Cursos de cerámica - Cocción horno de leña 2019

Lea Nielsen. “Circus is in Town”

0
Escultura cerámica de Lea Nielsen

The girl with the barrel organ, 2015.

Una vez más contamos con la colaboración del ceramista, escritor y crítico norteamericano Anthony Merino, que en esta ocasión nos habla sobre la inquietante obra de la joven ceramista danesa Lea Nielsen.

El autor nos introduce en el mundo de esta artista danesa que, siguiendo una línea muy activa en la actualidad, utiliza la cerámica para contar historias en las que se mezcla un dosis de surrealismo, una visión grotesca de la realidad y una reinterpretación de la historia de la figuración en cerámica, dando una nueva utilización de las tradicionales “figuritas” de porcelana que daban habitualmente una visión amable y edulcorada.

——————————————————————————————————————————————————–

Lea Nielsen. “Circus is in Town – El circo llega a la ciudad”

por Anthony Merino

Tal vez ninguna institución cultural depende más de la ingenuidad y la inocencia de los niños que en el circo. La carpa es básicamente un contenedor cerrado que sella las convenciones de la ciencia y las reglas de la sociedad, al tiempo que crea un conjunto de simulacros. Perforar esta concha con cualquier sentido de la realidad destripa la ilusión. Esta característica hace que sea muy difícil de utilizar como objeto de arte. Cualquier interpretación tendría lugar en una sucesión continua de elementos desagradables. El tema puede ser tratado con sarcástica ironía, aportando diversión al absurdo de la ilusión. En el otro extremo, el tema puede ser tratado con nostalgia vacía. Cualquier polo tiene una poderosa gravedad. Tratar de evitar ambos planteamientos requiere no sólo una mano hábil, sino también una fuerte mirada crítica. Las imágenes surrealistas sobre historias de circo de la artista dananesa Lea Nielsen evitan cualquier tipo de truco en las obras seleccionadas para su reciente exposición “Circus is in Town”, en la VÆG Contemporary Art Gallery (Aalborg, Dinamarca).

Un elemento clave permite a Nielsen presentar imágenes reales sin caer en el sentimentalismo: las imágenes surrealistas del artista se pueden leer como si estuvieran realizadas desde el punto de vista de un niño. Esto se debe a que algunas de las figuras provienen de moldes de juguetes infantiles. Además, cuando Nielsen distorsiona una imagen, lo hace de forma que refleja una percepción inmadura. Dos detalles de “Welcome to the Circus #1” (2015), la escultura en la que se ve una gran carpa de circo con una chica tirando de la lona para descubrir un elefante, ilustra esta dinámica. En primer lugar, el elefante se compone de dos cabezas siamesas con las patas en el centro. Se entiende menos como una mutación que como la forma en que un niño percibiría un elefante frente a un espejo. El segundo detalle es la escala: la figura de la chica es casi tan alta como el hombro del elefante. En efecto, es como si la escultura estuviera basada en una fotografía o una pintura y no de una carpa de circo real. Es como si el artista creara una pieza tridimensional a partir de una perspectiva en dos dimensiones. En algunas otras piezas, estos dos detalles dan al trabajo la sensación de ser los sueños de un niño. No son tanto la representación de un circo real como lo que un niño imagina que es.Esta cualidad también juega un papel importante en la capacidad de Nielsen para evitar hacer el trabajo demasiado cínico.

Escultura cerámica de Lea Nielsen

Welcome to the circus, 2015

El tema del circo es un terreno fértil para la ironía nihilista. En un sentido amplio, crear la sensación de que las imágenes provienen de la psique de un niño aporta un aura de sinceridad. Sea cierto o no, la gente tiende a ver a los niños menos reservados y afectados que los adultos y esto puede cambiar la forma en que vemos ciertos detalles de las obras. Nielson colorea la gran carpa en “Welcome to the Circus #1” con un lúgubre rosa pálido. La artista utiliza planchas de barro para cada una de las paredes de la carpa. El color y la naturaleza de este detalle parece más carne que tejido, y más de un accidente que una deducción. Es el aura de la percepción de un niño.

