidad de origen. Se convirtió en miembro de la AIC en 1977, invitada por la Academia tras ganar el prestigioso Premio AIC y la Medalla de Oro en el 35º Concurso de Cerámica de Faenza (Italia). En aquellos años, la AIC era una organización muy exclusiva. Sus miembros eran unos 600 ceramistas de todo el mundo. Quienes pertenecíamos a la AIC nos conocíamos y teníamos contacto anual en exposiciones con catálogos, aunque no siempre podíamos acudir a las reuniones de la Academia, ya que entonces Polonia estaba fuera de la Unión Europea y nos resultaba demasiado caro.

Krystyna ha ganado muchos premios y medallas internacionales. Sus obras están en museos de todo el mundo. Y además es una persona maravillosa. Sus obras son la quintaesencia de las proporciones clásicas y los colores apagados. Esmalta sus obras con sus propios esmaltes, que pesa, frita y colorea personalmente. Cuando está trabajando, haciendo sus maravillosas botellas, cuencos y murales de finos “churros” de arcilla, es como si estuviera bailando. No se nota cansancio ni esfuerzo, sólo la alegría de crear. Trabaja muy deprisa, sin herramientas innecesarias, alisando la superficie de los moldes con las manos.

Era una gran maestra. No imponía su punto de vista a los alumnos, sino que era capaz de despertar en nosotros el deseo de crear algo único y propio. Para mí, Krystyna Cybińska era y es la reina de la cerámica polaca. A Krystyna le debo lo que soy.

Krystyna Cybinska

Krystyna Cybinska (1931)

Pieza de cerámica de Krystyna Cybinska

Krystyna Cybinska. “Wazon Kula”. Esmalte blanco. Altura, 50 cm.

Piezas de cerámica de Krystyna Cybinska

Krystyna Cybinska. A la izquierda: Botellas y cuenco alto. Arcilla chamotada y limaduras de cobre. Alto, de izquierda a derecha, 27, 93 y 88 cm. A la derecha: “Ánforas”. Arcilla roja en reducción. Altura, 100 y 99 cm.


WŁADYSŁAW GARNIK. Artista renacentista. Pinta cuadros, dibuja, esculpe en piedra, fabrica joyas, trabaja la arcilla chamota para crear esculturas monumentales, pero es también un verdadero maestro en el uso de la porcelana para crear grandes formas caladas. Para ello, prepara plantillas en grandes placas de escayola. Sobre ellas, vierte finas capas de porcelana, que pega mientras aún están húmedas. A menudo colorea la masa de porcelana con óxidos o tintes. Lo hace con gran precisión, sin utilizar aglutinantes químicos. Parece brujería, pero funciona. Władysław es un artista muy conocido en todo el mundo. Ha ganado muchos premios. Ha participado en exposiciones y simposios internacionales. Ha viajado mucho y sus obras están en muchos museos de cerámica de Europa, Asia y América. Es cofundador del grupo creativo “Not only us”, de Wrocław; del simposio internacional “Porcelain another way” y de la Bienal de Cerámica Polaca de Wałbrzych.

Wladyslaw Garnik

Wladyslaw Garnik

Escultura cerámica de Wladyslaw Garnik

Wladyslaw Garnik. “Paisaje romboide”. Porcelana. Alto, 78 cm.

Escultura cerámica de Wladyslaw Garnik

Wladyslaw Garnik. “Atenas”. Gres. Alto, 100 cm.

Escultura cerámica de Wladyslaw Garnik

Wladyslaw Garnik. “Composición dinámica”. Gres. 70 × 200 × 30 cm.


MARIA KUCZYŃSKA (MAJA) –este nombre le va bien– es tan bella como la del cuadro de Goya.
Maja es escultora. Terminó sus estudios con el profesor Smolana en la Academia de Bellas Artes de Gdansk. El escultor resta a la materia sólida, el ceramista añade el resto. En pocas palabras: una forma diferente de pensar. Y esta diferencia entre un escultor y un ceramista se aprecia en su obra. Rápidamente entró en las filas de los CAMPEONES. Ganó sus primeros premios y galardones a la carrera. Es la única polaca que ha ganado el Gran Premio del Concurso Internacional de Cerámica de Faenza (Italia) en 1979. Ha realizado residencias en Perth y en la Canberra Scool of Arts de Australia, donde tiene varias realizaciones escultóricas significativas En el año fue invitada por el Comité Olímpico Griego para realizar una de las esculturas exentas que acompañaron a los Juegos Olímpicos de Atenas. En el Reino de Tonga, esculpió un retrato del Rey de la Isla de Tonga, quien, durante una visita oficial a Polonia, expresó su deseo de que la artista visitara su ciudad natal, Sopot. Los logros escultóricos de Maja son tan significativos en el arte mundial como las esculturas de Alina Szapocznikow.

