Jack Troy

1

Pieza de cerámica de Jack Troy

Jack Troy es un respetado ceramista norteamericano. «Respetado» es una palabra que puede no decir nada, una coletilla vacía de contenido utilizada para, en teoría, honrar al sujeto al que nos referimos. En el caso de Jack Troy es literal: la comunidad cerámica norteamericana le reconoce como uno de sus eternos maestros.

Y no es extraño que sea así, ya que Jack Troy ha ejercido la enseñanza durante varias décadas, y todavía hoy, ya retirado de su puesto de profesor en el departamento de cerámica de la Universidad de  Juniata (Pensilvania, Estados Unidos) continúa impartiendo cursos monográficos, como los cerca de doscientos que dirigió a lo largo de los años en la Escuela Penland, de Nueva York.

Hoy en día, sus cursos no son solo técnicos, sino que trata de provocar a los participantes, que además de aprender formas y técnicas de trabajo, se dejan guiar por Troy en la búsqueda de la expresión personal. En uno de sus cursos, titulado «La reconstrucción de la Tierra», propuso que cada alumno trajera un bidón, que llenó con cerca de 140 kilos de barro (300 libras) y propuso que cada uno debía hacer un proyecto, pero debía utilizar TODO el barro. Esto supuso que los alumnos, bajo su dirección, tuvieron que superar la tentación de hacer muchas piezas utilizando sus conocimientos técnicos y, en lugar de eso, pensar en el proyecto como una unidad.

En otra ocasión realizó un curso con la propuesta conceptual de crear una cerámica en la que «servir» un poema. Una cerámica que acompañara el poema elegido por cada participante. Otra forma de buscar superar la enseñanza simplemente técnica y adentrarse en la esencia de lo artístico.

Con lo dicho no sorprenderá saber que Jack Troy, antes de ser profesor de cerámica lo fue de literatura, y que, además de ceramista es también poeta. Troy es también muy conocido por sus dos libros publicados sobre técnicas cerámicas, concretamente sobre los esmaltes salinos  y sobre la utilización de las cocciones de leña, dos técnicas en las que es un gran maestro. Estos dos libros fueron pioneros en sus respectivas áreas, siendo durante años casi los únicos disponibles (Salt Glazed Ceramics –Watson-Guptill, 1977– y Wood-Fired Stoneware and Porcelain –Chilton, 1995–).

En su carrera como ceramista, Jack Troy se sintió pronto atrapado en todo lo que conlleva la pureza de los procesos, especialmente de las cocciones con leña en grandes hornos de todo tipo. Esto le ha llevado a construir 8 hornos de sal, 9 de reducción, 2 de rakú y 7 anagamas. En un artículo de Gerry Williams, director de la revista norteamericana Studio Pottery, podemos leer sus palabras sobre las cocciones de leña:   «… es su capacidad para producir cerámicas nunca antes vistas, porque el proceso debe tanto a la irrepetible combinación de material, proceso e imaginación humana junto al fuego…»

En sus cursos, Jack Troy suele proponer a sus alumnos el cuestionario que reproducimos a continuación. Lo hace a modo de provocación, como una forma de traer al frente, de obligarnos a parar y recapacitar sobre cuestiones por las que habitualmente pasamos de largo. No son grandes preguntas vitales pero, en su sencillez, nos hacen pensar en aspectos profundos de nuestra auténtica relación con la cerámica.

——————————————————————————————————————————————————–

20 PREGUNTAS

por Jack Troy

***

  1. Si supieras que te quedan 6 meses de vida, ¿harías cambios en tu obra cerámica? (Si has contestado que sí, ¿por qué haría falta una sentencia de muerte para que esto suceda?)
  2. ¿Podrías describir una pieza de cerámica inolvidable que hayas visto en algún momento de tu vida?
  3. ¿Podrías compartir con nosotros alguna de las formas en que mides el éxito en tu trabajo?
  4. ¿Cómo era tu vida antes de empezar a trabajar en cerámica?
  5. De todas las palabras que has escuchado o leído acerca de la cerámica, hay alguna frase u expresión que se destaque en tu memoria como especialmente significativa?
  6. ¿Crees que una cerámica puede cambiar el curso de una vida humana ? Si es así , ¿cómo? Si no, ¿por qué no? ¿Cómo estás tan seguro?
  7. ¿No hay ya suficientes cerámicas?
  8. ¿Qué diferencia hay entre ver una cerámica que te gusta y sentirte inspirado o inspirada por ella?
  9. Algunas obras refuerzan lo que ya sabemos, y otras desafían esos conocimientos. ¿Puedes describir el trabajo de dos ceramistas contemporáneos que tengan esos efectos sobre ti?
  10. ¿Puedes describir una pieza de cerámica con la que convivas desde hace más de cinco años y compartir con nosotros por qué es importante para ti?
  11. ¿Por qué, en nuestra cultura, compra más cerámicas las mujeres que los hombres?
  12. Si pudieras conseguir cualquier pieza de cerámica del mundo, ¿cual elegirías? ¿Y por qué?
  13. ¿Por qué crees que una cerámica no puede ser nunca fotografiada con éxito?
  14. ¿Hasta qué punto llega tu curiosidad por los materiales que utilizamos?
  15. Si tu consideras horrible una de tus cerámicas y alguien cuya opinión respetas cree que es una maravilla, ¿Intentas resolver la diferencia? Y si es así ¿cómo lo haces?
  16. ¿Puedes recordar algún comentario de otra persona sobre tu trabajo que posteriormente haya influido en el mismo?
  17. Si pudieras trabajar con arcilla en cualquier otro período de tiempo, ¿cuál elegirías? ¿y por qué?
  18. Si tuvieras que elegir una de tus pieza como la mejor que has hecho, ¿podrías hacerlo?
  19. ¿Cómo consigues saber qué dirección debe tomar tu trabajo?
  20. ¿Puedes describir una pieza de cerámica cuyo recuerdo te acompañe? ¿Qué ha significado para ti?

——————————————————————————————————————————————————–

Jack Troy

——————————————————————————————————————————————————–

Se prohíbe el uso de texto, que se publica en Infoceramica con permiso del autor. Infocerámica agradece la ayuda prestada por Jack Troy por la ayuda prestada para la publicación de este artículo. Las fotos se publican exclusivamente para la promoción del artista, queda prohibida su reproducción sin permiso expreso del autor.

Se pueden leer textos y poemas originales de Jack Troy en su página web: www.jacktroy.net

——————————————————————————————————————————————————–

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

1 comentario

  1. Ingrid Gredig on

    El cuestionario es inspirador, conduce a otra lectura del quehacer que nos compete como ceramistas y a la vez ratifica posturas, reforzando manifestaciones e ideas propias frente al oficio. Agradecimientos de una ceramista chilena

Responder