Hay momentos en los que Nielsen complementa sus imágenes con un sentido de la ironía, pero su cinismo está siempre moderado por su sentido de la empatía. “Dancing Bear” (2015) personifica esta dinámica. La imagen representa a un oso vestido con un tutú rosa, apoyado contra un árbol y fumando un cigarrillo. Un monociclo yace en el suelo detrás de él. Se interpreta como un oso que fuma un cigarrillo rápido entre escena y escena de su actuación. Esencialmente, la obra cuenta la historia de un trabajador que hace lo que puede para disfrutar de un pequeño descanso en el forzoso tedio de su puesto de trabajo; algo que casi todo el mundo puede entender y sentirse identificado. En otras piezas, Nielsen crea escenas mucho más oscuras, pero tabién con la intención de provocar empatía.

Escultura cerámica de Lea Nielsen

The dancing bear, 2014

Hay una sensación casi palpable de desesperación en obras como “The Girl with Barrel Organ” (2015) en el que una niña pequeña gira la manivela mientras un mono deposita monedas en un sombrero. Los dos colores utilizados para decorar esta pieza son verde de cromo y un marrón deslucido. Estos colores contrastan con los colores vivos de otras obras del artista. En “Along the Rails” (2015) una niña con zapatos de gran tamaño camina por las vías del tren seguida por un cerdo. Nielsen utiliza el color para enfatizar esta narrativa. Aún cuando utiliza rosas y amarillos en muchas de sus obras, estas piezas son mucho más oscuras.

Nielse añade un elemento final a su narrativa. Todas las obras están acabadas con un esmalte semitransparente. Este pequeño detalle hace que toda la obra parezca cubierta de una gruesa capa de laca, lo que intensifica los elementos surrealistas de muchas de las obras. En algunas de ellas el espesor del esmalte casi borra los rasgos faciales de las figuras. En “The Girl with Barrel Organ”, en la cara solo se distingue una casi imperceptible protuberancia en lo que sería la nariz. Esta supresión de la identidad le da una cualidad de mancha fantasmal. El acabado da a todas las obras una imagen semi-fluida como si las obras estuvieran en un proceso de fusión. De nuevo, esto se presta a la sensación de que el tema ha surgido más en el subconsciente del autor que en el mundo real.

Escultura cerámica de Lea Nielsen

Along the rails, 2015

El circo es más que algo que los niños superan cuando crecen. No es como una especie de “comida basura”, como el ketchup o las chucherías, que con el tiempo son reemplazados por gustos más adultos y sofisticados. En el plano cultural, es un arquetipo tanto del patetismo como del rechazo. En películas como Sawdust and Tinsel, de Ingmar Bergman (1953), o La Strada de Fellini (1954) es un receptáculo para personas heridas y disfuncionales. Como estos directores, la gran empatía de Nielsen permite evitar que su trabajo se burle de esto.

https://leanielsen.wordpress.com/

——————————————————————————————————————————————————–

Tony Merino recibió su MFA (Maestría en Bellas Artes) en la Universidad de North Texas en 1992. Además de impartir clases ha desarrollado una intensa labor como comisario de exposiciones, dictando conferencias e impartiendo cursos, además de desarrollar su labor como ceramista.

——————————————————————————————————————————————————–

Se prohíbe el uso o reproducción del texto, que se publica en Infoceramica con permiso del autor. Las fotos han sido enviadas por el autor, a quien agradecemos su colaboración. Este artículo se publica exclusivamente para la promoción de la exposición y la obra del artista, queda prohibida su reproducción sin permiso expreso del autor.

(Photos:  ©Erik Balle. Permission to reprint)

——————————————————————————————————————————————————–

Print Friendly

Otras entradas de la misma categoría en Infocerámica:

Responder