Maria Kuczynska

Maria Kuczynska

Escultura cerámica Maria Kuczynska

Maria Kuczynska. “Noborigama”. Porcelana. Alto, 37 cm.

Escultura cerámica Maria Kuczynska

Maria Kuczynska. “Samurai azul”. Gres esmaltado. Alto, 40 cm.

Escultura cerámica Maria Kuczynska

Maria Kuczynska. “Ikar”. Gres en reducción. Alto, 196 cm.


ANNA ZAMORSKA. Mi lema en la vida es “Hago lo que me gusta y me gusta lo que hago”. Sigo haciendo lo que me gustaba hace casi 80 años. Empecé mis estudios a los 17 años y me gradué a los 23. Me aceptaron en la AIC en 1974. Tenía familia, ganas de trabajar y no tenía estudio. Durante más de treinta años trabajé creativamente en fábricas de porcelana. Iba en tren, luego en mi propio coche, llegaba lo más temprano posible, trabajaba el mayor tiempo posible. Con un grupo de varios amigos, salíamos de la estación de Wrocław a las 6 de la mañana y volvíamos a diferentes horas, a veces a las 10 de la noche. Me encantan las fábricas de porcelana., esa atmósfera de trabajo perpetuo, vertido-colado dentro y fuera de moldes de yeso, el ruido de las máquinas, el calor que se bombea a las zonas de producción para que los moldes de escayola se sequen rápidamente, el polvo que se levanta del suelo, el sonido de las máquinas…, el olor específico diferente en cada parte de la fábrica. Ahora, años después, el olor a tolueno “me pone a cien”. Aquellas fábricas de la Baja Silesia en las que trabajé eran edificios del siglo XIX; hermosos, pintorescos, como decorados de teatro. Entonces hice docenas de obras, docenas de moldes de escayola diferentes para vaciar mis elementos. Creé multiplicaciones, grandes esculturas creadas a partir de pequeños elementos vertidos a mano. Fundidos en pasta de porcelana y cocidos entre 1.380 y 1.420 ºC, en hornos-túnel de gas. Primero dibujaba un boceto de la obra y luego modelaba los elementos que necesitaba. Yo misma hacía los modelos y los moldes de escayola, sin ayuda de modelistas de fábrica. NUBES, DRAINS, SLAYS DE SLAY Y TIERRA – blancos, parcialmente esmaltados y brillantes. Colgadas en construcciones de madera o metal. También existía la posibilidad de utilizar el color – loco, puro – pinturas vidriadas, espejos y oro. El resultado fue una serie titulada YELLOW SUB MARINE. Con canciones de los Beatles y una película de Aldridge. Y por último, pero no por ello menos importante, recientemente he creado LOBOS, GATOS y otros monstruos parecidos a dragones, construidos a mano con arcilla chamota y cocidos en mi propio horno a 1220-1240C. Se pueden tener fuera todo el año.

He viajado por medio mundo, mis obras están en museos de Asia, Australia, Europa y América. He dado clases en la Drake University- Iowa. Ayudé a crear BIMAS ROJECT en Omaha, hice una residencia en G.I.A.E.- Gippsland, Australia, enseñé en Reykjavik Arts Academy -Islandia, formé el grupo creativo Not Only Us y dirigí MCS Porcelain Another Way durante 30 años. Me harté de viajar constantemente y empecé a invitar a los artistas más maravillosos, a los que quería conocer, a que vinieran a verme, a las fábricas de porcelana.

Anna Zamorska

Anna Zamorska

Escultura cerámica de Anna Zamorska

Anna Zamorska. “Chmura”. Porcelana, esmalte y madera. 130 × 90 cm.

Escultura cerámica de Anna Zamorska

Anna Zamorska. “Yellow Sub Marine”. Porcelana esmaltada y colores sobrecubierta. 50 × 80 cm.


Todas las fotos: Infocerámica agradece a Anna Zamorskay la ayuda prestada para la realización de este artículo


Si quieres seguir leyendo artículos como este, apóyanos haciéndote socio de Infocerámica  


You may also like

Leave a Comment

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Asumimos que estás de acuerdo con esto, pero puedes desactivarlas si quieres. Acepto Más información

Política de cookies